Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Comunicado PSUC-PCE


El reto catalán



PSUC-PCE / 28 oct 14

Ante la paralización por parte del Gobierno del Partido Popular y del Tribunal Constitucional de la consulta aprobada por el Parlamento de Cataluña, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha decidido hacer un uso claramente personal de la situación, planteando una salida que divide a quienes hemos venido defendiendo el derecho a decidir y sobre todo devalúa la solvencia de la propia consulta, que necesita de la máxima credibilidad interna y externa para ser aceptada por la comunidad internacional.

Por lo tanto estamos ante una actuación de CiU y del presidente Artur Mas que hay que poner en evidencia, para que quede bien claro que, si el objetivo en este momento es darle la palabra al pueblo de Cataluña, lo que hay que hacer es convocar elecciones anticipadas y que el nuevo gobierno, con un programa refrendado en las urnas, pueda afrontar la actual situación de bloqueo, y hacerlo no sólo en la cuestión de la relación de Cataluña con el resto del Estado, sino también, y de forma urgente, en cómo afrontar la salida de la crisis en favor de la mayoría social trabajadora.

Es una realidad cada vez más evidente que no hay otra manera de resolver el conflicto que no parta del ejercicio democrático del derecho a decidir. Para ello se debe, desde la negociación, fijar las reglas del juego. Ni la negación del derecho a decidir de los catalanes ni el unilateralismo tienen salida. Pueden servir, como mucho para mantener la tensión y adhesión a las posiciones políticas de algunos, pero no resuelven el conflicto, como no lo hace la propuesta denominada "proceso participativo" que trata de sustituir a la consulta y que está instalada en la más absoluta confusión.

En todo caso es evidente que lo que pretende CiU no es un proceso de participación democrática para conocer la opinión de la ciudadanía de Cataluña, ya que este proceso democrático requiere al menos tres condiciones: reglas claras y públicas, debate libre y plural entre las diferentes posiciones; y criterios nítidos para medir los resultados. Y ninguna de estas tres condiciones se dan.

La propuesta del presidente Mas parece ser el primer acto de una campaña para convocar unas elecciones plebiscitarias, pretendiendo encabezar una candidatura configurada exclusivamente en torno a la defensa de una declaración unilateral de independencia, y sin ninguna otra propuesta programática o compromiso sobre las políticas a realizar.

Estamos pues ante un proceso, confuso y sin reglas claras, que se presta a la mayor de las manipulaciones. Estas son las razones por las que no se puede compartir lo que puede ser el último engaño a la ciudadanía por parte de la derecha catalana, cómplice de los gobiernos centrales en limitar la soberanía de Cataluña para entregársela a la Troika.

Por lo tanto ni el PSUC, ni el PCE podemos avalar o apoyar una propuesta confusa que se presta a la manipulación de la ciudadanía y que no ha sido consensuada por los partidos que estábamos en el acuerdo de la consulta. No se nos puede exigir que hagamos seguidismo de lo que creemos es un engaño al Pueblo Catalán.

La única manera de no amanecer el día 10N con una sensación de engaño colectivo es trabajar para conseguir una movilización social al servicio del derecho a decidir, que es lo que nos une a la mayoría de la ciudadanía. Lo que se necesita es una movilización que agrupe el máximo de ciudadanos en torno a dicho objetivo que todavía no hemos alcanzado y, al mismo tiempo, no quedarnos en el simple rechazo a la propuesta, hay que presentar una alternativa.

En este momento, con total lealtad al Pueblo Catalán, desde el PSUC y desde el PCE queremos plantear con claridad una propuesta para resolver en positivo la actual situación, propuesta que debe partir de la necesidad de acumular fuerzas en el objetivo de conseguir hacer realidad un proceso constituyente del Estado español, proceso del que salga una nueva Constitución que posibilite de forma clara el derecho a decidir de los pueblos que conforman el Estado Español.

Un Nuevo Proceso Constituyente que debe reconstruir las bases económicas, políticas, sociales y territoriales en las que se asienta el proyecto común de Estado basado en el respeto verdadero a los valores y derechos humanos, algunos de ellos mencionados en la actual Constitución, pero desgraciadamente no ejercidos ni respetados en la práctica, como son el trabajo, la salud, la educación, la vivienda, la libertad de expresión y manifestación y la participación política, y que permita el ejercicio del derecho a decidir, por todos los pueblos del Estado español, un Proceso Constituyente que debe ser Federativo y Republicano, que conforme una propuesta de relación entre los distintos pueblos de España, que sea una nueva oportunidad para conseguir que la cooperación comporte muchas más ventajas que el alejamiento.

PSUC-PCE
Cataluña, Octubre 2014

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles