Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Informe del Comité Federal del PCE


Texto completo del Informe



Comité Federal del Partido Comunista de España / 28 sep 02

1.- Lo que mejor explica qué ocurre en el mundo es la situación de Arafat, como máximo representante hoy del pueblo palestino. Asesinan a los palestinos y destruyen su casa y sus símbolos externos de pueblo, en un verdadero genocidio humano, cultural y político. El impulso y complicidad de EEUU con el gobierno de Sharon es el escándalo que expresa el futuro que ambos políticos preparan para el Oriente Próximo y el mundo, con el silencio cómplice de los que pudiendo hacer mucho babean miserables súplicas al sionismo reaccionario.

Seguidamente, preparan la guerra contra Irak, su ocupación militar y la usurpación criminal del petróleo como segunda reserva mundial conocida. Esto es para EEUU una necesidad objetiva para mantener su inercia económica de dominio imperialista, a través del funcionamiento derrochador de energía. EEUU importa más de 2/3 partes de su consumo.

A medio plazo se trata de controlar el petróleo de toda la zona y el dominio geopolítico. Para ello cuentan con el acuerdo de países y petroleras de nuestro mundo para el acto de rapiña que representaría el reparto del ensangrentado botín de guerra.

Tienen diseñada ya una redefinición de fronteras reales en función de los intereses en cada zona del área y del grado de sumisión y servilismo, en especial de Arabia Saudí, como la primera potencia en producción y reserva de crudo.

El control militar, económico y geopolítico de la zona del Oriente Próximo se complementa con el proceso en marcha para el dominio del centro de Asia como bastión para la "vigilancia preventiva" de China e India (potencias en desarrollo) y de Rusia (todavía potencia militar atómica).

Esta es la estrategia de la Administración Bush, que se acompaña de una política económica que desdice los anteriores planteamientos de dejar actuar exclusivamente al mercado, con lo cual la subsistencia de muchas empresas era incierta, y de invertir desde el estado en el reflotamiento de empresas en crisis y su estímulos a la producción y el consumo, con lo cual el país teóricamente más ultraliberal en la defensa de un mercado sin límites ni cautelas, deja paso a una especie de "Keynesianismo" neoliberal que no se obsesiona con el déficit y que se articula en una estrategia de desarrollo militar. Estrategia para la cual se debe poner en marcha una filosofía nueva.

La Administración Bush quiere relanzar su economía, y no lo consigue, con el recorte drástico de derechos sociales que aumentan la pobreza, y con las políticas armamentísticas, ya que son éstas la única alternativa que ven para no deshinchar más el globo de la globalización neoliberal, que está fracasando en todas partes como sistema que permita un desarrollo que dé una vida básica a todo el mundo. Es necesario citar de nuevo a Argentina y a toda América Latina en recesión, estancamiento y desahucio. Y al Oriente lejano con un brutal empobrecimiento de las poblaciones de una serie de países que habían alcanzado un cierto nivel de desarrollo económico y social hasta la crisis financiera de 1997-98. Y sigue la marginación de África de los circuitos económicos y financieros y de los programas de desarrollo. Resumiendo, podemos afirmar que América Latina está sin fuelle, a los pies de imperio, aunque cada vez hay más signos de disidencia, forzada por la realidad que azota a los pueblos. Que África solo tiene impacto informativo local por sus guerras y hambrunas sin repercusiones políticas internacionales, a pesar de que sus materias primas continúen siendo fuente de competencia intercapitalista. La actitud de Rusia es la subordinación interesada al tiempo que expresa contradicciones de todo tipo con los intereses norteamericanos. China gana tiempo, con un perfil internacional bajo, salvo en lo que afecta a Taiwán u otras cuestiones relacionadas con los derechos humanos. En cualquier caso una y otra dejan de jugar un importante papel político, objetivamente fundamentado en su importancia económica, social y militar.

La UE, de momento, solo matiza las posiciones de EEUU, no las contesta. Y hay países, el caso claro son Gran Bretaña, Italia y España, que se sienten anímicamente serviles ante la administración Bush y su política belicista, aceptando de forma prácticamente incondicional las decisiones de ésta. Otros países, y empresas dentro de estos países, están prestos a recoger la parte del botín que les corresponda de Irak y las migajas de influencia geopolítica que EEUU esté dispuesto a compartir, aunque mantengan una postura, en diversos grados, de diferenciación con las decisiones imperialistas y crecientemente peligrosas de Bush.

Para completar este panorama de estado de excepción mundial los servicios de información y comunicación públicos y privados de cada país, con honrosas excepciones, no se recatan ya en la mentira y ni siquiera intentan disimularla. Por eso Bush, Condoleezza Rice, Blair, Aznar, Berlusconi y muchos más hablan del gravísimo peligro de Irak, de sus potenciales destructivos, de sus armas biológicas y nucleares, sin aportar ni una sola prueba de lo que mienten. Es más, dicen y hacen cosas impensables, que no se hubiesen atrevido nunca a mencionar en la guerra fría, porque hubiesen representado la bufonada mundial y una respuesta inmediata. Al menos entonces se hablaba de peligros potenciales reales contenidos en las balísticas de corto, medio y largo alcance; en las cabezas nucleares, en el despliegue de fuerzas móviles más allá de las estrellas. Hoy es un esperpento. Resultaría patético, si no fuera por lo que se juega el mundo en ello, que se atrevan a mentir como lo hacen sabiendo que, de momento, no hay ningún contrapoder que pueda desmentir o matizar sus mentiras. Cuentan con una aceptación acrítica y alienada de una parte de la opinión pública mundial que "entiende" o "acepta" o que no ve posibilidad de "oponerse" a una estrategia económica, política, comunicacional y militar del capitalismo mundial, comandado por la más peligrosa administración norteamericana de los últimos tiempos.

Ante esa situación ¿puede extrañarnos el terrorismo que se incuba en muchas partes del mundo como respuesta de los desheredados a su situación? ¿nos puede extrañar que este terrorismo sea organizado por sectores religiosos integristas, de corte espiritual-fascista, pero que han recibido dinero de potentes amigos económicos, a su vez amigos de los EUA, y que ahora pueden estar en el punto de mira de una nueva construcción de la península arábiga? ¿Nos puede extrañar a estas alturas que los EEUU y otros hayan alimentado el terrorismo integrista, y de otro tipo, cuando les ha interesado? ¿Nos extraña todavía que detrás de los atentados a las gemelas haya la mano negra de la CIA y del Mossad?

Cuando en una ecuación compleja todo conduce a un resultado final que favorece las tesis económicas y políticas más antidemocráticas y belicistas, que nadie crea que la ecuación es neutral.

Resumiendo, los instrumentos para la intervención política de los EE.UU. en el mundo son: en primer lugar, desplegamiento de su potencial económico y financiero, tecnológico y cultural como práctica de relación de dominio y de proteccionismo con los países periféricos y de proteccionismo a secas con el área de la UE y otros, como se expresa en la guerra del acero, en la carne hormonada etc..; en segundo lugar, exigencia de subordinación a su fuerza militar, sin admitir testigos (negativa al TPI); y, en tercer lugar, utilización de la fuerza.

La política de defensa expuesta de forma brutal y sin concesiones a esa estrategia, se resume en tres conceptos: EEUU no permitirá que "ningún país iguale nunca su fuerza militar; EEUU actuará de forma preventiva en cualquier posible amenaza militar; EE.UU. intervendrá libremente para defender los derechos humanos o pacificar una región en conflicto, según sus conceptos de derechos humanos y paz. Es decir, destrucción del potencial peligro, aunque éste sea inventado o imaginario, sin necesidad de aportar pruebas (es lo que hacen Bush y Blair con Irak, secundado por un presidente español cada vez más reaccionario), sin necesidad de política y de diplomacia, sin pasar por las NNUU, si éstas no se doblegan.

El conjunto de esta nueva estrategia entierra la política de disuasión y liquida el derecho e instituciones internacionales, especialmente, la Carta de las Naciones Unidas, carta que deja bien claro que un Estado solo puede atacar a otro en legítima defensa.

Esta concepción es imperialismo puro, ya sin caretas ni subterfugios legales. Pero , al contrario de lo que pueda parecer, no es signo de fuerza moral, económica y política, sino de debilidad en la convicción de tener capacidad de dirección en los tres sentidos señalados, acompañado ello de la fuerza militar como elemento puramente disuasorio. A corto plazo es imposición y dominio por la fuerza, pero esto es, incluso para un imperio como el norteamericano, un arma de doble filo, que pasará factura a medio y largo plazo. Lástima que mientras tanto el mundo puede vivir al borde del abismo.

2.- Ante esa situación, la única alternativa posible es impulsar una acción política, social y cultural coordinada en el frente interno e internacional. Organizar una movilización de carácter permanente y estable (con momentos de máxima concentración de esfuerzos) contra la guerra, por la paz y por el desarrollo social.

Impulsar en todas partes, y con todos los interlocutores posibles, plataformas para "otro mundo posible", para un mundo en paz y con justicia, contra la guerra. Sumar, organizar y fortalecer una unidad básica sin pedir denominación de origen a nadie.

Junto a esta parte activa es preciso analizar con precisión los cambios producidos en el mundo desde el "fin" de la guerra fría, ver los mecanismos que había antaño contra la amenaza nuclear y por la disolución de los bloques, y las nuevas necesidades después de la desaparición del campo del socialismo real y, especialmente, después del 11 S.

A partir de la nueva realidad reconstruir, recrear y relanzar con fuerza un "nuevo movimiento por la paz y por el desarrollo social", inventando lo menos posible y trabajando con todo lo que hay en un sentido convergente y unitario, sin exclusiones.

Además de las organizaciones diversas que hay en cada país y que tienen sus propias funciones y dinámicas, situar al movimiento antiglobalización neoliberal en el centro de la lucha por la paz y contra la guerra y como uno de los marcos principales de confluencia militante plural, lo cual exige ver su situación actual y las perspectivas e iniciativas en marcha, tanto en España como en Europa y en general la pluralidad del movimiento. La entrada de sectores de la socialdemocracia y del movimiento sindical (especialmente europeos) hacen más compleja la tarea de debate y concreción de objetivos políticos, sociales y de movilización. Al movimiento contra la globalización neoliberal le cuesta entrar como colectivo en un debate y actuación contra la guerra. En algún caso, como el próximo encuentro de Porto Alegre la realidad puede venir marcada por las elecciones brasileñas, su resultado, y la política que desarrolle el PT y el propio Lula.

Pero, a pesar de ello, es imprescindible que el movimiento tome posición clara contra la guerra y promueva acciones para la paz. Tiene la autoridad moral y política para hacerlo y la capacidad de comunicación con el mundo, como se ha puesto de relieve en la pasada cumbre, anulando el protagonismo del Foro de Davos, exponiendo de forma sencilla los problemas del mundo y exigiendo soluciones nada revolucionarias en teoría pero inaceptables por el mundo del beneficio y del derroche.

La mejor contribución a superar las contradicciones y dificultades del Foro es reforzar todos los eventos en marcha. En primer lugar establecer una relación fluida con las reuniones de intelectuales que se hacen en Barcelona, Valencia y Madrid para un Manifiesto contra la guerra. En segundo lugar, fortalecer la comisión internacional de acompañamiento de los inspectores de las NNUU y participar en las Brigadas de compromiso impulsadas por Chomsky. En tercer lugar, trabajar para que las movilizaciones contra la guerra, empezando por las de mañana, tengan amplitud y fuerza.

En otro plano y referente al desarrollo del Foro Social de Europa a constituir en Florencia el próximo noviembre, con la reunión previa de Barcelona el 5 de octubre, establecer un plan de trabajo del Partido que nos permita, junto con IU, jugar un papel político de lanzamiento del movimiento en Europa y de fortalecimiento del que hay en España. Para ello ver como articulamos tanto para Barcelona como para Florencia los efectivos del Partido para que estén comunicados, conectados y en sintonía.

A Barcelona y a Italia, deben llevarse propuestas concretas:

a) Poner en primer plano el programa básico de Porto Alegre, cómo difundirlo y defenderlo en Europa, cómo puede jugar el papel de banderín de enganche para mucha gente solidaria y para instituciones y organizaciones de todo tipo.

b) Vinculado a lo anterior volver a hacer propuestas de movilización para el cumplimiento del programa de Porto Alegre coordinadas en una misma fecha en América y Europa. La mejor manera de avanzar es andando, aunque el terreno sea difícil. Si no se prueba una y otra vez no se verá nunca la posibilidad.

c) Plantear la necesidad de reforzar la capacidad de orientación y dirección permanente del movimiento ante los actuales problemas del mundo y la fluidez de los acontecimientos, lo que requiere intervenir políticamente ante coyunturas graves. La estrategia del movimiento debe acompañarse de la acción concreta en tiempo real cuando las circunstancias lo exijan. Si no se hace así se deshilacha el movimiento, se burocratiza y se cae en la rutina. Todo lo dicho debe hacerse con una clara actuación para sumar efectivos, para no perder ningún socio, para no permitir, en la medida de nuestras fuerzas, que el movimiento se desnaturalice hacia una "honorabilidad institucional" o hacia la radicalidad del aislamiento. Sumar sin perder identidad es siempre difícil y debe hacerse sin un átomo de manipulación, de sectarismo o de intento de creación de mayorías artificiales que no se correspondan a la realidad intrínseca del movimiento. No se nos debe escapar que hay muchos ojos puestos en el movimiento para desnaturalizarlo, domesticarlo o destruirlo. Nosotros, el PCE e IU, en una relación fluida con sindicatos y movimientos sociales reales y de izquierda, debemos formar un polo unitario, con iniciativas políticas permanentes y con capacidad de trabajo. En este sentido la JC debe coordinar su plan de trabajo e iniciativas con el Partido para que la fuerza de la juventud organizada sea un importante elemento de organización y actividad del conjunto del movimiento..

d) Hay otro campo de trabajo en el cual el PCE e IU junto a otros partidos europeos y latinoamericanos podríamos intentar avanzar: es en el de crear contrapesos políticos reales en el mundo. China, Rusia e India adquieren una importancia estratégica. También han sido avisados por el imperio. Plantearles de la forma más colectiva posible la necesidad de que jueguen un papel importante contra la guerra y por la paz y garante de la legalidad internacional. Quizás sea una tarea que parezca desbordar las posibilidades de nuestra humilde capacidad política y organizativa, pero si atraemos para la acción a otros partidos podemos avanzar. Si no lo probamos tenemos garantizado el fracaso y el trán trán en esa posible actividad en un momento de convulsión de todo.

e) Es urgente poner en marcha cuanto antes el partido de la izquierda europea. Dentro de las dificultades del acuerdo, por la diversidad de posiciones y situaciones, es necesario un acuerdo político y organizativo básico. Sería políticamente útil analizar en común las derrotas relativas de nuestras opciones en Alemania y Suecia y los avances en Chequia y en Eslovaquia. Debatir las mejores estrategias que pueden ser comunes.

3.- Reflexión sobre la paz

En España, y de acuerdo con todo lo anterior, situar la iniciativa política y la lucha social contra el gobierno del PP en la clave de llegar al "buen sentido común" de las gentes y a su exigencia de seguridad. Hablar de la paz en relación al derroche militar que impide las soluciones a los problemas sangrantes del mundo, hablar de la necesidad de la paz a las mujeres y al papel que deben jugar en la toma de posición contra la guerra, hablar de la posibilidad de solucionar los problemas sin enfrentamientos violentos. Que defiendan para la solución de los problemas del mundo las mismas formas democráticas y pacíficas que utilizamos aquí. Denunciar de manera permanente y sin ambigüedades en el lenguaje la posición belicista y entreguista del PP y de Aznar en particular. Denuncia política expresa de Ana Palacios que, en semanas, ha pasado de tener una actitud modosita y prudente a posiciones reaccionarias en el tema de la guerra y en la sumisión a EE.UU. Buscar todas las formas de expresar el rechazo al servilismo de Aznar a Bush, del gobierno del PP al de EE.UU.

En esta línea, conectar la lucha por la paz y contra la guerra a la economía de paz, para una producción de riqueza para construir y no para destruir, a las necesidades económicas para crear empleo, realizar políticas sociales, mejorar los servicios. Que las gentes, y especialmente las mujeres, actúen, se movilicen contra una guerra que no es lejana y ajena, sino que nos afecta directamente. La guerra es una tragedia para quien la vive directamente, un trauma y un drama para la conciencia de cualquier persona sensible y un terrible e inútil derroche y destrucción material. Y esto nos afecta a todos.

Programa político y electoral desde la ética

Es necesario dirigirnos y llegar a la inteligencia y a la razón. Traducir en el discurso las necesarias dosis de reflexión ética y política, más allá de la coyuntura de cada ámbito y situación. Hay valores universales inalienables: la paz y la vida son dos de ellos y no deben estar ausentes de nuestras propuestas más concretas en lo social. Las gentes no son únicamente seres ávidos de beneficios materiales, sino también seres que piensan en sí mismos y en los demás, a pesar del conservadurismo y enajenamiento existente.

En la preparación de las campañas electorales en curso debe haber un cuidado especial en explicar qué hemos hecho y conseguido desde el gobierno y desde la oposición, exponer nuestras propuestas con concisión y claridad, a partir de un marco político común, de toda IU, pero con la suficiente flexibilidad para que en cada lugar se tenga en cuenta la realidad concreta. El partido debe volcarse en ello. Se propone un debate para que todas las organizaciones del partido se impliquen en la preparación concreta de las próximas elecciones municipales y autonómicas.

Las próximas elecciones son municipales y autonómicas, del art. 143 de la C.E. Se hablará, pues, de cosas locales, pero no sólo de cosas locales. Planeará, por encima de ellas, la situación política española e internacional. La sabiduría debe estar en traducir unas propuestas generales en empleo, vivienda, defensa de lo público, participación ciudadana, fiscalidad, seguridad ciudadana, comunicación pública, desarrollo sostenible... en propuestas políticas y de programa coherentes en conjunto y con capacidad para aplicarlas en realidades sociales diferentes. La lucha por garantizar derechos laborales y sociales, que es nuestro compromiso en la HG del 20J o en la movilizaciones del 5 de octubre contra el decretazo y del 29 del mismo mes contra la ley de calidad, y la acción permanente por la paz y el desarrollo social de todos los pueblos, debe ser una especie de aura que corone todos los programas electorales, de forma equilibrada para que no se coma lo que es debate sobre alternativas locales concretas.

Un ejemplo a tener en cuenta es la iniciativa de IU sobre violencia de género, impulsada y realizada en el parlamento por nuestra diputada Marisa Castro y que ha representado un acuerdo de toda la cámara para que en un plazo breve se presente un plan de medidas concretas y eficaces para hacer frente al terrorismo de género: nosotros defendemos un plan que erradique definitivamente los malos tratos a las mujeres, plan fundamentado en una política educativa, social y cultural que contemple el conjunto de problemas que las afectan.

Esta iniciativa parlamentaria, que ha tenido que vencer la resistencia del PP a cualquier medida, más allá de sus políticas actuales fracasadas, y la del PSOE en querer tratar un asunto tan grave fundamentalmente como elemento de confrontación con el PP, es decir el bipartidismo, puede y debe ser explicada, debatida y ser motivo de resoluciones en todas partes, para que el acuerdo del parlamento genere rápidamente un retroceso en la violencia de género que, en lo que va de año, se ha cobrado ya más de 50 víctimas asesinadas y muchísimas más maltratadas.

El partido y la lucha social

En el último período se han producido importantes avances en el terreno sindical contra las políticas más antisociales del PP. Un momento álgido ha sido la HG del 20J, que continúa con las movilizaciones del 5 de octubre, pero, sobre todo, con la actitud de los sindicatos en no contemporizar con propuestas y actitudes del gobierno que profundizan las políticas neoliberales y de privatización.

El partido en su conjunto debe involucrarse más en la movilización social, tanto en las reivindicaciones más concretas referidas al empleo estable, como en las políticas de desempleo, afectadas negativamente por el decretazo, o en la defensa de la negociación colectiva, o en la lucha contra los numerosos accidentes laborales, que son un verdadero terrorismo social. Asimismo debe ver el contenido de las políticas económicas generales: los PGE 2003 pretenden el déficit cero sostenido a costa de la recaudación de la SS, es decir, pagar el déficit con las contribuciones de los trabajadores. Es un acto de piratería que debe ser contestado socialmente. De la misma manera que desmontar el tinglado del crecimiento del PIB español por encima del de los países de la UE; es mentira. Al crecimiento del PIB se le debe descontar la inflación que aquí es un punto y medio superior que en la UE y superior (en el 2002 y, previsiblemente, en el 2003) al PIB.

La inflación reduce el crecimiento a cifras negativas, con lo cual la política del PP se demuestra falsa y falta de realismo en las previsiones. Es un elemento a tener en cuenta cuando hablamos de una necesaria alternativa, más social y más a la izquierda, al PP. Si en marzo del 2000 al PP la economía parecía irle viento en popa, hoy tiene nubarrones en el horizonte y tormentas locales fuertes en la realidad actual.

Es necesario que desde IU se proyecte un haz de propuestas concretas, no numerosísimas, sobre los principales asuntos económicos y sociales, y se insista en ellas en todas partes y de forma martilleante, que nos permita romper el bloqueo informativo y llegar a la gente contribuyendo a crear la necesidad y la posibilidad de un cambio.

4.- Euskadi. Terrorismo. Ilegalización. NUESTRA ALTERNATIVA.

El terrorismo de ETA se produce en un marco internacional de violencia imperialista y de terrorismo de estado, de terrorismo y violencia fundamentalista reaccionaria y de luchas armadas legítimas en defensa del pan y de la libertad. Es imprescindible diferenciar entre unas realidades y otras. No es lo mismo ETA que el Frente Sandinista o en Farabundo Marti o, actualmente, las FARC, aunque tengamos serias reservas sobre algunas de sus acciones.

El imperialismo produce lo que conocemos y practica o impulsa el terrorismo cuando le conviene, aunque lo revista de lucha por la libertad. El terrorismo que practica debe ser combatido con la lucha democrática masiva de los pueblos, con la política, con la cultura, con la denuncia, con el aislamiento moral. Esta es la estrategia histórica de los comunistas y de la izquierda, que, en circunstancias especiales, no han vacilado en defender la libertad, la dignidad y la vida con las armas. Para seguir con el ejemplo de las FARC, en contraste con ETA, las FARC actúan en un país capitalista de expolio inhumano contra los de abajo, de violencia y terrorismo contra los activistas populares, de corrupción generalizada, de riquezas escandalosas de unos cuantos y de miseria generalizada. ETA no actúa en defensa de un país colonizado, ni oprimido económicamente, políticamente y culturalmente por España, sino en una de las zonas más ricas del estado, a causa también de su dinamismo económico en un mercado español absolutamente abierto a sus productos. Hay una gran diferencia entre la lucha armada y lo que hace ETA. De la misma manera que es un insulto a la inteligencia comparar el terrorismo de ETA con el de los suicidas palestinos, o Euskadi con Palestina.

ETA encuentra la coartada para su terrorismo en la situación internacional de violencia imperialista, aunque las claves de ETA, y no sólo de ETA, estén más enraizadas en el "Dios y Ley Vieja" de Sabino Arana, que era una respuesta reaccionaria a la modernización que el desarrollo de la lucha de clases producía en Euskadi. Cuando se utiliza el terrorismo (es decir el militarismo) para defender ideas de izquierda, desconfía, porque estas ideas pueden ser propaganda detrás de la cual sólo haya un sentido de patria reaccionario, excluyente y autoritario.

¿Qué es lo que acentúa el conservadurismo de la gente en el mundo y en España? ¿la lucha de masas contra la globalización neoliberal, o el terrorismo, desesperado o no, integrista o no, de repuesta a las políticas imperialistas? No caben dudas. El terrorismo es la coartada para vender seguridad y elaborar leyes de corte autoritario o parafascistas.

En España, la gran coartada para el aumento de la represión se llama ETA. El PP, que en su momento aceptó jugar, sin convicción, por la desaparición del terrorismo a partir de la tregua, consciente de que si conseguía esto obtenía una victoria política estratégica, puede sentirse electoralmente beneficiado por la continuación del terrorismo y por la permanente confrontación con el PNV. Con su actitud en las elecciones vascas del 2001 creó las condiciones para continuar una política de ruptura del diálogo y reforzó las tendencias más independentistas del PNV, en vez de buscar el encuentro con las menos rupturistas. Pero no debemos olvidar que fue ETA quien rompió la tregua y fue Batasuna la que no dijo "esta boca es mía", en aquel momento en que podía demostrar su independencia política y su no pertenencia a un entramado controlado y dirigido en exclusiva por ETA.

La posición teórica y política del PCE y de IU es nítida ante el terrorismo. ¿Lo es tanto la imagen que transmitimos? Si ETA y Batasuna deciden un enfrentamiento total con el estado ¿debemos permitir que se confunda nuestra imagen con planteamientos nacionalistas que, legítimamente, pugnan por la soberanía o la independencia, o no es más prudente y más efectivo, el distanciamiento de esta imagen y defender nuestro programa con trazos cortos, contundentes y claros? ¿No seríamos así más útiles a la causa de la paz, al diálogo y a la solución política? ¿O es que no estamos convencidos de que nuestro proyecto contiene los elementos de solución del problema desde una perspectiva no rupturista, es decir, "POR UN ESTADO FEDERAL Y CONTRA LA SEPARACION", desde el respeto a otras posiciones no compartidas.

Nuestro proyecto, el que representa electoralmente IU, debe poder ser defendido con coherencia en Euskadi y en todas partes del estado. Una imagen clara vale más que cien discursos. ¿Es nuestra imagen clara? ¿No hemos perdido el perfil político en los temas del terrorismo y de la independencia?

Hemos tenido una actitud correcta y explicable ante la Ley de Partidos (no es necesaria para ilegalizar a una organización, debiera ser una verdadera ley de profundización democrática y de participación ciudadana y no lo es, y no soluciona el problema...). Argumentamos que las decisiones judiciales son la vía. Y en ello estamos. El parlamento instó, con nuestra abstención a la ilegalización de Batasuna. Pero fue el auto de la Audencia Nacional el que puso en marcha la ilegalización. El auto de Garzón puede tener aciertos y errores, como los tenían los autos contra Pinochet y la Junta argentina, tan atacados por lo más florido de la reacción y del liberalismo español.

El acierto del auto y la corrección de los defectos se verá. La defensa del derecho de expresión y manifestación, o la colisión de competencias entre instituciones, debe defenderse con la Constitución en la mano. Nuestra actitud debe ser clara, coherente y permanente:

§ Ante el auto judicial de Garzón: prudencia.

§ Los errores: que se corrijan por quien corresponda.

§ Sobre competencias y libertad de expresión: estricto respeto a los derechos constitucionales.

§ Actitud ante el gobierno vasco de querella por prevaricación: desacuerdo.

Una última reflexión: ¿por qué entramos en el gobierno vasco?:

1) Para romper los frentes y potenciar el diálogo. No se han roto. Los frentes están ahora más sólidos que antes, y nosotros en uno de ellos.

2) Para defender un programa más social. El "hilo rojo" del gobierno vasco, como alguien ha dicho. Esto debe verse cuando haya un balance.

Alternativas a defender ahora:

- Recuperar el diálogo entre todas las fuerzas democráticas para poder desembocar en un nuevo acuerdo, al estilo de la Mesa de Ajuria Enea, que no excluía la defensa de ninguna alternativa.

- Frente a la propuesta de Ibarretxe, defender la nuestra, no coincidente con las posiciones del PP y PSOE. Ofensiva a fondo en la defensa de nuestro proyecto y propuesta de estado federal, solidario y republicano. Es el momento de abrir cauces a nuestras alternativas para crear nuestro propio espacio, el tercer espacio de los que más decididamente apostamos por una solución política negociada entre todas las fuerzas democráticas que, independientemente de sus posiciones, sitúen en primer lugar la lucha contra los asesinatos, las violencias y la falta de libertad para muchas personas, y estén de acuerdo en abrir un debate político de futuro para culminar el proceso de construcción definitiva de España, o Estado español, como marco de convivencia común, tarea para lo cual apoyaremos los cambios constitucionales que faciliten esta tarea.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles