Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Comité Federal PCE. Madrid, 18 octubre 2014


Informe al Comité Federal del PCE: 'Por una salida anticapitalista, social, antipatriarcal y democrática de la crisis'



PCE / 22 oct 14

1.- INTRODUCCIÓN

Cada vez es más evidente que estamos ante el agotamiento de un modelo político, económico e institucional que ha sido hegemónico en España desde la Transición. El agotamiento de este modelo supone para la burguesía por un lado un freno para la acumulación de capital que puede amenazar su propia perpetuación como bloque dominante en nuestro país; y por otro lado está suponiendo, la progresiva ruptura de importantes sectores sociales, que sin ser objetivamente revolucionarios no asumen este modelo político e institucional.

De esta forma el debate político en España queda marcado en este momento por las salidas que se dan a una crisis que en nuestro país como decimos toma la característica de fin de ciclo, o de régimen, nos encontramos con la confrontación entre la salida neoliberal sustentada en los recortes sociales y los retrocesos democráticos, o una salida social en torno al empleo digno y la democracia participativa.

Por un lado el PP y los poderes dominantes están aplicando una salida neoliberal planteando toda una serie de recortes sociales, sustentado en un ajuste salarial permanente, junto con una actuación autoritaria de los poderes del Estado y un intento de imponer unos valores reaccionarios y patriarcales sobre los que sustentar su dominio, esta salida de culminar sus objetivos significaría la puesta en práctica de una verdadera dictadura de los mercados sobre la ciudadanía.

Esta recomposición del bipartidismo monárquico significaría la recomposición y profundización del dominio de una oligarquía nacional, supeditada a los intereses del capital internacional, por el contrario su derrota nos permitiría el avance hacia un proceso de ruptura constituyente en una perspectiva anticapitalista y de regeneración democrática.

El objetivo de esta propuesta es concretar el trabajo inmediato del PCE en el marco político, social e institucional más delicado de las últimas décadas en nuestro país. Del éxito de nuestro trabajo dependerá el futuro inmediato del PCE como una herramienta válida para los trabajadores y trabajadoras, en el marco de la máxima unidad de las fuerzas populares en el desarrollo de una nueva etapa de la Alternativa Democrática, Social, Anticapitalista para salir de la crisis.

2.- AGOTAMIENTO DEL MODELO O REGIMEN DE LA TRANSICION

La crisis económica ha roto con los elementos materiales y los consensos sociales que permitían la perpetuación del modelo social e institucional surgido de la Transición, lo que ha desembocado en una crisis política y de legitimidad que pueden alcanzar a todos los niveles de la sociedad, incluso a los que hemos confrontado con el poder.

En estos momentos hay claros síntomas de descomposición del sistema, la pérdida de confianza en la Monarquía española, la superación del modelo autonómico, la ruptura del diálogo social de manera unilateral por la patronal con el apoyo institucional de los gobiernos del PP y PSOE, mediante las sucesivas reformas laborales, la extensión de la corrupción, todo ello reflejado en síntomas de agotamiento de los tres partidos que han sustentado el bipartidismo monárquico (PP, PSOE y CiU).

La realidad política e institucional que resulte de este fin de ciclo, no está determinada ya que el cambio de régimen no tiene por qué ser obligatoriamente, cambio de sistema, como ejemplo valga el del fin del régimen italiano derivado de la II Guerra Mundial y su sustitución por el actual régimen, todo un ejemplo, por lo tanto es necesario asociar que el final del modelo o régimen de la transición solo puede ser favorable para los trabajadores con una salida, Anticapitalista, Social, Antipatriarcal y Democrática de la crisis, resolviendo en favor de las capas populares, la confrontación que se da entre los sectores del capital español sustentado por el bipartidismo monárquico, y los sectores populares agrupados en una opción de Unidad Popular que configure un Bloque Social y Político de Carácter Alternativo.

Por lo tanto desde el PCE tenemos que definir el concepto de fin de ciclo, como la comprensión por parte de la oligarquía dominante de que su dependencia del capital exterior y la configuración actual de la Union Europea del Euro, le impide el relanzamiento de la actividad económica sobre las bases que caracterizaban el modelo de capitalismo resultante de la Transición, por lo tanto la salida neoliberal, antisocial de la crisis necesita también poner fin al modelo o régimen institucional salido de la transición y sustituirlo por otro que asegure poder mantener su hegemonía y dominio.

Ya no estamos por tanto ante políticas que entendían la crisis como una cuestión coyuntural (un ejemplo de ello eran los planes E), sino ante el intento de que el capital consiga un cambio estructural para dar salida a la crisis estructural del capital en España, en definitiva, la recomposición del capital en España, tanto a nivel económico como a nivel político, pasa por consolidar una nueva etapa del bipartidismo monárquico con los cambios y ajustes necesarios.

En este objetivo, la debilidad histórica de la oligarquía española y el derrumbe del modelo económico que ha desarrollado en los años finales del siglo XX, le obliga a buscar el amparo del capital financiero internacional lo que lleva consigo la obligación de aplicar en España programas de ajuste que se justifican entre otros argumentos por el pago de una deuda injusta ilegitima, procedente de intereses abusivos, aparecen mecanismos internacionales de imposición, como la llamada política económica del Euro, una herramienta de una salida antisocial de la crisis, a través de una auténtica dictadura de los mercados, sustentada en una acción autoritaria de los gobiernos, lo que hacen que nuestra alternativa tiene que tener un claro sentido democrático.

Este triunfo de la salida neoliberal, requiere por tanto la superación del actual modelo político español tal y como lo conocemos. Los altos costes sociales y los cambios políticos e institucionales que requiere la salida neoliberal necesitan un dominio conservador en nuestro país, no se hace sobre simples bases de alternancia política sino de fortalecimiento del bipartidismo monárquico en forma del llamado Pacto de Estado, tome forma de Gobierno de coalición PP-PSOE o de acuerdos parciales que garanticen la "estabilidad" del sistema. En este momento tenemos que combatir la idea de consenso y paz social que trata de implantar el PP, porque supondría la imposibilidad de generar la mayoría social necesaria para ganar la batalla.

En este sistema la corrupción es pieza fundamental, ya que engrasa la maquinaria, por ello es clave que la lucha por la regeneración democrática forma parte de la misma lucha por una salida social de la crisis, y las propuestas de actuación tenga también un sentido social, pero para tener credibilidad en nuestras propuestas tenemos que dejar bien claro nuestra actuación frente a situaciones ligadas con la corrupción sistémica que hayan podido ocurrir con miembros de nuestro Partido y de IU, en este sentido una resolución que se incorpora en el punto quinto de este informe desarrolla más ampliamente este tema.

La gestión de la crisis del Ébola es significativa en este sentido, evidenciando por una parte como las privatizaciones, la supeditación del interés general a lo privado debilita la capacidad del Estado para responder a situación problemáticas, y por otra como a nivel planetario el capital no tiene interés por resolver los problemas de la humanidad en tanto no afecten a la tranquilidad del primer mundo, no olvidamos que el Ébola lleva décadas provocando víctimas en África sin que se hayan preocupado nadie por atajarlo, al mismo tiempo queremos resaltar la diferencia que supone que mientras los EE.UU. enfrentan esta situación mandando soldados, que por cierto utilizaran suelo español como plataforma de transito, Cuba envía decenas de médicos al terreno.

De esta forma los y las comunistas entendemos que una salida antisocial de la crisis, basada en una política de ajuste salarial permanente, solo será posible por medio de un continuo retroceso de las condiciones sociales y laborales de la mayoría social trabajadora, sin precedentes y de un ataque importante a los derechos ciudadanos y eliminado cualquier mecanismo de participación democrática y de la propia soberanía nacional de nuestro país, por ello debemos confrontar con los intentos de criminalizar la protesta y de generar una legislación represiva que permita imponer las políticas mas antisociales.

Esta política autoritaria del Gobierno del Partido Popular y el comportamiento de la Unión Europea en el conflicto interno que vive Ucrania, están facilitando el crecimiento del Fascismo militante, por ello nuestro Partido debe situarse en primera linea del combate a nivel nacional e internacional frente a este resurgir del fascismo, como instrumento del capital para consolidar su dominio.

La postura que el PCE viene manteniendo en el conflicto ucraniano tiene ese sentido, la defensa del derecho de cada pueblo a decidir su futuro y la denuncia del papel jugado por la Unión Europea como valedora de un Golpe de Estado que llevo al fascismo al Gobierno de Ucrania.

3.- LINEA POLITICA DEL PCE: NUEVA FASE ALTERNATIVA SOCIAL, ANTICAPITALISTA Y DEMOCRATICA A LA CRISIS

La línea política del Partido debe seguir marcada por el objetivo de movilizar al conjunto del PCE en lograr la unidad de la izquierda en torno a una Alternativa social, anticapitalista y Democrática a la crisis.

En lo táctico, el trabajo del PCE se dirige a la profundización del conflicto social por medio del impulso de un ciclo de movilizaciones masivas y unitarias en contra de los programas de ajuste, para en lo estratégico, conseguir que la superación del sistema heredero de la transición se realiza en un sentido democrático, social y anticapitalista, es decir, hacer frente al intento de restauración borbónica, para desde su derrota, abrir un proceso constituyente en torno a un eje federal y republicano, en lo que hemos llamado Alternativa Social Anticapitalista y Democrática que en sus aspectos económicos hemos venido definiendo desde 2010 y en sus aspectos políticos e institucionales se planteó en la I Conferencia Republicana del PCE, que deberían ser actualizados.

Este proceso de derrota del modelo rentista, oligárquico en su vertiente más especulativa, por parte de una alternativa basada en la sociedad del trabajo y con una democracia participativa, requiere definir con precisión cuál es la contradicción política que hay que resolver, contradicción que mantenemos se sitúa en este momento histórico entre una salida neoliberal a la crisis, basada en el ajuste y los recortes, o una salida social basada en el pleno empleo, el estado social y la democracia participativa, por lo tanto el objetivo del PCE debe ser conseguir la máxima unidad social y política para resolver favorablemente la contradicción central en estos momentos se da entre restauración y construcción de un nuevo modelo de Estado, a conseguir este objetivo debemos dedicar todas nuestras energías.

En función de este objetivo central el Partido debe trabajar para romper La Paz Social que consolidaría la restauración, es necesario confrontar con las políticas antisociales, autoritarias, reaccionarias, patriarcales del sistema con un gran ciclo de movilizaciones unitarias, que desemboquen en unas JORNADAS DE PROTESTA CIVICA, ya que desde el PCE se considera que se dan las condiciones para que las capas populares, la mayoría social trabajadora responda a las agresiones del capital con una gran movilización al estilo de una Huelga General que no sea solo laboral, sino de toda la sociedad.

Al mismo tiempo es necesario convertir las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales en un verdadero plebiscito que permita abrir un nuevo proceso constituyente en nuestro país. Objetivo que requiere una política de alianzas de todo tipo que conforme un bloque social, político de carácter alternativo en la propia lucha unitaria.

Se hace al mismo tiempo necesario avanzar hacia una Plataforma Programática Común de las fuerzas populares que estén por ganar el proceso constituyente, y hacerlo sobre unos puntos mínimos de coincidencia, que no puede ser un programa electoral y que ponga en evidencia que es posible conseguir una alternativa de carácter democrático y social al actual régimen.

Programa Político que debe contar con dos patas, una social dirigida a acabar con el paro, la deuda de las familias que les hace imposible cualquier planteamiento de futuro, el problema de la vivienda, la nacionalización de la banca y la falta de Estado social. Otra basada en la democracia participativa; en torno a la reforma electoral, mecanismos de democracia directa y de separación de lo político con la empresa (combatir la corrupción) y la recuperación de la soberanía nacional. Programa por tanto de transición que garantice una salida a la crisis a través de una democracia política y social capaz de generar un bloque social alternativo capaz de derrotar los programas de ajuste y abrir un proceso constituyente hacia la III República Federal Española, es lo que IU está afrontando en un proyecto político para un nuevo modelo de Estado.

Desde el PCE aportamos a este debate nuestras propuestas que hemos venido elaborando desde hace meses y que situamos como anexo a este documento.

Por ello el PCE debe asumir el reto que se nos plantea, el reto de contribuir a la preparación de una alternativa que demuestre que es posible gobernar de otra manera, creando empleo estable y de calidad, auditando la deuda externa para no pagar la que no tenga relación con gastos sociales o de interés público, cambiando el modelo productivo para acabar con la especulación, configurando un modelo de democracia participativa que permita a la ciudadanía decidir directamente sobre los temas que le afectan directamente, culminando la igualdad de género y permitiendo a las mujeres ejercer el derecho a decidir sobre su cuerpo su vida, configurando un Estado Multicultural, plurilinguistico y plurinacional en forma de República Federal, y hacerlo como hemos dicho en el marco del proceso que tiene en marcha IU para presentar un nuevo modelo de Estado.

La situación de Cataluña hace mas evidente que nunca que solamente en el marco de un proceso constituyente de todo el Estado español se puede conseguir hacer realidad institucional y jurídica la posibilidad de que los distintos pueblos del Estado español ejerzan el derecho a decidir con plenas garantías democráticas, en consecuencia es el momento de poder desarrollar una ofensiva política en todo el Estado, pero de forma especial en Cataluña, sobre nuestras propuestas de Estado Federal y derecho a decidir.

4.- TRABAJO DEL PCE PARA EL SIGUIENTE PERIODO

Desde este reto debemos tener claro los objetivos concretos, los tiempos, la realidad en la que nos movemos, sabiendo que las batallas nunca las ganan las vanguardias solas, si no cuentan con el apoyo de la mayoría social.

La nueva etapa de la Alternativa Social Anticapitalista y Democrática debe partir de dos realidades objetivas sobre las que construir nuestra estrategia a medio y largo plazo.

1.- La actual Constitución de 1978 difícilmente podrá ser cambiada en lo fundamental dentro del marco de reforma establecido por la propia constitución sin una ruptura social y democrática.

El PCE tiene que desarrollar sus propias aportaciones al proyecto de generar una mayoría en favor de un proceso constituyente en el Estado español, para ello debemos constituir una comisión especifica que haga un seguimiento al proceso.

2.- En el marco de la actual UE, de la llamada Europa del Euro no pueden tener solución los problemas de la gente trabajadora porque su entramado neoliberal y antidemocrático no lo permitirían.

De esta realidad sale la necesidad de conseguir un proceso constituyente para España y para Europa, porque son en estos procesos donde podemos tratar de que impongan los intereses de la mayoría frente a los de la minoría que defiende el Capital, es lo que llamamos la lucha por el poder en paralelo a las luchas por los gobiernos (por poner un ejemplo en Venezuela, después de casi 20 años de gobierno se está en la fase de reparto de los beneficios del Estado entre la mayoría pero siguen fuertes los mecanismos de una economía capitalista, no se tiene todo el poder).

Cuatro ejes deben concretar nuestras luchas, social, republicano, feminista y juvenil, para conseguir integrar a la mayoría social trabajadora en la dinámica de la rebeldía y la confrontación con el intento de imponer la restauración borbónica al servicio de los mandatos de la troika, desde estos cuatro ejes, en lo concreto aparecen tareas claras que requieren para su desarrollo asumir planes de trabajo específicos:

Poner todo el esfuerzo en desarrollar la Red de sindicalistas de IU como instrumento de trabajar la politización del sindicalismo, y hacer un mapa de los conflictos sociales/laborales para actuar en ellos

Plantear las Jornadas de Protesta Cívica de Noviembre como instrumento que pueda sumar a la mayoría social trabajadora al conflicto desde la solidaridad activa y la implicación concreta, en un momento en el que no está en el horizonte la convocatoria de una huelga general, esta forma de movilización general que puede contemplar desde Asambleas Ciudadanas, gestos de desobediencia cívica, manifestaciones, encierros, etc. para ello debemos explicar bien la propuesta a colectivos sociales y sindicales para conseguir que pueda abrirse camino, y la implicación en la privatización de los instrumentos públicos de política de vivienda, hay que ver la forma de organizarla, tarea que puede impulsar la Comisión Ideológica y de Organización.

Debemos analizar nuestro trabajo en los movimientos sociales y con los espacios unitarios como el Frente Cívico, la Cumbre Social, la JER, el MDM, u otras instancias unitarias para avanzar en la configuración de ese carácter de bloque social, es necesario crear espacios de coordinación que pueden no ser muy mediáticos pero si deben ser efectivos.

Preparar bien el próximo Encuentro Republicano convocado por la JER para que tenga amplia participación y paletee un discurso sólido de alternativa hacia la III República con amplia base social.

La consolidación del Movimiento Democrático de la Mujer debe ser tarea de todo el Partido, y al mismo tiempo debemos desarrollar campañas específicas como partido en la lucha contra el reforzamiento del patriarcado que pretende la derecha y por la plena emancipación de la mujer.

Cobra en este momento especial importancia el desarrollo de las políticas que plantea la UJCE, para conseguir que la juventud de integre en la movilización desde un papel de vanguardia.


En consonancia con estos planteamientos hay que trabajar para que las movilizaciones convocadas para el próximo otoño sean una gran muestra de contestación social que demuestre que la derecha no ha conseguido convencer a la mayoría social trabajadora de que su modelo de salida antisocial de la crisis es el único posible, para ello es fundamental hacer de esas fechas, unas verdaderas Jornadas de Protesta Cívica de carácter descentralizado y que tengan un gran alcance para que suponga un punto de inflexión en la lucha contra los programas de ajuste y de recortes sociales. Los objetivos de las Jornadas de protesta cívica son al menos estos cuatro:

1.- Lograr la unidad entre las realidades representadas por el sindicalismo de clase y los movimientos populares emergentes.

2.- Influir en los cuadros y bases sindicales para avanzar hacia una línea de movilización y conflicto social.

3.- Sumar al conflicto a nuevos sectores sociales, como los estudiantes de enseñanzas medias, sectores de trabajadores desempleados y los trabajadores inmigrantes. De manera principal el trabajo del Partido se debe centrar en impulsar las movilizaciones de parados, de manera similar al trabajo realizado en el marco de las hipotecas y desahucios.

4.- Condicionar el debate político desde el conflicto social y evitar los intentos del bipartidismo de imponer una agenda meramente electoral al movimiento.

La idea es hacer coincidir en Noviembre encierros de cargos públicos, asambleas de trabajadores, movilizaciones de parados, encierros de estudiantes, acciones en la calle y actividades culturales que desemboquen, si así lo aprueba la coordinadora de las marchas del 22-M, en una masiva y contundente semana de Movilización que tenga su mayor expresión en el día 29 de Noviembre, por ello toda la actividad del Partido en este tiempo tiene que tener como referente potenciar esta movilización.

Los marcos de actuación se desarrollan en el Plan de Trabajo que se adjunta y que debe ser discutido y organizado en el Conjunto del Partido en los próximos días, al mismo tiempo este Plan de Trabajo requiere de la actividad coordinada del conjunto de las secretarías y comisiones de trabajo del Partido, junto a la preparación de instrumentos que nos permitan afrontar el reto con éxito:

1.- Dedicar un número de Nuestra Bandera y a la línea política del PCE para este periodo, así como una separata especial de Mundo Obrero dedicado al trabajo del PCE y nuestra propuesta de Jornada de Protesta Cívica para el número de octubre, activando en la Pagina Web del Partido un foro para debates abiertos.

2.- Edición de un material de agitación para las agrupaciones, de un carácter muy pedagógico, para permitir el trabajo de nuestras agrupaciones en los espacios políticos unitarios dando prioridad a los que consideremos más significativos, así como permitir la unidad en torno a nuestra propuesta des Jornadas de Protesta Cívica. De esta forma el PCE podrá ser reconocido en los ámbitos unitarios sin la necesidad de recurrir a la nuestras siglas y símbolos, y evitar así los enfrentamientos dentro de las asambleas y manifestaciones, esto nos obligará a sacar material firmado: banner, carteles, octavillas, pegatinas, carteles ventana, junto a material no firmado pero con la misma imagen corporativa y el blog del PCE contra la crisis como camisetas, chapas, pancartas para colgar en balcones, carteles.

3- Plantear las entregas de carnet durante un periodo de tiempo concreto, por ejemplo del 1 de Enero al 14 de Abril, y hacerlos como actos políticos abiertos.

4- En un horizonte más lejano pero que debe prepararse desde este momento, se propone celebrar una Conferencia Ideológica sobre la primavera del 2015 que nos sitúe en la fase social y política resultante de las luchas sociales, laborales e ideológicas que se van a dar en este año desde una perspectiva ideológica.

En consecuencia es necesario que la S. de Organización prepare un buen esquema que recoja todas las acciones, campañas y actividades que se proponen las sitúe en el tiempo y le de coordinación, una verdadera hoja de ruta para romper la Paz Social que pretende imponer el gobierno, es fundamental para su realización que las tareas que se aprueben sean asumidas por los cuadros medios y agrupaciones del Partido, para ello se convocara, en paralelo al Comité Federal, una reunión de la Comisión de Organización, y las secretarias directamente implicadas en este proyecto, de manera que se pueda hacer un seguimiento de los acuerdos.

Nada de lo planteado anteriormente sería posible si no somos capaces de avanzar en una política de Unidad Popular que sustente la construcción de un Bloque Social y Político de carácter Alternativo, que parte de reconocer que muchas personas de izquierdas no se sienten representados por las fuerzas políticas de izquierdas, por lo tanto cualquier llamamiento a constituir un Bloque Social y Político de carácter alternativo tiene que tener en cuenta a los sindicalistas, y a los activistas sociales que en las mareas, en las marchas por la dignidad o en la lucha contra los desahucios defienden los derechos de la mayoría social trabajadora, y que hoy no está vinculada a ninguna fuerza política organizada.

Al mismo tiempo tenemos que avanzar en hacer de IU, un verdadero Movimiento Político y Social con formulas organizativas mas dinámicas y elementos de participación directa de la militancia en todos los ámbitos de la organización, de forma especial en la elección de representantes institucionales, e instrumentos de control interno y externo.

Solo desde este reconocimiento, de que la izquierda no cabe en un solo movimiento, o en una sola fuerza política es posible avanzar en la constitución de esa unidad tan necesaria en estos momentos de la mayor agresión del capital que conoce la historia, constituir un Bloque Social y Político que pueda dar la batalla en la calle, en la movilización, en las instituciones, no se trata por tanto solamente de organizar una operación electoral, al contrario, el verdadero reto es avanzar en la construcción de un nuevo modelo de sociedad, desde el máximo respeto a las características de cada colectivo, desde el mantenimiento de los distintos perfiles, anteponiendo lo que nos une a las legítimas diferencias que existen, acordando un programa de mínimos que ilusione a la mayoría social trabajadora, el objetivo no es alcanzar el gobierno simplemente, es ganar para transformar.

Hay que derrotar democráticamente al bipartidismo monárquico en la lucha social y también en la electoral, esta debe ser la base de nuestra participación en los proceso de convergencia y hacerlo desde nuestra propia identidad, desde nuestros perfiles para trabajar de forma sincera y leal a la construcción de una salida democrática y social a la crisis, el reto es construir un Bloque Social y Político de carácter alternativo que tenga vocación de mayoría, y para ello el espacio que se esta configurando en función del llamamiento del Frente Cívico es un buen instrumento ahora toca a cada fuerza política o social pronunciarse y asumir su propia responsabilidad ante los millones de ciudadanos y ciudadanas que reclaman esa unidad, desde el PCE ya hemos dicho y repetimos que asumimos de forma solidaria y cooperativa este reto.

También desde lo concreto el Partido está aportando a IU su valoración y propuestas sobre la posible configuración en algunos municipios de candidaturas de Unidad Popular, en lo que se ha venido a denominar "ganemos" o "mareas atlánticas", pero que pueden tener otras denominaciones.

Es importante llenar de contenido programático/político los espacios de confluencia, ya que en estos momentos cobra más importancia que nunca situar bien la lucha ideológica, porque no se puede plantear la construcción de una alternativa para un nuevo proyecto de sociedad, sin darle un sustento ideológico alternativo, lucha ideológica que debe ir configurando espacios de construcción de Poder Popular a modo de contrapoderes que confronten con el sistema directamente.

En este sentido no podemos dejar olvidado nuestro trabajo en el Movimiento Obrero y de forma concreta en el sindicalismo, desde nuestra participación en las elecciones sindicales en el marco de CC.OO. trabajando por avanzar en el sindicalismo sociopolítico, critico, basado en la acción sindical de base en las empresas, un sindicalismo que pueda confrontar con los intentos de situar las relaciones laborales en una lógica neoliberal que impida la organización de la clase trabajadora para defenderse de las agresiones del capital.

Por último poner de manifiesto que el mejor arma que tiene el Partido para este momento convulso y conflictivo es la unidad interna y externa, unidad construida desde el debate y la configuración colectiva de la opinión y de las decisiones que se tomen en el seno del Partido.

5. El PCE condena el uso de tarjetas “black” por consejeros de Caja Madrid y Bankia y pide responsabilidades políticas

El Comité Federal del Partido Comunista de España condena con firmeza y contundencia el uso de las llamadas “Tarjetas Black” por consejeros y exconsejeros de Caja Madrid y Bankia durante al menos diez años.

Consideramos que estos hechos son inaceptables y que todas las personas que estén implicadas deben devolver inmediatamente el dinero gastado y hacer frente a las responsabilidades penales y civiles en las que pudieran haber incurrido. Además hacemos un llamamiento a las organizaciones a las que representaban estos consejeros para que abran una investigación y adopten las medidas necesarias para impedir que hechos de estas características se repitan, suspendiendo cautelarmente la militancia, abriendo expediente sancionador y poniendo a disposición de la justicia la información recabada que fuera susceptible de ser punible por ley. En especial consideramos que estas medidas deben ser inmediatas en los consejeros que supuestamente representaban a organizaciones obreras y de la izquierda transformadora, como CCOO e IU, siendo una responsabilidad que va más allá de los consejeros implicados y por la que deberían rendir cuentas y dimitir aquellos/as que tienen responsabilidades políticas por acción u omisión.

Ninguno de los consejeros salpicados de este escándalo está afiliado a nuestra organización y Moral Santín, el segundo consejero que más dinero gastó con estas tarjetas, ya no es miembro de Izquierda Unida.

El uso de estas tarjetas es un absoluto abuso de una función, la de representar a la ciudadanía en los consejos de las Cajas de Ahorro, cuya única finalidad debería haber sido el velar por la gestión correcta, equitativa y democrática de las Cajas y no el enriquecimiento personal. Estas actitudes solo contribuyen a aumentar el descredito de los representantes públicos ante la ciudadanía.

Al Partido Comunista de España le parece una desfachatez que el pueblo esté sufriendo el paro, los desahucios y continuos recortes en servicios públicos y que al mismo tiempo estos consejeros siguiesen “tirando de tarjeta” sin ningún pudor, completamente ajenos a la situación en la que vivimos la mayoría de la población.

Desde que comenzó la crisis la banca no han parado de recibir dinero público para paliar la mala gestión realizada por estas entidades sin la exigencia de responsabilidades a sus gestores, rescates que lo único que han hecho es mantener sus beneficios y traspasar rentas de la clase trabajadora a entidades especuladoras y con gestores cada vez más en entredicho.

Las tarjetas “black” no vienen más que a confirmar que es la banca la que realmente ha vivido por encima de sus posibilidades, y no los ciudadanos como nos quieren hacer creer. Que Bankia se ha dedicado a desahuciar de sus casas a miles de personas con dificultades para pagar las hipotecas y a engañar a pequeños ahorradores que han visto, estupefactos, como desparecían sus ahorros, sin que las autoridades hicieran nada para impedirlo, mientras sus consejeros vivían a todo tren, con retribuciones exageradas y gastando sin ningún límite el dinero de la ciudadanía.

Estas cuestiones no hacen sino apoyar nuestra apuesta de una Banca Pública gestionada de manera transparente y democrática bajo control social, donde se rindan cuentas y donde las personas que la representan no cuenten con ningún privilegio.

El Comité Federal del PCE:

Se ratifica, asume y trabajará por desarrollar los acuerdos tomados en la pasada Presidencia Federal de Izquierda Unida y trabajará de forma cohesionada y firme en el seno de IU en el sentido de:
Apoyar la investigación de la comisión de IUCM y exigir que se llegue hasta el final de la investigación.

No consentir en que ésta pudiera cerrarse en falso.

Poner en marcha una investigación propia a través de la comisión federal de transparencia de IU Federal para exigir a los responsables políticos, por acción u omisión de todo lo sucedido responsabilidades políticas pertinentes, caiga quien caiga. Lo ocurrido exige de toda la firmeza y determinación de IU Federal para esclarecer los hechos y actuar en consecuencia.

Mandatar a la Comisión Permanente del PCE a que ponga en marcha su propia comisión de investigación y que en el plazo de 21 días desde su constitución presente un informe global donde se concreten las responsabilidades políticas que pudiesen existir.

Por último llamamos a la movilización ciudadana para exigir responsabilidades y para defender la dignidad del pueblo frente a una clase privilegiada que lejos de sufrir los efectos de la crisis se está beneficiando de ellos.

Madrid, a 18 de octubre de 2014

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles