Documentos PCE
Documentos PCE >
 

PCE


Informe al Comité Federal del PCE del 8 de noviembre de 2015



PCE / 09 dic 15

descarga |(Informe en pdf 69 KB)

(Aprobado con 50 votos a favor, 3 en contra y 7 abstenciones)

Vivimos un verdadero estado de excepción. La decisión del capital de imponer su dictadura nos ha situado en un verdadero estado de excepción, porque es excepcional que se mantenga a millones de personas en el paro y se expulse de sus casas a más de cien familias cada día.

Tenemos que confrontar con este estado de cosas en las que se deja a los pies de los empresarios, sin convenio, a millones de trabajadores y trabajadoras en pos de una competitividad que recorta derechos, en un momento histórico en el que los avances tecnológicos incrementan la productividad, lo que debería hacer mejor la vida de las personas.

La sanidad y la educación se mercantiliizan, convirtiéndose en un negocio que se profundiza con el control de los mercados por las multinacionales a través de tratados como el TTIP, al tiempo que nuestra juventud tenga que emigrar para encontrar un futuro.

Es tremenda la involución en los derechos de las mujeres, retrocediendo en derechos conquistados tras años de lucha e intentando consolidar la sociedad más patriarcal de los últimos 40 años.

Sigue aumentando la brecha social, como lo demuestran los datos conocidos sobre la situación de la pobreza: el 1% más rico del planeta tiene tanto patrimonio como el resto de la humanidad. El 14.1% de los trabajadores son pobres Aún teniendo empleo ya que cobran menos del umbral de la pobreza. En España hay 13 millones de pobres, la inmensa mayoría mujeres.

Ante este estado de cosas, en este tiempo de excepción, el Partido Comunista de España quiere realizar un llamamiento a romper la normalidad, para plantear, clara y directamente a nuestro pueblo que no cabe la pasividad, que no se puede aceptar la actual agresión del capital como normalidad, que no cabe la sumisión.

Decir hoy la verdad es proclamar que una salida social, justa e igualitaria de la crisis no puede venir de la mano de un sistema que plantea leyes de punto final para normalizar la corrupción, que ha desarrollado toda una serie de medidas económicas, sociales y laborales por las que la mayoría vive cada vez peor para que una minoría pueda mantener sus privilegios de clase, que se basa en una democracia cada vez más restringida, vigilada, e intervenida por la troika que es quien decide las políticas económicas.

Uno de los ataques más fuertes a la democracia en este país es la llamada Ley mordaza, fruto de la cual se encuentran procesados o en la cárcel activistas, cargos públicos y sindicalistas por ejercer su libertad de expresión y manifestación, uno de nuestros objetivos programáticos debe ser su derogación inmediata.

Frente a ello, desde el PCE, defendemos una salida de la crisis que permita poner la economía al servicio de las personas, que asegure un trabajo digno, que garantice la educación, la sanidad y la atención a las personas dependientes como derechos, que contemple la vivienda como un derecho social, que implemente la igualdad de género, que defienda los derechos fundamentales y las libertades, una salida a la crisis que se sustente en una democracia participativa.

Por todo ello, desde el Partido Comunista de España planteamos que sólo desde una ruptura con el sistema capitalista puede haber una salida real, una salida social a la crisis, una salida que dé respuesta a las necesidades de las millones de personas.

En un momento de lucha, nuestro discurso debe ser de ruptura, pero también nuestra acción debe serlo. Es necesario que a pesar de las dificultades se mantenga el objetivo promover la movilización, para que la mayoría social trabajadora defienda su derecho a una democracia social, económica y política que haga al pueblo depositario de la soberanía plena.

La salida antisocial, autoritaria y corrupta de la crisis que tratan de imponernos tiene como objetivo construir un nuevo orden social, económico e institucional que consolide el dominio del capital acabando con todas las conquistas fruto de más de 150 años de luchas de la clase obrera y de los movimientos populares y hacer irreversible el neoliberalismo en la Unión Europea. Este es el núcleo de las políticas de austeridad, este es el objetivo del entramado económico que se inicia con el Tratado de Maastricht y termina con lo que llamamos la Europa del Euro y de la OTAN.

En estos momentos, en Europa, la aplicación de las políticas de austeridad y la reorganización del capital requiere más vueltas de tuerca más recortes y más sacrificios de la mayoría social trabajadora, por ello nos reafirmamos en que la única salida aceptable para las fuerzas de izquierdas es una ruptura de la Europa del Euro. Ruptura que suponga un modelo de integración territorial completamente diferente que permita un avance en la socialización y democratización de las relaciones de producción, en la cooperación. Una integración regional que sea una alternativa al imperialismo y permita la democratización de las estructuras políticas y, por tanto, que aumente la influencia de las grandes mayorías oprimidas y explotadas.

Tenemos que reivindicar que los derechos sociales se reconozcan como derechos subjetivos, jurídica y constitucionalmente protegidos, reclamando la insumisión de las instituciones democráticas a los intentos de consolidar el estado de excepción.

Desde estas perspectivas en la reunión de la Permanente con los Secretarios de Federación de julio de este mismo año planteábamos que sólo hay dos posibilidades donde situarse en el momento político y social actual, bien en torno a un Pacto de Estado para cerrar en el Congreso la Reforma Constitucional o bien desde un Pacto por la Ruptura Democrática que una a las fuerzas que estamos por un nuevo modelo social, e institucional llevando el debate Constitucional no sólo a las instituciones sino al conjunto de la sociedad en el sentido de conseguir la máxima acumulación de fuerzas, señalando también que no es ningún descubrimiento aclarar que cualquier Constitución es el reflejo de una determinada correlación de fuerzas en el Parlamento y en la sociedad.

Para ello señalábamos que era fundamental implicar a los sectores que han sido afectados por la crisis para que asumieran la ruptura con el actual estado de cosas y así recuperar derechos sociales y laborales y la ilusión por un futuro de quienes han visto cortadas sus esperanzas de vida. Esto implica construir un nuevo modelo de Sociedad, dar protagonismo al Movimiento Obrero y a los sectores que han sido más duramente afectados por las agresiones del Bipartidismo que se dirigen sobre todo a la juventud, a las mujeres y a los inmigrantes.

En este momento es necesario:

• Mantener la tensión unitaria y ganar espacios mediáticos, se tiene que hacer visible el amplio respaldo que está teniendo la necesidad de que en las próximas elecciones generales solo exista una candidatura de carácter constituyente.
• Definir propuestas programáticas que reflejen el perfil de ruptura en la perspectiva de una salida social de la crisis.
• Asumir la defensa de estas candidaturas que están siendo atacadas por la derecha, y al mismo tiempo tenemos que llevar a estas candidaturas que su propio futuro estará marcado por la configuración del próximo parlamento, sin modificar la legislación que está acabando con la autonomía municipal es imposible cumplir las expectativas generadas por las candidaturas de Unidad Popular en las pasadas municipales; implicar al conjunto de la organización a través de las asambleas de base.

En función de estos planteamientos marcamos unas tareas concretas:

1. Desarrollo durante el mes de agosto de la confluencia en todas las provincias y conectarlas con la estructura estatal. Sectorializar los espacios de confluencia, al mismo tiempo debemos preparar e implicarnos en los encuentros de carácter federal que desarrolle la Unidad Popular.

2. Concretar nuestra aportación al Programa Común de la Unidad Popular y al mismo tiempo definir nuestras propuestas programáticas en un sentido más amplio, trabajar propuestas programáticas para la confluencia. Área Política.

3. Implicar al mundo del trabajo (especialmente a los que están con conflictos) en la confluencia para que sean un sujeto más de la misma, en este sentido consolidar el manifiesto como un espacio de coordinación, información y actuación. Secretaria Mundo del Trabajo.

4. Las decisiones sobre la estrategia y la táctica a seguir en cada organización se tomarán federalmente, de manera coordinada entre todos/as, cada federación debe nombrar un responsable de confluencia para hacer el seguimiento de este proceso, y de coordinar con la dirección federal y con su nivel correspondiente de IU, desde la necesidad de actuar en tiempo real y con muy poco tiempo para tomar decisiones. Secretarios Generales de Andalucía y Madrid.

5. Coordinar nuestro trabajo y perfil propio entre los grupos municipales que se han constituido por las candidaturas de Unidad Popular.

6. Romper la paz social. Asegurar el éxito de las Marchas por la dignidad (22 de octubre) la movilización contra la violencia de género del 7 de noviembre, las movilizaciones contra las bases de la OTAN de Aragón y Andalucía (de forma especial la Marcha hacia la base de Morón el 14 de noviembre), apoyar, coordinar y visibilizar los conflictos laborales. Secretarias de MMSS, Mujer y Mundo del Trabajo.

7. Preparar una Declaración para un Pacto Constituyente de carácter rupturista, esta declaración puede ser uno de los elementos que agrupen a los procesos de ámbito de comunidad con el federal en torno a la necesidad de un proceso constituyente que contemple el derecho a decidir en todos los ámbitos.


Ahora es el momento de analizar cómo se han desarrollado estas tareas para afrontar en las mejores condiciones la recta final que nos llevará a las elecciones del próximo 20 de Diciembre, y debemos hacerlo asumiendo la realidad de que actualmente las fuerzas que defendemos una salida de la crisis en favor de la mayoría social trabajadora hemos perdido hegemonía en la lucha social y en la referencia política, destacamos en positivo que en el éxito de las movilizaciones de las marchas a Bruselas contra la austeridad y el TTIP mucho que ver la presencia de numerosos camaradas tanto del PCE como de IU, y de los movimientos sociales y sindicales del estado español.

Se han desfondado las luchas sociales y sindicales, al tiempo que se trata de sustituir en el debate social y político lo ejes de clase (la izquierda frente a la derecha) por otros ejes trasversales (lo nuevo frente a lo viejo), se ha sacado de la primera línea política el dilema entre monarquía y república como parte fundamental del proceso de ruptura y se trata de hacer creer a la mayoría de la población que la Forma de Estado (Monarquía o República) no tiene influencia en la consolidación de una forma u otra de sistema social, económico e institucional.

En esta situación hay elementos externos e internos que han influido, no se puede despreciar la influencia de los medios de comunicación y el cambio de la línea de Podemos, en relación con los cambios de ejes sobre los que gira la vida política y una desmovilización, junto con la situación de unos sindicatos que no actúan como instrumento movilizador de carácter global, pero en este momentos debemos de hacer una breve reflexión sobre los elementos internos que se deben tener en cuenta desde la perspectiva de aprender para poder mejorar nuestro trabajo.

En este sentido es una realidad que en este periodo hemos tenido objetivos claros y una buena estrategia. Planteamos desde el principio la necesidad de implicar a la mayoría social trabajadora en el proceso constituyente que seguiría al agotamiento del régimen del 78, que nadie duda ya que nos encontramos con un régimen que si bien a nosotros ya nos parecía estrecho, a las fuerzas del sistema les queda cada vez mas grande.

Desde la dirección del Partido hemos influido en el discurso de Izquierda Unida que ha sido determinante a la hora de rechazar cualquier posibilidad de acuerdo para un Pacto de Estado, o cualquier otro que legitime una segunda transición en el sentido de maquillar el régimen actual para mantener intactas las bases del sistema de dominio.

Hemos marcado claramente una estrategia de construcción de un Bloque Social y Político para avanzar hacia la máxima Unidad Popular que consolidándose en las luchas sociales alcanzara el máximo acuerdo electoral.

También en 2013 marcamos una línea de trabajo para el conjunto del Partido en el sentido de construir espacios unitarios de lucha en torno a las Marchas de la Dignidad constituyendo desde la base coordinadoras locales, provinciales y de comunidad para consolidar la movilización y globalizar las luchas, y hacerlo en torno al mayor movimiento movilizador que se había dado en España desde las Huelgas Generales. Las coordinadoras locales debían ser el espacio unitario desde el que construir el Bloque

Social y Político, las alianzas de todo tipo, incluso las electorales, aunque se decía que estas no podían ser el único referente de un proyecto de ruptura.

Desde estas tareas plasmadas en los distintos documentos aprobados en estos meses desde los comités de dirección del partido a todos sus niveles deberíamos responder a las siguientes preguntas, para lo cual se debería preparar una hoja de evaluación y pasarla a los comités provinciales del partido para que sea realizada por escrito y se pueda a posteriori tener una visión global y podamos sacar conclusiones cara a mejorar en un futuro:

- ¿Cuántas coordinadoras locales o comarcales de las Marchas de la Dignidad se han constituido?
- ¿Qué actividad se ha desarrollado a nivel local, comarcal, provincial de comunidad o estatal para tensionar y globalizar los conflictos sociales, laborales o de otro tipo para romper la paz social?
- ¿Cuántas alianzas sociales a todos los niveles se han trabajado desde la base?
- ¿Se han trasladado estas consignas al conjunto de la organización y se ha hecho el oportuno seguimiento?
- ¿Cuáles son las razones por las que no hemos avanzado en este sentido?

De las respuestas a estas preguntas que como decimos deberíamos hacer a todos los niveles se derivan buena parte de las razones por las que hemos perdido hegemonía social y peso electoral en la batalla entre una salida social, anticapitalista, democrática, y antipatriarcal y la consolidación del sistema capitalista en su fase más autoritaria y patriarcal.

Sin embargo a pesar de las dificultades hay elementos que nos permiten tener confianza en el futuro y plantear una propuesta de trabajo de cara al futuro, es importante que seamos conscientes de la importancia que tiene no haber sido derrotados, ser conscientes de que a pesar de la ofensiva que ha desarrollado el sistema, se ha mantenido vivo el proyecto de ruptura democrática y la propuesta constituyente, sin entregarnos ni aceptar el juego de consolidación del sistema monárquico (recordemos cómo Podemos si lo ha aceptado y está legitimando con su actuación institucional a Felipe VI), de manera que hoy somos la única fuerza de carácter estatal que plantea claramente una propuesta rupturista.

Tampoco hemos aceptado la vieja idea de que la construcción de una nueva fuerza para el cambio se tienen que hacer desde la liquidación de una Izquierda Unida en la que tiene un peso especifico el PCE, y se ha defendido que no puede haber un futuro para la izquierda sin contar con el Partido Comunista realmente existente, el organizado y que referencian sus estructuras de dirección a todos los niveles, no aceptamos por ello ni vetos ni camuflajes alguno.

Desde estas dos premisas que han evitado nuestra derrota, se trata ahora de afrontar los retos necesarios para ganar hegemonía entre la clase trabajadora y las capas afectadas por la crisis, para ello hay que empezar acordando hoy que todo el Partido debe implicarse en una campaña electoral que va a ser especialmente dura. Somos conscientes de que el resultado electoral marcará que estemos en mejores o peores condiciones para disputar la hegemonía en el debate sobre la culminación de la salida de la crisis que se dará en los próximos tiempos.

La primera tarea que debe marcar este Comité Federal es que todas las organizaciones del Partido se vuelquen con ilusión en conseguir los mejores resultados el 20-D. Tenemos

un magnifico candidato, unas buenas ideas programáticas, se trata de romper el bloqueo mediático y entrar en campaña a todos los niveles para evitar que se establezca un nuevo bipartidismo imperfecto y conseguir una fuerza parlamentaria que haga más difícil la institucionalización de las reformas emprendidas en esta legislatura más los cambios que culminen la segunda transición.

Desde el PCE tenemos que aprovechar en esta campaña electoral para poner en valor las propuestas programáticas que marcan el objetivo de la Ruptura Democrática para avanzar hacia una propuesta constituyente para un Nuevo País, generando alianzas políticas, sociales y sindicales.

Al mismo tiempo debemos tomar conciencia de que la lucha de clases no está ni mucho menos perdida, por más que éste sea un momento de resistencia y de reflujo en la movilización. Pasado el tiempo podemos afirmar que no fue un error pensar que el régimen estaba en crisis, que estaba debilitado, contra las cuerdas, el error estaba en pensar que con nuestra organización podríamos enfrentarnos con éxito a las fuerzas del sistema con todo su poderío económico, mediático y social, nosotros sin capacidad mediática, sin organizaciones preparadas para la lucha, hemos caído en el error de creer que bastaba solamente con tener un discurso correcto y una estrategia adecuada, caímos en el voluntarismo de no entender que sin una organización capaz de hacer llegar ese discurso a la mayoría social trabajadora y organizarla para la lucha nuestra estrategia era muy difícil de desarrollar.

Por lo tanto, reconociendo que la estrategia que marcó esta dirección y sobre todo la capacidad de resistencia de la base han evitado que se culmine en este momento la derrota, proclamamos que aunque estemos débiles no estamos derrotados, no nos han sacado ni de la carrera electoral, ni de lo que queda de los espacios unitarios, ni tampoco han acabado con las posibilidades de lucha social.

Ahora se trata de afrontar la batalla de los próximos meses hasta el 20-D, para conseguir unos resultados electorales que nos permitan estar en las mejores condiciones para dar la batalla en los procesos que se darán en el próximo año, empezando por el intento de rematar la segunda transición.

En estos momentos, nadie puede dudar, que tras las próximas elecciones generales del
20 de Diciembre se va a producir un intento de consolidar una nueva transición que por una parte institucionalice las reformas y recortes de derechos y libertades que se han llevado a cabo desde 2010, en el marco de las políticas de austeridad mandatadas por la Troika para la llamada Europa del Euro, en este sentido es fundamental mantener un
espacio de resistencia que no asuma la derrota y se niegue a pactar con el sistema su
reforma.

Conviene señalar también que estamos viviendo uno de los momentos más brutales en la UE que desenmascara su política migratoria, donde llegan miles de refugiados y refugiadas producto de las guerras imperialistas, unidas al capitalismo que esquilma regiones y pueblos de sus riquezas naturales obligando a cientos de miles de personas a huir de sus países de origen a esta UE que los cambia por dinero, como es el caso de Turquía que acepta dinero de la UE para mantener en su territorio a refugiados, en un proceso vergonzoso de venta de carne humana. Rajoy es tan culpable de esta crisis humanitaria como el resto de líderes de la UE.

La Reforma Constitucional que se prepara, tendrá como complemento fundamental e indispensable la redacción de una nueva ley electoral, que predetermine un nuevo

sistema de Partidos, de manera que anule la influencia de los partidos nacionalistas y acabe con cualquier posibilidad de que fuerzas políticas alternativas de carácter rupturista puedan influir y ser determinantes en el rumbo político.

De esta forma se pretende cerrar un proceso de cambio de la constitución, que sería en realidad la redacción de una nueva Constitución para un nuevo ciclo político limitando el debate exclusivamente al parlamento, acortando los debates a los temas previamente acordados por las fuerzas que acepten implicarse en el nuevo Pacto Constitucional.

El objetivo es evitar que la presión social que exige cambios profundos en el sistema político pueda imponer un verdadero proceso constituyente abierto al pueblo, y que pueda poner en cuestión los pilares básicos del sistema, la propiedad, la configuración centralista del Estado, la monarquía y los valores ideológicos patriarcales, reaccionarios y autoritarios, para ello necesita el sistema alcanzar un amplio consenso político y una cierta paz social para sentar las bases de un nuevo régimen a la medida del nuevo monarca que les permita mantener su dominio durante varias décadas.

Por todo ello desde el PCE planteamos la necesidad de conseguir una respuesta desde la máxima unidad de las fuerzas sociales, políticas, sindicales y ciudadanas que planteamos la necesidad de superar el agotado y carcomido régimen del 78, como paso imprescindible para construir un nuevo modelo de Estado y de de Sociedad, más justo, igualitario, democrático y social, en el que todos los pueblos del Estado puedan tener el derecho a definir su futuro en libertad, de manera que se configure un orden institucional que entregue el poder real a la ciudadanía, que permita una economía democrática y social.

El objetivo al que tenemos que dar forma en los próximos meses, mas allá incluso del proceso electoral es ganar las máximas alianzas para plantear un proceso constituyente abierto a la participación popular que se proponga la elaboración de una manera democrática y participativa, de un nuevo marco constitucional que permita consolidar derechos al trabajo, vivienda, educación, sanidad, etc., que reconozca el derecho a la autodeterminación de los pueblos del Estado, que ponga fin al sistema patriarcal, y consolide una democracia real, participativa y directa, para ello el PCE debe desarrollar una campaña activa y tener su propia interlocución.

Este Partido, con todos sus defectos, tiene capacidad de propuesta y de actuación para ir construyendo un discurso y unos planteamientos que nos permitan generar hegemonía, de manera de que la combinación de estos dos debate nos permita avanzar hacia la acumulación de fuerzas que permita superar la resistencia y pasar a la ofensiva en la defensa de una Ruptura Democrática que permita un Proceso Constituyente en el objetivo de construir un sistema social e institucional que dé una salida social, igualitaria y democrática a la crisis, para ello debemos afrontar el debate imprescindible partiendo algunas ideas y trabajar sobre ellas:

1- Necesidad de mantener la estrategia de construcción de la máxima Unidad Popular, en el sentido más amplio de la idea, partiendo de la realidad de que la crisis económica no se resolverá en beneficio de la clase trabajadora, sino que en los próximos meses puede arreciar, y como estamos viendo desde la Troika se volverán a pedir después de las elecciones más recortes y sacrificios a la mayoría social trabajadora.

Estos meses se ha desarrollado un trabajo, que aunque desigual ha supuesto abrir un cierto espacio de Unidad Popular todavía muy embrionario y desigual, pero que puede servir de base para el futuro.

Es pronto para hacer una valoración global del proceso de construcción de la Unidad Popular electoral, porque el proceso aún no ha terminado. Pero no lo es para hacer una valoración del primer episodio de este proceso: el de la construcción de la herramienta unitaria con la que concurrimos a las elecciones. Hemos tenido un desarrollo desigual, ha habido distintas velocidades en el Partido, desde un grupo de camaradas que se han desfondado cumpliendo los acuerdos, primero en sus territorios, y a nivel estatal después, a sitios en los que no se ha hecho prácticamente nada. No hemos hecho, como Partido en su conjunto, todo lo que se podía: pudimos y debimos crear más nodos y ganar más hegemonía



No obstante, el balance es positivo. Aunque empezamos tarde a coordinarnos (29 de Agosto), gracias al trabajo de un grupo de camaradas recuperamos el tiempo perdido e incluso nos pusimos a la cabeza. Y ello a pesar de los “palos en las ruedas” que nos han puesto, tanto agentes externos como internos ¿Qué no habríamos sido capaces de conseguir de haber comenzado antes a coordinarnos y de haberse involucrado más camaradas?

En este sentido debemos felicitar a quienes han trabajado en este sentido para hacer posible que en las próximas elecciones IU pueda aparecer ligado a este espacio de Unidad Popular.

2- Es fundamental tener claro que la correlación de fuerzas parlamentarias no puede ser el único elemento que determine el desarrollo de los procesos sociales y políticos, ese fue un error que cometimos en otro momento y que no podemos repetir. Tenemos que evitar que el debate constitucional que se va a dar en el próximo periodo, se haga exclusivamente en el ámbito institucional, tal y como pretenden las fuerzas del sistema y quienes quieren conseguir ser la centralidad del tablero, tenemos que implicar al conjunto de la ciudadanía en los procesos de transformación y ganar a la mayoría social trabajadora para que defienda un nuevo modelo de País.

3- Tenemos que estar preparados para lanzar nosotros el debate sobre la recomposición de la Izquierda en este momento de la lucha de clases, con el objetivo de romper los márgenes del sistema e impedir que lo hegemonicen quienes quieren limitar este proceso a lo que el sistema puede tolerar.

Este debate tiene que tener para nosotros un desarrollo en función de lo que podríamos llamar de círculos concéntricos, siendo el primero el debate en el PCE, donde las y los comunistas configuremos colectivamente nuestras posiciones, en segundo lugar en el
ámbito de las fuerzas rupturistas, para culminarlo en un tercer espacio, el de las fuerzas radicales, democráticas, o antiimperialistas, con la única condición de que este ultimo nivel sea totalmente inclusivo, nada sectario.

4. El objetivo final que nos marcamos en este debate es ganar la hegemonía social y política para dar el protagonismo del proceso de Ruptura a la mayoría social trabajadora, este será el objetivo del proceso congresual que vamos a poner en marcha con plenas competencias para tomar todo tipo de decisiones, incluidas las estatutarias, en materia de política estratégica y de alianzas, tal y cómo acordamos en el pasado

Comité Federal. Un proceso congresual en fases que también nos permita ser conscientes de la necesidad de afrontar con tiempo y profundidad el debate sobre cómo organizar una fuerza que como el PCE quiere hacer la revolución en el Siglo XXI, en el que en cada una señalemos bien los temas a tratar y se debata, se saquen conclusiones y se trasladen estas al modelo organizativo.

Para ello hoy ponemos en marcha la comisión de trabajo que desarrolle los acuerdos del
último Comité Federal, una comisión compuesta por las Secretarias Generales de la Federaciones más Cristina Simó, Ana Mata, y Julia Hidalgo que elaboraran el texto base sobre el que la permanente presentara la propuesta de documento a debatir, al mismo tiempo la Comisión de Organización planteará las propuesta organizativas y estatutarias, por ello vamos a realizar un debate a la ofensiva, con toda la responsabilidad y
profundidad en el objetivo de conseguir situar al PCE en las mejores condiciones para
confrontar con el capitalismo más agresivo e inhumano que ha conocido la historia de la humanidad.

En este mismo sentido planteamos organizar desde la FIM un encuentro ideológico para la primera quincena de Enero, previo a la celebración del Comité Federal que finalmente apruebe los documentos finales

5- Por ultimo no hay propuesta políticaa sin un marco programático, sin unas ideas básicas en torno a las que agrupar a la clase trabajadora en objetivos concretos, y en este sentido es bueno recordar el decálogo sobre el que hemos venido trabajando para dar contenido a nuestra propuesta social que ahora hay que poner en valor en la campaña electoral ya iniciada:

- Auditoría ciudadana de la deuda y rechazo de la que no se corresponda con el déficit generado por los servicios públicos y la protección social, lo que ya se ha demostrado que sería imposible sin la ruptura con la Europa del Euro, por lo que es necesario en la próxima campaña electoral poner en primer nivel el debate sobre el futuro de Europa

- Nuevo marco Constitucional fruto de un proceso constituyente de carácter abierto y participativo que fije la prioridad absoluta del gasto público en pensiones, desempleo y servicios públicos esenciales sobre cualquier otro compromiso. Derogación de las reformas laborales, tanto del PSOE, como del PP y de la reforma de las pensiones y del artículo 135, además de contemplar la posibilidad de que el pueblo español pueda decidir entre Monarquía y República

- Defensa de la denuncia del Tratado con los EE.UU. el cierre de las bases militares de los
EE.UU. en suelo español y la salida de la OTAN.

- Programa de empleo público para las personas desempleadas sin subsidio y el derecho al trabajo garantizado como derecho subjetivo para quienes no tengan otra prestación asegurando un salario mínimo de 1.000 euros y ninguna pensión por debajo del salario mínimo.

- Defensa de un modelo productivo y de desarrollo plenamente sostenible, que recupere un Medio Ambiente cada vez mas supeditado al interés económico.

- Defensa de las políticas de igualdad como garantía de una sociedad justa y solidaria. Igualdad real entre mujeres y hombres frente a los retrocesos que el PP está llevando a efecto en los derechos conquistados durante décadas de lucha del movimiento feminista.

- Reforma fiscal progresiva e intensificación de la lucha contra el fraude.

- Defensa de una España Federal, con una democracia avanzada, participativa que contemple el derecho de autodeterminación con lo que este implica de cambiar la constitución española de forma que se pueda realizar un Referéndum donde los Pueblos del Estado puedan decidir libremente sobre su futuro, y con una plena separación efectiva entre Iglesia y Estado.

- Creación de un sistema de banca pública que realice funciones de banca al por menor (cajas de ahorros), banca de desarrollo (reconversión del modelo productivo) y banca del estado (deuda pública).

- Garantizar legalmente el derecho a la vivienda y llevar a cabo medidas favorables a las familias hipotecadas desde una moratoria inmediata de los desahucios y la reconversión de las hipotecas en alquiler social.

- Control ciudadano y popular sobre el gasto y la gestión pública. De forma especial de los canales de distribución y comercialización para evitar oligopolios que arruinen a los agricultores y que especulan con los productos alimenticios.

- Plan especial y urgente dedicado a la recuperación de la Juventud que garantice un futuro digno a las nuevas generaciones que hoy sufren el paro y la marginación social.

Aunque este Comité Federal tiene por objeto debatir sobre la realidad española en este momento, no podemos dejar de plantear dos elementos de referencia en relación a la situación internacional, por una parte denunciar cómo el imperialismo está llevando el dolor y la destrucción a todos los rincones del Planeta donde pone sus garras, desde Afganistán a Mali, desde Irak a Siria, pasando por la guerra de Libia, de quien por cierto ya nadie recuerda nada.

En todas estas agresiones la OTAN, la maquinaria de muerte más cruel que ha conocido la historia de la humanidad, se pone al servicio de los intereses del imperialismo, por ello, tenemos que seguir defendiendo el desarrollo de un potente movimiento por La Paz y la solución negociada de los conflictos, denunciando que las guerras y las agresiones imperialistas son los mejores aliados del terrorismo, porque que nadie se engañe no les importa acabar con el terrorismo, sino al contrario el terrorismo se convierte en la mejor excusa para conseguir su objetivo final que no es otro que el de apoderarse de los recursos naturales del planeta para ponerlos al servicio del capital internacional, por ello participamos activamente en todas movilizaciones que se desarrollan contras las maniobras de la OTAN.

La victoria de Erdogan en Turquía es una mala noticia para el pueblo turco, el kurdo y para la libertad y la democracia. Su apoyo incondicional a la OTAN, su servilismo hacia la UE y sus leyes represoras junto a oscuros atentados que no se sabe de dónde vienen, sin duda van a traer muchos problemas en este país que fue muchos años ejemplo de laicidad e incluso de progresismo. El PCE exige al Gobierno español y a la UE que se supriman los tratados de preferencia con un país que tiene un perfil de gobierno dictatorial del que la primera víctima es el propio pueblo turco.

La lucha del pueblo Palestino está sufriendo de nuevo estas semanas una fuerte represión por parte del gobierno de Israel, con decenas de muertes, miles de heridos y destrucción de viviendas, hospitales,... desde el PCE exigimos al gobierno de España que condene

estos asesinatos y que apoye la creación YA de un Estado palestino, mientras tanto apoyamos todas las movilizaciones de apoyo que se realicen en España y la campaña del BDS contra el consumo de productos israelíes.

El Frente Polisario celebrará en el mes de diciembre su Congreso en una situación límite por la destrucción de muchos de sus campamentos por las recientes lluvias, además de las agresiones de Marruecos celebrando el aniversario de la marcha verde agrediendo a los saharauis moral y físicamente. El PCE participará en el Congreso y también en las campañas de apoyo a este pueblo que lleva 40 años de lucha sin cuartel contra su ocupación.

Por otra parte una vez más, denunciamos cómo el imperialismo, está tratando de acabar con las experiencias de gobiernos populares en América Latina porque están demostrando que se pueden hacer las cosas de otra manera, que se puede poner la economía, los recursos naturales al servicio del ser humano. Los éxitos de Ecuador, Bolivia, Venezuela, el mantenimiento firme de la Revolución Cubana son ejemplos que el imperialismo no puede soportar sin endurecer sus ataques, sin parase en nada, sin importarle el dolor humano que provoca, por ello mostramos nuestra solidaridad y apoyo para las candidaturas que apoyan el proceso bolivariano en las próximas elecciones de Venezuela.

Madrid, 8 noviembre 2015

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles