Documentos PCE
Documentos PCE >
 

1º de Mayo


El Partido Comunista de España demanda en este 1º de mayo, “trabajo seguro, estable y con derechos”



Secretaría de Comunicación del PCE / 30 abr 06

El Partido Comunista de España ante la celebración del 1º de Mayo demanda un trabajo seguro, estable y con derechos, y centrara su actividad política en la reforma laboral para que contenga estos objetivos de futuro, así como la mejora de los salarios y la igualdad de los hombres y las mujeres en el mundo del trabajo.

Madrid, 30 de abril de 2006. De nuevo, como todos los años, las y los comunistas, trabajadores y trabajadoras de todo el mundo estamos llamados a conmemorar esta fecha tan significativa de lucha y combate para la mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora. Hoy igual que ayer, las desigualdades e injusticias laborales y sociales demandan de nosotros renovadas energías para ir ganando un futuro de igualdad y solidaridad. El PCE, que es un partido hijo del movimiento obrero, entiende y así se ha demostrado históricamente como en la actualidad, con las movilizaciones y protestas convocadas para mañana en EEUU, como hace 120 años se hiciera reivindicando la jornada laboral de ocho horas, que produjeron los graves sucesos de Chicago son la clase protagonista de los cambios y de los avances y esta última de EEUU, tiene además de un marcado carácter internacionalista, igualitario y de justicia social.

La globalización capitalista sigue demostrando, día a día, su incapacidad para garantizar unas condiciones de vida dignas para la gran mayoría de los habitantes del planeta. El hambre, la pobreza, las guerras, el expolio, la destrucción y la muerte arrasan pueblos, ciudades y continentes enteros que son sacrificados en nombre de un falso progreso.

En el ámbito europeo, este 1º de mayo viene marcado en el ámbito europeo por la Directiva Bolkestein, que ha sido aprobada, en primera instancia, por el Parlamento Europeo pretende liberalizar los servicios de la Unión Europea en los próximos años. Esta Directiva, de aprobarse finalmente, va a representar un duro golpe para los derechos laborales, los servicios públicos y su calidad. Las enmiendas introducidas en el texto por el Partido Popular y el Partido Socialista en el trámite parlamentario europeo, aunque mejoran el texto inicial, no suponen ningún cambio de fondo en sus contenidos, consagrando la mercantilización de los bienes comunes y de los servicios públicos de la Unión Europea.

Frente a estos y otros ataques los trabajadores y trabajadoras, la juventud, los sindicatos y las fuerzas políticas de la izquierda en Francia nos han demostrado con su lucha y perseverancia que es posible derrotar las políticas conservadoras, torcer las voluntades de gobiernos y patronales, que es posible, en suma, vencer la apatía de la resignación, del mal menor y del sálvese quien pueda.

Este 1º de mayo en España viene marcado por una situación laboral que ha ido empeorando a lo largo de los últimos años alcanzando altas tasas de temporalidad, precariedad y siniestralidad que siguen cebándose en aquellos colectivos más débiles, jóvenes, mujeres e inmigrantes. El acceso de estos colectivos a trabajos de mayor cualificación, en condiciones seguras, estables y con igualdad salarial es una necesidad y debe convertirse en una prioridad de lucha para los partidos de la izquierda y los sindicatos de clase.

Tras dos años de gobierno del Partido Socialista hemos visto que en materia económica y laboral, no ha llegado el tan esperado cambio de tendencia por el cual el reparto de la riqueza en nuestro país se realice de forma más justa, en beneficio de las rentas del trabajo. En materia laboral, hemos asistido indignados a las propuestas de la CEOE y el Gobierno en el seno de la Mesa del Dialogo Social que bajo el pretexto de reducir las altas tasas de temporalidad, pretenden abaratar el despido, rebajar cuotas empresariales y aumentar bonificaciones públicas a las empresas. Todo un despropósito si tenemos en cuenta que medidas parecidas ya se han puesto en práctica en anteriores reformas y no han servido más que para aumentar los escandalosos beneficios empresariales que en la actualidad arrojan las cuentas de resultados de las empresas.

Consideramos que el diálogo social debe ir acompañado necesariamente de una gran información, debate y movilización de trabajadores y trabajadoras en defensa de sus intereses y como respuesta a las propuestas regresivas que plantea la CEOE. No podemos compartir ningún recorte, por pequeño que sea, en los derechos de los trabajadores que llevan años retrocediendo en sus conquistas laborales. Es el momento de recuperar derechos perdidos y de ganar terreno a un empresariado ávido e insaciable en su afán por obtener beneficios.

Para el Partido Comunista de España, el único acuerdo posible y admisible entre Patronal, Sindicatos y Gobierno debe basarse en una mayor protección frente al despido, un aumento de coberturas y prestaciones a los parados, regular y limitar la subcontratación, acabar con la siniestralidad y las ETT, reducir la precariedad, democratizar la vida en las empresas con una mayor participación de trabajadores y trabajadoras, avanzar en temas de igualdad de género y en la aplicación de la jornada de 35 horas sin reducción salarial.

Por todo ello, en este 1º de mayo hacemos un llamamiento a los sindicatos de clase y al conjunto del movimiento obrero para reforzar la acción y la movilización en las empresas y en la calle creando alternativas reales y atendiendo, especialmente, a los trabajadores y trabajadoras de las pequeñas y medianas empresas. La historia del movimiento obrero nos enseña que las conquistas laborales han sido arrancadas tras largos años de organización y combate.

Desde el Partido Comunista de España seguimos comprometidos con la justicia y la solidaridad, con el optimismo de la lucha y la confianza en nuestra fuerza transformadora para ganar un futuro más justo.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles