Federaciones
Inicio > Federaciones >
 


Manifiesto Ciudadano por el cambio en el gobierno de Navarra


PCE-EPK / 02 ago 07

Los ciudadanos y ciudadanas que vivimos en Navarra, votamos el pasado 27M, el cambio político en nuestra Comunidad y lo hicimos con una participación numérica muy superior a anteriores elecciones. El hartazgo era más que evidente ante el largo y agotado ciclo político de la derecha. La ciudadanía mayoritariamente demandó un cambio de contenido y formas de gobernar nuestros intereses. La alternativa mayoritaria que salió de las urnas es progresista y de izquierdas. Los hechos son claros, se ha dado un giro social y la ciudadanía avaló con su voto mayoritario un proyecto político de izquierdas para Navarra. Los partidos que representan esas bases sociales lo sabían y la campaña electoral la basaron en el cambio. PSN resumió su campaña en el “tú decides”, NaBai en “el voto para el cambio” e IUN en “el cambio de izquierdas”.

Los votantes acudimos a las urnas con más ganas que nunca. El cambio era numéricamente posible y la voluntad social mayoritaria fue clara otorgando una representación mayoritaria progresista de izquierdas que se materializó en 26 escaños para NaBai, PSN e IUN en el Parlamento de Navarra. Era lo lógico ante la evolución de la sociedad navarra que tiene unas señas de identidad propias y diferenciadas y el derecho soberano a elegir y decidir cómo quiere ser gobernada. Coherentemente con esa identidad plural y la voluntad mayoritaria expresada en las urnas, las tres formaciones políticas que respondían con sus proyectos a las expectativas de los votos depositados en las urnas, buscaron la fórmula democrática de materializar los resultados electorales desde la legitimidad del pacto político para configurar un gobierno estable de coalición, reflejando en él lo que votamos mayoritariamente la ciudadanía el 27M y lo que a estas alturas debemos manifestar ya como una exigencia ciudadana.

La ciudadanía decidió retirar la mayoría a la derecha. Según esos resultados UPN y CDN no pueden retener el poder de un Gobierno que no les pertenece. Están en minoría y las reglas democráticas son muy claras: las mayorías gobiernan y las minorías ejercen la oposición. Llevan dos meses de ocupas en las Consejerías y en el Palacio de Navarra. En un sistema democrático esto no puede ocurrir. Los principios de una democracia madura y la voluntad electoral de miles de ciudadanos y ciudadanas legítimamente expresada, están siendo cobardemente tergiversados por quienes están acostumbrados a imponer sus particulares intereses en esa trastienda convertida ya en cloaca para mayor desprestigio de la clase política, fundamentalmente del PSN. Estamos asistiendo a un bochornoso fraude electoral que está minando y contaminando la conciencia colectiva de nuestra sociedad que sobrevive entre la perplejidad y el pasotismo.

¿Qué se ha hecho con nuestro voto y nuestra voluntad? ¿Qué utilidad y eficacia se ha dado a nuestro voto por el PSN, formación política que asumió desde el principio el papel protagonista en la conformación de un gobierno estable, después de que su Comité Regional aprobara por 106 votos a favor y 1 en contra la conformación de un gobierno de coalición con NaBai e IUN, para dar respuesta a “la voluntad social de cambio expresada en las urnas”, un cambio político con “las fuerzas progresistas y de izquierdas”. En el largo proceso arrastrado desde hace sesenta días, el PSN dirigió los contenidos, los tiempos, las propuestas programáticas y el reparto de responsabilidades institucionales para gestionar un gobierno y un poder que no es propio, sino otorgado por la ciudadanía navarra. Han quedado nítidos los incontables esfuerzos que han hecho NaBai e IUN para cumplir con lo prometido en campaña.

Las tres formaciones políticas lograron ponerse de acuerdo en lo fundamental para la ciudadanía que les otorgó la confianza: el programa para un gobierno estable y de progreso en respuesta a las expectativas expresadas en las urnas. Un programa de bases acordado entre las tres formaciones políticas con contenidos dirigidos a recuperar nuestro sistema público de protección social - salud, educación y bienestar – que construimos con el esfuerzo ciudadano común y que la derecha ha ido dilapidando y privatizando en los últimos años, con otro eje importante como es la apertura de espacios plurales de convivencia pacífica para superar la actitud de confrontación a la que nos ha sometido UPN-PP en los últimos años.

No se puede tergiversar y retorcer la voluntad de tan amplia base social de izquierdas. El PSN nos ha mareado durante sesenta días ¿para qué?. Queremos pensar que no va a caer en los mismos errores del pasado y pactar un gobierno de coalición con UPN o permitir que la derecha gobierne en minoría. No importa cuantos malabarismos y saltos mortales hagan algunos dirigentes que han perdido el norte y deben rectificar el rumbo con urgencia. Estamos aquí para recordar y remarcar lo obvio: el poder es un instrumento para la consecución del buen gobierno de las personas y la administración de nuestros intereses y su ejercicio lo otorgamos la ciudadanía. Esto no es lo que demandamos mayoritariamente en las urnas. Nuestra voluntad es soberana y no subalterna. El poder no es patrimonio de ningún partido político y mucho menos de ningún dirigente. El poder está sustentado en la confianza que otorgamos libremente los ciudadanos y ciudadanas y su ejercicio está controlado por el Parlamento depositario de la soberanía popular.

Los ciudadanos y ciudadanas de Navarra no podemos permanecer de brazos cruzados mientras nos hurtan la voluntad, la confianza y la legitimidad que otorgamos de forma soberana en las urnas para hacer una burda lectura utilitarista basada en los cálculos electoralistas de Ferraz. ¿Dónde queda la defensa de nuestra histórica autonomía? ¿Quién vende Navarra y a quién? ¿Es que Rajoy va a tener razón y se nos está utilizando como simple moneda de cambio? ¿Será posible que el Sr. Blanco ignore los compromisos asumidos por el Presidente Zapatero y a la Vicepresidenta Fernández de la Vega que públicamente afirmaron que Navarra sería y haría lo que decidiéramos los navarros y las navarras?. Esos compromisos se deben cumplir.

Desde la soberanía ciudadana y la legitimidad de los resultados de las elecciones de 27 de mayo y a tenor del más que prolongado proceso de investidura del nuevo Gobierno de Navarra, los hombres y mujeres que constituimos la base social mayoritaria hacemos un llamamiento público al Partido Socialista de Navarra para que:

- No permita que se humille a los ciudadanos y ciudadanas de Navarra, actué desde el respeto a nuestras libertades y legítimas demandas expresadas a través de los votos depositados en las urnas.

- Cumpla la voluntad social mayoritaria de cambio político y no de simple recambio en Navarra, expresada en las urnas el pasado 27 de mayo y dé respuesta sin más dilación a la demanda ciudadana de articular un proyecto político de izquierdas, plural y progresista.

- Abandone la estrecha óptica partidista que subordina nuestra voluntad soberana y retome urgentemente la única decisión digna para todos: responder a la demanda ciudadana mayoritaria en Navarra, a la de sus bases sociales y a la de su Comité Regional.

- Recupere la credibilidad perdida y el protagonismo político. Profundice su papel en la conformación de una izquierda plural en Navarra, a través de un amplio proyecto social y político que devuelva la dignidad al sistema democrático y permita futuros gobiernos de progreso real.

- Rompa las ataduras y supere los obstáculos ajenos a los intereses de la ciudadanía navarra y de forma inaplazable retome las negociaciones para un gobierno de coalición con NaBai y IUN, cerrando el proceso negociador con el reparto de las responsabilidades institucionales entre quienes tienen el compromiso de ejecutar el Programa de Gobierno acordado entre las tres formaciones políticas.

 
Recomienda esta web
Correo-e
PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles