Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Izquierda Unida


Otra izquierda para otra democracia posible



Javier Navascués / 12 abr 08

En el XVII Congreso situamos las transformaciones necesarias en IU en los siguientes puntos:
· Un discurso y un programa adecuado a la coyuntura política y social actual, en el que la cuestión de clase ocupe un papel central
· Un método de intervención participativo que abra las decisiones y el control sobre la actuación pública de IU a a los sectores que queremos dirigirnos
· Discutir y revisar las estructuras tan pesadas que se han ido consolidando en el modelo organizativo de IU, y que las áreas de elaboración sean, junto con las asambleas abiertas, el vínculo que garantice que las alianzas sociales por la base son reales
· Coherentemente con lo anterior, defender y aplicar todas las reformas políticas internas que hemos ido aprobando (papel de las áreas, rotación, carácter colectivo, equilibrio de género...), y exigir que se cumplan
· Debatir el contenido de los acuerdos institucionales para asegurar su coherencia con el proyecto de IU
· Los y las militantes comunistas deben implicarse de forma activa e impulsar el desarrollo y la actividad de IU como movimiento político social

El resultado electoral del 9 de marzo convierte esa necesidad en urgencia. Urgencia que no implica precipitación sino la determinación firme de que la salida a la crisis actual camine en la dirección que señalamos.

La resolución aprobada en el Congreso es clara en cuanto a la orientación pero genérica en cuanto a los contenidos concretos. No puede ser de otra manera pues la historia se va haciendo en el tiempo y es el resultado de la acción de muchas partes. Corresponde a la dirección del Partido hacer propuestas concretas en cada momento teniendo presente el objetivo final. Estamos ahora en uno de esos momentos de concreción teniendo en cuenta que vamos a una Asamblea Federal.

Sobre la renovación del discurso y del programa

La falta de un discurso y una propuesta alternativa en la fase de madurez del neoliberalismo es el principal problema de IU en estos momentos. La crisis económica que se desarrolla ante nuestros ojos la hace más necesaria que nunca pues, de lo contrario, las contradicciones abrirán paso "espontáneamente" a respuestas reaccionarias como algunas de las que ya estamos siendo testigos.

Este es un trabajo colectivo pero el PCE puede y deber proponer unos puntos de anclaje como ocurrió en los primeros 90. La respuesta ("sociedad de pleno empleo") a los problemas que aquellas políticas económicas y sociales generaban a los trabajadores y a las capas populares llevaban naturalmente a la respuesta política ("alternativa de gobierno, Estado y sociedad").

Hoy como entonces se necesitan respuestas a los rasgos básicos de la situación actual y referentes de futuro. En nuestra elaboración de estos meses hemos propuesto:

· La garantía de las condiciones de vida, ahora y en el futuro, con empleos estables, pensiones dignas y servicios públicos de calidad.
· Preservar y hacer crecer el patrimonio común, impidiendo la privatización del suelo, mejorando las infraestructuras públicas y protegiendo los recursos naturales.
· Una política económica basada en recuperar el peso de los salarios en la renta, en aumentar el gasto social público y en que los beneficios paguen más impuestos.
·
La propuesta republicana aparece naturalmente como símbolo pero, especialmente, como síntesis de una nueva correlación de fuerzas capaz de imponer estas políticas. Estas políticas no son otorgadas, son conquistadas. No hay aritmética parlamentaria, "llaves" que sean capaces de desbloquear los grandes determinantes de la política económica: el dominio del capital financiero, el fundamentalismo neoliberal de la UE, ... sin una nueva correlación de fuerzas.

La República que defendemos es la consecuencia de una profundización en la democracia, única forma de conseguir esa nueva correlación. Por eso está ligada necesariamente a la participación y a que se incorporen formas de democracia directa y participativa en el modelo de Estado. Algo que debe imponerse desde ahora allí donde IU tenga algún poder institucional.

Sobre el modelo de participación en IU

No se puede impulsar una profundización en la democracia si no se practica. Pedir como hemos hecho en el último tiempo el apoyo electoral para una política más a la izquierda (la versión de Llamazares o una versión más coherente) no basta. La enseñanza de los 90 es que IU se abrió a la participación a través de los programas y las áreas y ahí ganó su fuerza. Tras las experiencias del movimiento no-global, Venezuela, ... no basta con el "programa participativo". Ahora es necesaria la participación en la gestión del mismo como afirmamos en el Congreso.

Esto debe traducirse en propuestas concretas sobre el funcionamiento de IU. Muy en particular el de las representaciones institucionales de IU. Estas no deben ser otra cosa que los instrumentos del "pueblo de izquierdas". Para ello hay que poner en marcha:

· La práctica de al menos una asamblea anual de rendición de cuentas que debería ser abierta a votantes y simpatizantes en el nivel de los cargos públicos municipales y con delegados y delegadas electas para ello en el nivel de los grupos parlamentarios autonómicos y estatal
· La puesta en marcha de mecanismos revocatorios mediante referéndum de las bases al nivel correspondiente. La no comparecencia a las asambleas de rendición de cuentas debe ser una causa inmediata de revocación

Revisar las estructuras

Progresivamente hemos construido unas estructuras típicas de partido con hasta cuatro niveles de dirección: coordinador, permanente, presidencia o ejecutiva y consejo. Aparte de que no se corresponden con la "delgadez" de las bases, la militancia en IU de una gran parte de las personas activas se limita a participar en las innumerables reuniones que tal proliferación de órganos provoca; más las anexas de "corriente", "sensibilidad", etc. Sencillamente, no hay tiempo para más. Tal proliferación no sólo no es más democrática sino que crea las condiciones para que las decisiones se tomen en otro sitio.

· En un primer paso habría que reducir la estructura de dirección a dos niveles: una coordinación colectiva, con funciones de portavocía rotativa, y un consejo que la elije y la controla. Si los consejos son demasiado grandes, que se reduzcan. Si todo el mundo quiere estar, que se renueven con más frecuencia.
· En ese mismo primer momento hay que potenciar a las Asambleas, tanto las Asambleas de base como las de delegadas y delegados directamente elegidos. Estas últimas deben reunirse al menos una vez al año, teniendo entre sus funciones además de la evaluación de los cargos públicos la de las direcciones correspondientes y pudiendo revocar a estas.
· Hay que suprimir las delegaciones de segundo grado de manera que todos los delegados y delegadas se elijan directamente.
· Igualmente hay que suprimir las delgaciones en función de resultados electorales. Un hombre, una mujer en IU, un voto.
· El número de delegados y delegadas debe fijarse en función de las personas asistentes a las Asambleas correspondientes, no de los "censos".
·
Las Áreas de Elaboración deben pasar a tener un protagonismo nuevo. Como ámbitos de participación voluntaria, flexible y abierta a los no-inscritos funcionando en grupos de trabajo a cada nivel y en plenos anuales para la aprobación y revisión del programa y de su gestión. Deberán elegir sus representantes en los Consejos donde cubrirán el 50% como mínimo de las plazas.

Nuevas formas, nuevas reglas

Los principios de rotación y equilibrio de género tienen que aplicarse escrupulosamente.

· La rotación debe limitar el número de mandatos a dos consecutivos sin excepción y debe extenderse a la pertenencia a los órganos de dirección.
· Todas las candidaturas deben elegirse o ratificarse en Asamblea.
· El equilibrio de género tiene que garantizarse mediante diferenciación de votaciones.
· Deberá crearse una Comisión de Estatutos con delegadas y delegados elegidos a tal fin, incompatibles con cualquier otra responsabilidad, que actuen como ponentes para la enmienda de los Estatutos con las propuestas que se aprueben. Ante cada Asamblea federal presentarán un informe de su gestión.

Acuerdos institucionales

La Asamblea local decidirá sobre los acuerdos institucionales locales en referéndum y sobre su continuidad, al menos una vez al año, en la Asamblea de rendición de cuentas.
La Asamblea autonómica podrá revisar los acuerdos locales y decidir sobre la desvinculación de las organizaciones que mantengan acuerdos locales contradictorios a propuesta del Consejo correspondiente.

La Asamblea estatal podrá hacer lo propio respecto a los acuerdos autonómicos y estatales.

IU como un Movimiento Político y Social

Remover los obstáculos burocráticos y actualizar el discurso político son condiciones necesarias para hacer de IU un verdadero MPS como tantas veces afirmamos. Pero no es suficiente.

La conversión de IU en una herramienta útil para la participación de los jóvenes precarios, de los trabajadores amenazados por las deslocalizaciones, de las mujeres que necesitan algo más que igualdad formal, de los que se oponen a la guerra global contra los pueblos y contra el medio ambiente, de los republicanos y de todos aquellos que no están conformes con el actual estado de cosas, requiere algo más.

Ese algo más es volver a arraigar en el seno de la sociedad, a participar en las luchas y resistencias sociales y alimentarnos de ellas. Si las y los comunistas no nos movemos ¿quién lo hará? Si de estas luchas no salen los nuevos y las nuevas comunistas, ¿de dónde vendrán?

No basta con proclamarse anticapitalista, hay que organizar y animar la oposición al capitalismo, darle cauces y poder de influencia. No hay que temer a lo que no se controla, sino aprender de ello y confiar en la justeza de nuestras ideas. Un Partido fuerte no es el que más controla sino el que trabaja, vive y crece en un movimiento fuerte. Ser comunista hoy, como siempre, es ser "la parte más decidida, el acicate siempre en tensión de todos los partidos obreros del mundo."

Javier Navascués, Secretario de Formación y Debate del PCE y Director de la Fundación de Investigaciones Marxistas

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles