Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Resolución del Comité Ejecutivo del PCE


Por una Europa Social



Comité Ejecutivo del PCE / 16 sep 07

Aprobada por unanimidad

La previsible firma los próximos días 17 y 18 de octubre en Lisboa del Minitratado de la Unión Europea (UE), hecho de espaldas a la opinión pública europea y contra la voluntad expresada en referéndum de los pueblos francés y holandés nos merece una repulsa total. Es fruto de la iniciativa de Angela Merkel, Sarkozy y José Sócrates para salir del impasse que había sumido a la UE los noes de Francia y Holanda al Tratado Constitucional. Hay que recordar que esos noes eran de protesta por la constitucionalización del modelo neoliberal para Europa. Ahora intentan que con el texto salido de la Conferencia Intergubernamental (CIG), sin ninguna participación democrática salir con el acuerdo de la Cumbre de Lisboa.
Hay que señalar en primer lugar que a través de enmiendas se trata de introducir contenidos básicos sociales y democráticos perjudiciales que fueron rechazados por los pueblos de Francia y Holanda en sus referenda. Se trata de que con el Minitratado no haya consulta popular europea, pues basta la CIG para que entre en vigor. El resultado va a ser todo lo contrario, aumentar la crisis de legitimidad ("déficit democrático") que ya padece la UE. De ahí que el PCE exija, junto con la Izquierda Europea, un referéndum como condición democrática imprescindible para su ratificación.
Desean asegurar que la agenda neoliberal sitúe el poder del mercado por encima de la soberanía popular, de ahí el desestimar que se promulgue una Constitución con participación popular. Se ha producido una maniobra de engaño a la voluntad popular tras los noes de Francia y Holanda, puesto que desaparece, es verdad, la "competición y la competitividad" como el principal objetivo declarado de la UE sin embargo en el protocolo adjunto se garantiza que permanezca como instrumento económico de integración y que por ello el Tribunal de Justicia tenga que tomarlo en cuenta para todo tipo de asuntos.
La Carta de Derechos Fundamentales, ya no es de aplicación para toda la UE, pues no se podrá obligar a ningún país a adoptarla. Y en relación con la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente las decisiones del Consejo Europeo son demasiado limitadas para enfrentarse seriamente a este reto.
En lo que concierne a la política exterior y de seguridad europeas sigue la UE dependiendo de la unanimidad, y el Parlamento Europeo no poseerá capacidad de colegislar en esta materia. Y lo que es más lacerante, no se tendrá personalidad única europea en las instituciones internacionales, sobre todo en la ONU, con lo que se garantiza la hegemonía norteamericana. Por último hay que señalar que seguimos dependiendo de la OTAN, es decir de Estados Unidos de Norteamérica y de su política agresiva.
Es necesario lanzar una campaña de protesta y exigencia de debate amplio y con participación popular para frenar este despropósito. Estamos de acuerdo con la decisión del Comité Ejecutivo del Partido de la Izquierda Europea (PIE) que en su reunión de Oporto del 8 de julio se manifestó con No a una Europa mínima, Si a una Europa Social. Hemos de conseguir que seamos los ciudadanos y ciudadanas europeas los que protagonicemos nuestro futuro.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles