Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Resolución del Comité Federal del PCE


Propuestas para impulsar el trabajo en los próximos meses



Comité Federal del Partido Comunista de España / 04 oct 03

El informe y el discurso de la Fiesta, aprobados en el Comité Ejecutivo del pasado 6 de septiembre, son la base para el debate de este Comité Federal. Sirvan estas siguientes propuestas de resolución para centrar la discusión y para impulsar lo aprobado, integrando los nuevos elementos. La Resolución del Comité Ejecutivo del 6 de septiembre, el discurso de la Fiesta y esta Resolución son los acuerdos políticos de la dirección del partido para impulsar el trabajo en los próximos meses.

1) El pasado día 27 hubo una amplia movilización en muchos países contra la ocupación de Iraq. Miles de personas salieron de nuevo a la calle en todo el mundo en solidaridad con Iraq y Palestina. En una nueva Jornada Internacional de movilizaciones, de San Francisco a Seúl, pasando por Nueva York, Londres, París, Madrid, Roma, Barcelona y muchas otras poblaciones, miles de ciudadanos salieron a la calle para expresar su solidaridad con los pueblos de Iraq y de Palestina frente a la ocupación.

La manifestación más numerosa de cuántas se celebraron en Europa fue la de Londres. En la Plaza de Trafalgar de la capital británica se concentraron más de 100.000 personas que provenían de Hide Park. Centenares de pancartas pusieron el acento en el rechazo a Blair y a su gobierno, y en la exigencia de dimisión del primer ministro laborista y la retirada de las tropas británicas de Iraq.

En España, las manifestaciones de Madrid y Barcelona fueron las más destacadas, reuniendo una cifra pareja de varias decenas de miles de manifestantes, lo cual rebasó ampliamente las expectativas previas de los convocantes. En Barcelona, la manifestación recorrió la céntrica Vía Layetana bajo el lema “No a la ocupación de Iraq y Palestina” y fue convocada por la plataforma unitaria “Aturem la Guerra”. La manifestación de Madrid tuvo el tradicional recorrido de anteriores movilizaciones contra la guerra (Cibeles-Sol) y fue convocada por la práctica totalidad de las plataformas y organizaciones políticas, sindicales y sociales de la izquierda y progresistas. Duros ataques contra Aznar, el PP y su gobierno fueron coreados por los manifestantes durante todo el recorrido, así como la exigencia de retirada de las tropas españolas de Iraq. En el acto de cierre de la Puerta del Sol, dos jóvenes de segunda generación de hispano-palestinos dieron lectura al manifiesto unitario. La manifestación madrileña finalizó con diversas actuaciones y representaciones de acrobacia, música, poesía y pirotecnia, así como un emocionado recuerdo a José Couso desde la tribuna por parte de su hermano David. La manifestación de Sevilla congregó a unos 5000 ciudadanos convocados por el Foro Social de la capital andaluza. También hubo movilizaciones en Alicante, Castellón, Málaga, Córdoba, Granada, Jaén, Segovia, León, Santander, Gijón y Palma de Mallorca, así como, en otros países, en Varsovia, Ankara, Atenas, Helsinki, Oslo, Londres, Tokio, San Diego, Seattle, San Francisco, Los Ángeles, Boston y Nueva York, Vancouver (Canadá), Calcuta (India), Manila (Filipinas), Líbano, Siria, Jordania, Palestina, Iraq, Bahrein, EAU, Egipto, Sudán, Marruecos, Argelia, Irán, Pakistán, Corea del Sur e Italia.

La movilización no ha tenido la amplitud, masividad y contundencia del pasado invierno, pero es la continuación de aquellas grandes acciones que pusieron en jaque las políticas reaccionarias de Bush, la guerra preventiva y la campaña de intoxicación contra Iraq.

Hoy es más notorio para todos que Bush, Blair, Aznar y los que les secundaron, mintieron a sus países, a sus parlamentos y a la opinión pública del mundo, vulnerando las leyes internacionales y la Carta de las Naciones Unidas, en un nuevo acto de barbarie.

Quieren taparlo, comprando votos en el Consejo de Seguridad de la NN.UU., buscando cómplices que se sitúen en el fututo de Iraq, olvidando los graves antecedentes del grave problema que han creado y la realidad trágica que vive en la actualidad el pueblo de ese país.

No solamente no han solucionado ningún problema, sino que los han empeorado todos, levantando nuevos odios y enfrentamientos. Los próximos 23 y 24 de octubre se celebrará la Conferencia de Donantes, una nueva farsa para mantener la ocupación y recoger las limosnas, para revestir de humanismo lo que sólo es negocio. El PCE decide apoyar e impulsar todas las acciones y movilizaciones contra el intento de convertir esta Conferencia en elemento justificativo de la guerra, pasando hoja y buscando la coartada para imponer “legalmente” la política de guerra preventiva, de ocupación militar y de negocio y saqueo económicos bajo la forma de reconstrucción.

2) La Hoja de Ruta, que era la coartada para hacer tragar la guerra y la invasión de Iraq, está en la papelera. No ha muerto por la actitud del Gobierno palestino, ni tan siquiera por los atentados, sino por la actitud fascista y terrorista del gobierno de Israel, no dispuesto en ningún caso a aceptar las justas y moderadas exigencias de la Autoridad Palestina sobre territorio, presos y soberanía.

Al contrario, el Estado de Israel ha continuado construyendo un muro, que sólo cabe calificar de vergüenza para la humanidad, mantiene los asentamientos, libera a cuatro presos para justificarse y prosigue su política de asesinatos, que causan más y más víctimas, muchas de ellas niños y niñas, entre la población civil.

3) Ante la situación, sólo cabe continuar los esfuerzos para una movilización intelectual, social y política exigiendo:
a) La retirada de las fuerzas de ocupación de Iraq. De forma inmediata las españolas.
b) La devolución al pueblo de Iraq su soberanía plena.
c) que las NN.UU., sin ningún tipo de interferencia y con decisión tomada en su Consejo de Seguridad, sean los impulsores y avaladores de este proceso, de acuerdo con las fuerzas políticas iraquíes, incluyendo las que, hoy, promueven la resistencia.
d) que las NN.UU. tomen una resolución sobre la situación en Palestina, exigiendo al Gobierno de Israel la devolución de territorios, la paralización y posterior destrucción del muro, la libertad de los presos, la retirada de las tropas de ocupación, la puesta en marcha rápida e inmediata de la soberanía palestina. Que se condene cualquier intento de asesinato o deportación de Arafat o de cualquier otro dirigente palestino. En este marco, con una fuerza de interposición de NN.UU. que sirva para evitar enfrentamientos, actos suicidas o ataques indiscriminados como los que actualmente se producen, las NN.UU. impulsarán un acuerdo político definitivo entre el estado de Israel y la Autoridad Nacional Palestina, que suponga el fin definitivo de la guerra y el inicio de relaciones normales entre dos estados soberanos. El Consejo de Seguridad debe debatir y aprobar una Resolución en este sentido. Si el veto de EE.UU. y otros la impiden, que sea vulnerando de nuevo la Carta de las NN.UU. y las leyes internacionales tal como hicieron con la guerra de Iraq.

4) En la línea señalada, el Parlamento Europeo debe encabezar un proceso en Europa que acelere todas las iniciativas económicas, denunciando el acuerdo preferencial con Israel, y políticas para conseguir los resultados expresados en el punto anterior, como única forma de solución de un grave problema que, además de ser una fuente de muerte y miseria y de pudrir las relaciones de todos los países del Oriente Próximo, genera de forma permanente más humillación y odio, alimentando aún más las filas del integrismo reaccionario.

En lo que nos compete, debemos impulsar en Europa varias iniciativas:
a) que el Parlamento Europeo denuncie y condene la actitud del Estado de Israel por terrorista, y la agresión contra Siria y El Líbano, por atentar contra los derechos elementales de las personas y por ser un peligro para la paz en la zona y en el mundo. Para ello debe buscarse el acuerdo con todos los sectores proclives a una acción política de estas características.
b) Impulsar acuerdos de todas las fuerzas afines en Europa para trabajar en la línea apuntada, en el propio Parlamento y de forma especial en el Foro Social Europeo.
c) Denunciar de forma sistemática las mentiras sobre Iraq, exigir la retirada y los acuerdos precisos para pacificar el país y devolver la soberanía a su pueblo. Contribuir a construir la cultura de la paz y contra la guerra, convirtiendo esa aspiración en un amplio y permanente movimiento. Explicar que las grandes movilizaciones sirvieron, que están a la defensiva los autores de la guerra en EE.UU. y en el Reino Unido. Que aquí debemos trabajar más y mejor para que el PP, a medio plazo, pague las consecuencias de su complicidad en una guerra ilegal e inmoral.
d) Impulsar y apoyar todas las movilizaciones que vayan en el sentido señalado en la denuncia y propuestas anteriores.

5) El fracaso de la Cumbre de Cancún, en la que los EE.UU., y también la UE, creían poder imponer una política altamente lesiva para los países empobrecidos o en procesos de desarrollo, significa que las políticas neoliberales son contestadas por una parte cada vez más importante de la humanidad. En este caso por una serie de países que, encabezados por China, India y Suráfrica, llegan a la conclusión de que es necesario poner en marcha de manera urgente otro tipo de relaciones comerciales internacionales que no subordinen las economías del mundo a los intereses de los grandes países y grupos capitalistas, lo cual pone de relieve que la OMC actual no sirve y que es necesario articular otras formas de relación a través de unas NN.UU. democratizadas y con voluntad de ejercer una dirección global en un desarrollo económico y social justo y equilibrado, lo cual sólo será posible con la actuación coordinada y complementaria de los países afectados, del movimiento contra la globalización neoliberal, y de las fuerzas sociales, políticas e intelectuales que en cada país defienden otro mundo posible.

6) Contribuir a organizar el movimiento contra la globalización neoliberal en todas partes es una obligación de todas las organizaciones y militantes del partido. Ese movimiento no es algo extraño al PCE, sino que es el marco central en el que realizar nuestras tareas internacionalistas, partiendo de la realidad social y política de España. Contribuiremos a fortalecer un movimiento de raíz anticapitalista si somos capaces de organizarlo en todas partes.

No debe verse como algo aparte de las tareas cotidianas del partido y de IU. cada organización debe impulsar y establecer, si no lo hay, un plan de trabajo concreto, verificable y con responsables que lo desarrollen y controlen sistemáticamente.

7) Denunciar y criticar una política es necesario. Es imprescindible, además, que la crítica y la denuncia se hagan desde el mejor conocimiento de las cosas, sin autoengañarse, ni hacer propaganda escasamente fundamentada. En el informe al CE y en el discurso de la Fiesta se analizan las grandes líneas de la política del PP en los asuntos fundamentales. Ahora es necesario ir más allá, concretar una acción política a partir del análisis de la realidad que vive la sociedad española.

En el terreno social tenemos un problema serio: el PP ha conseguido crear la sensación de que todo va bien en el empleo, de que la precariedad, las subcontratas y los accidentes laborales son fruto del crecimiento en la actividad económica y productiva. Que la gente exterioriza su satisfacción y felicidad reiteradamente en las encuestas cuando se les pregunta sobre su situación personal y colectiva. Esta satisfacción que el PP valora como un consenso con sus políticas es sólo fruto de una dialéctica simple:
§ Si el hijo trabaja, no importa cómo, los padres respiran aliviados;
§ Si se pierde la memoria de derechos perdidos hace poco, se acepta otra cultura del empleo y de los derechos laborales y sociales inherentes al mismo.

Detrás de este cuadro idílico que quiere vender el PP se esconde el drama real, de hoy y de mañana de mucha gente que:
§ Se siente insegura;
§ Pierde derechos y no se atreve a defender los que tiene;
§ Acepta la cultura que impulsa la patronal y el PP: las únicas reglas son las del mercado.
§ Acepta la filosofía del consumo y de la competitividad de todos contra todos, aunque el tipo de consumismo, especialmente para los de abajo, sea sobre productos cada vez más degradados.

Esta filosofía se extiende a todos los países y a todas las profesiones y sectores de la producción y los servicios. Es difícil hablar claro y duro a la gente pero es necesario decirles que con una actitud pasiva ante las políticas neoliberales se contribuye a consolidar una sociedad más egoísta e individualista, y con más problemas estructurales de futuro en el empleo, la Seguridad Social, los derechos laborales y sociales, la dignidad humana. Los sindicatos, o nosotros, en la sociedad y en las instituciones, podemos ser pragmáticos y consensuar algunas cosas, para que no sea peor, o negociar prejubilaciones donde haya fuerza para hacerlo, pero ceder constantemente conduce irremediablemente al fracaso de una realidad más justa socialmente y más democrática.

La derecha avanza cuando se acepta su campo de juego, cuando uno se arruga al primer quite, cuando se le permite sin oposición que lo privatice todo, cuando se le deja que controle en exclusiva la comunicación, o que fomente la cultura de individualismo sin reglas, o que degrade progresivamente los servicios públicos en beneficio de los privados, o reduzca con su forma de negociación el nexo social y solidario del sindicalismo de clase y democrático, o cuando se va corriendo a competir en el campo de los impuestos para reducirlos más que la derecha, dirigiéndose al sentido más mezquino de la sociedad.

El recientemente debatido y aprobado Pacto de Toledo en el Parlamento exige una aclaración, ya que pude interpretarse que IU, y el PCE, pueden haber aceptado una progresiva involución y degradación del sistema de pensiones público. No es así, IU no ha votado afirmativamente el Pacto, sí lo hizo en 1995.

El Pacto de Toledo no es una ley, sino un conjunto de orientaciones, que pueden ir hacia un lado más regresivo o más progresivo, en función de la relación de fuerzas sociales y políticas que haya en el futuro. Como en todo.

IU no ha aceptado ningún retroceso; se han corregido algunas propuestas del PP que apuntaban líneas de reducción de derechos en las pensiones públicas; se ha frenado el intento de ampliar el período de cálculo; se ha planteado con fuerza la equiparación de la pensión mínima al salario mínimo, y algunas otras cuestiones. IU continuará trabajando en la línea de evitar cualquier deterioro concreto, real, de las pensiones públicas y combatirá con argumentos y propuestas la filosofía de privatización que se esconde detrás del conjunto de políticas del PP.

La Comisión del Mundo del Trabajo enviará una explicación más amplia a todas las organizaciones.

8) Por todo lo expuesto, es necesario, por las políticas sociales del gobierno del PP, por su sumisión internacional a las concepciones y acciones más reaccionarias de la Administración Bush, construir en España una alternativa más social, más a la izquierda, con vocación de cambiar cosas importantes en la realidad y no competir con el PP por las mismas o parecidas políticas.

En el discurso de la Fiesta propusimos un programa de empleo. Seguridad y estabilidad en el trabajo, vivienda pública de alquiler asequible, políticas hacia los ancianos, contra la corrupción y las privatizaciones, contra la política de guerra y sumisión a los EE.UU., por una educación laica, pública y democrática, por un estado federal que acabe con las aventuras rupturistas y con los viejos centralismos.

Es necesario que un programa político de cambio sea visto como algo necesario por mucha gente, que lo apoye y lo vote. Cada posible participante de este programa de cambio debe apostar firme desde su personalidad y soberanía. Sin el PSOE no se produce el cambio, pero con una política del PSOE parecida a la del PP, compitiendo con éste en su mismo terreno, tampoco. Es necesario poner negro sobre blanco las propuestas que cada formación política hace. IU debe, y puede, desde su nítida independencia, ofrecer a la ciudadanía de izquierdas un programa de cambio. El Partido, cada militante, deben explicarlo y defenderlo.

9) Hemos iniciado la VII Asamblea de IU, que debe abordarse con un espíritu político crítico y constructivo, al mismo tiempo. En el proceso previo se deben hacer todos los esfuerzos para que predomine el sentido unitario e integrador sobre bases políticas, situando los elementos críticos en clave de superación de problemas y de impulso para una nueva etapa.

Desde el Partido haremos todos los esfuerzos para que haya una amplia participación en el debate y en las decisiones, en todos los ámbitos, tal como aprobamos en la Resolución del Comité Ejecutivo, que citamos textualmente:

“IU es un proyecto soberano e independiente, no se subordina a nadie y tiene un perfil propio. Es plural, ya que en él confluyen y coinciden diversas posiciones ideológicas, culturales, políticas y experiencias. Es una formación roja, verde, violeta y pacifista, pero esa pluralidad forma un haz que convierte a IU en una única organización coherente y federal en su actuación.

Las movilizaciones sociales en las que ha participado y los resultados electorales últimos dan a IU un importante campo de trabajo y la base para su relanzamiento y fortalecimiento. Para consolidarse y avanzar como opción de la izquierda transformadora y para construir con otros una alternativa más social. Ante la convocatoria de la VII Asamblea, la consolidación y el fortalecimiento político, organizativo y electoral de IU debe ser la tarea más urgente en la que se debe implicar todo el partido. La vía de construcción paciente de un movimiento político y social pasa por una organización que tenga el compromiso de la unidad de acción, que sólo es posible desde una concepción federal y desde una pluralidad coherente con un proyecto global de izquierda alternativa en todo el Estado.

Las decisiones de fondo sólo deben emanar de los debates y decisiones de los órganos de dirección fortalecidos políticamente para coordinar las iniciativas federales. En el sentido anterior no pueden funcionar estructuras no elegidas democráticamente y superpuestas a la dirección federal.

Debemos frenar tendencias disgregadoras y recuperar la conciencia de que sólo desde el máximo consenso y cohesión en la vida interna de IU se puede expresar hacia el exterior confianza, credibilidad y seguridad en la organización. Para ello es imprescindible situar la iniciativa política en el primer plano de la acción de la dirección federal y de todas las direcciones.

Debe haber, por tanto, un acuerdo de fondo, sólido y sin interpretaciones diversas y contradictorias sobre los ejes fundamentales de la acción, sobre un proceso unitario sin enfrentamientos y sobre la dirección, un acuerdo que suponga integración y unidad sobre bases políticas. El PCE es fundamental en este proceso de fortalecimiento y desarrollo de IU. Los comunistas debemos dar ejemplo de respeto a las reglas democráticas y dar cohesión a IU.”

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles