Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Zaragoza 18 abril 2009


Resolución del PCE de apoyo a la Manifestación estatal contra los transgénicos



PCE / 16 abr 09

"Cada año, en el Tercer Mundo, 16 millones de niños mueren de hambre o de enfermedades perfectamente controlables. Eso representa el 25% de todos los muertos de la Segunda Guerra Mundial, incluido Auschwitz e Hiroshima. Es decir que, cada cuatro años, se vive una guerra mundial contra los niños. Esa es la realidad del imperialismo y el capitalismo hoy."

En la fase que nos encontramos el capitalismo, las grandes corporaciones apuestan por hacerse con el control de espacios que, atendiendo a su visión del mundo, ven como otros espacios de negocio. Hablamos de obtener las plusvalías de sectores que, en nuestro entorno, han pertenecido a lo público, como la educación o la sanidad. Pero el apetito de grandes beneficios y acumulación de capital no termina ahí, y los grandes grupos se están haciendo con el control del agua que bebemos y de los alimentos que necesitamos.

El control de nuestra alimentación se va produciendo de una manera inexorable, a través de diferentes vías. En el control de los cauces de distribución (intermediarios) dentro de los países desarrollados, especulando con los precios que se pagan a los productores/as, integrando las producciones ganaderas en empresas de ciclo completo e incluyendo la producción agraria dentro de los tejemanejes de la OMC (Organización Mundial del Comercio) como si no fueran productos de primera necesidad.

La estrategia para el control total de la alimentación pasa por el desarrollo de los productos transgénicos, lo que supondrá de facto, la privatización de la agricultura. Solo cuatro empresas biotecnológicas controlan el 90% del mercado de los transgénicos a nivel mundial a través de las patentes de estas nuevas semillas. Los presuntos beneficios de estas nuevas plantas son su aguante a los tratamientos con fitosanitarios y herbicidas casualmente patentados por las mismas empresas.

Con la progresiva implantación de estos productos las grandes multinacionales lograran controlar la producción, último proceso productivo que queda por gestionar completamente desde manos privadas. De este modo la alimentación mundial quedará supeditada a los deseos de unas pocas manos, con lo que estaremos siempre sometidos a sus chantajes.

En los países donde se han ido implantando han acabado con los cultivos tradicionales y de subsistencia, por lo que no sólo no solucionan el problema del hambre en el mundo, sino que además, lo agravan. En algunas zonas del planeta su implantación está suponiendo un verdadero genocidio.

Amenazan nuestra salud, deterioran el medio ambiente y la vida silvestre y producen contaminación genética en los cultivos de alrededor.

Todo esto son motivos para oponerse a la implantación de cultivos de organismos genéticamente modificamos y apostar por una agricultura y una ganadería de proximidad, que no consuma grandes recursos en el transporte, que potencie el uso de técnicas de producción ecológicas frente al abuso de la química y que la planificación de la producción responda además de cubrir las necesidades alimenticias, a cuestiones sociales, de asentamiento de población en el medio rural, las necesidades del entorno, a facilitar que quien quiera trabajar la tierra disponga de ella, del agua, de las semillas y los recursos necesarios.
En España, y concretamente en Aragón, se encuentra la mayor superficie de transgénicos de toda la Unión Europea. Muchos países los han prohibido, pero España sigue facilitando su expansión. Por ello el PCE se sumará a la manifestación convocada para el día 18 de abril en Zaragoza, y llama a su militancia a acudir desde todo el estado.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles