Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Comité Federal PCE-18 nov 06


Informe al Comité Federal del PCE



Comité Federal del PCE / 18 nov 06

1.- Elecciones catalanas
Los Datos Fríos:

· CIU gana en todas partes, incluso en BCN, a pesar de perder 96.000 votos.
· El PSC-PSOE pierde 241.687 votos (el 4,35%)
· ERC pierde 130.000 (el 2,38%)
· IC-EUIA gana 40.000 (el 2,24 %)
· CIUTADANS irrumpe en la escena con 90.000 votos (el 3,04%)
· El PP pierde 80.000 (el 1,25%)
· La izquierda extraparlamentaria dobla los votos: de 30.000 a 60.000

Una aproximación política más concreta a la realidad de los 3 últimos años nos indica:
- El Tripartito en conjunto pierde 332.000 votos, el 4,45%.
- El Bloque conservador, CIU y PP, pierde 176.000, más o menos el 0,67 %.
- El Tripartito pasa de tener 1.816.941 votos en el 2003 (el 54,88%) a 1.485.308 en el 2006 (el 50,43 %).
- Ciutadans irrumpe a causa de la situación política creada en Catalunya. El que plantee que Ciutadans es el lerrouxismo es que no tiene ni idea de Ciutadans, ni de Catalunya, ni del lerrouxismo
- Es decir, el II Gobierno Tripartito, ahora llamado Entesa, no sale reforzado de las urnas, sino debilitado.
- Menos votos y menos diputados. Más desencanto y escepticismo en la gente. Por tanto, en relación al 2003, más abstención (6 puntos más) más votos en blanco (2,03 frente a 0,92) más votos nulos. Aunque no determine nada, doble de votos para la izquierda extraparlamentaria. Es muy preocupante que después del “gran debate político” del último año, baje la participación y el compromiso democrático de la ciudadanía. Sería para reflexionar
- Independientemente de la valoración política de IC y de Saura en particular, debemos valorar que Saura ha sido el único candidato, antes conseller, que no ha dado espectáculo gratuito. La imagen de los otros dos componentes del Tripartito ha sido, en algunos casos, esperpéntica. El/la ciudadano/a no es una veleta que acepta todos los vientos, tiene un criterio y un sentido de seriedad política. Además, la actuación del conseller de Medio Ambiente y vivienda, Salvador Milá (excluido de la remodelación de gobierno, por no ser grato para los constructores) ha mejorado la imagen de IC con decisiones sobre medioambiente y vivienda que han interesado a sectores de la izquierda ecologista. En este sentido IC fue la única organización del Tripartito que continuó defendiéndolo, después del acuerdo Mas-Zapatero.
- El Tripartito sale más debilitado políticamente y electoralmente de las elecciones. Dos años y medio de gobierno del centro-izquierda no han servido para reforzar el contenido y el continente de la izquierda en Catalunya, y tampoco en el resto de España.
- Ahora, el Tripartito tiene la segunda oportunidad. No debe olvidar que el cartero no llama más de 2 veces.
- Y no ha empezado de una forma muy brillante. En diversos encuentros PSC y ERC se reparten la tajada y luego llaman a IC-EUIA. Finalmente, IC-EUIA, con un amago de protesta, acepta lo que se les propone. Se llega a un acuerdo de gobierno deprisa y corriendo sin discutir un programa político. El Tripartito es consciente de que deben cerrar las cosas rápidamente para no dar más espectáculos. Veremos si esta forma tan “participativa” de negociar y pactar es la más adecuada para impulsar una actuación de gobierno.
Deberemos ver el programa económico, social, medioambiental. Teniendo en cuenta que Montilla ya ha salido a tranquilizar a los empresarios y que hay serias diferencias en relación a cuestiones básicas, entre los tres componentes de la Entesa, nos tememos menos capacidad de gobernar con un giro a la izquierda.
- Los análisis no pueden ser simplistas, ni mucho menos triunfalistas. Ni en relación al nuevo gobierno, ni en lo que afecta a IC-EUIA. Los resultados no son tampoco extrapolables.
- El PCE está de acuerdo con la posición del PSUC de apoyar el Tripartito y felicita a su dirección y militantes por sus aportaciones políticas al programa y al trabajo de campaña. Ante la posibilidad de un frente nacionalista duro o una sociovergencia de salvación nacional (catalana y española) la alternativa desde la izquierda que representamos, era apoyar un gobierno de centroizquierda, aunque seamos conscientes de que las cosas pueden ser complejas y difíciles, ya que habrá contradicciones. CIU está al acecho cual fiera herida y, fuera de Catalunya, y quizás también en Catalunya, el Tripartito, por la historia de 2 años y medio de gobierno, no tiene gran credibilidad y no es la opción más apoyada por la ciudadanía.
Apoyar el Tripartito tiene una explicación, además, relacionada con dos retos: demostrar que si el centro-izquierda aprende de sus errores y los corrige es capaz de dar un giro social a la política. Este es el primer reto. El segundo, en la línea de la legitimidad democrática de un acuerdo, que deja al partido más votado en la oposición, intentar integrar a la acción política y de gobierno en Catalunya y en el resto de España a un partido que defiende la independencia para Catalunya. Integrar es incorporar, no asumir una política de independencia a plazos. Y esto que decimos en relación a ERC también vale para CIU, aunque sus planteamientos tácticos y estratégicos sean diferentes. Por eso, debemos tener en cuenta que el partido nacionalista más votado está en la oposición y eso, sin duda, traerá más complejidad a la situación política catalana y española.
Las elecciones catalanas caracterizan, por tanto, la nueva situación política. En la próxima etapa y, en especial, hasta las municipales la situación será más conflictiva, si cabe, y el PP puede sacar tajada de ella.
Montilla, el PSC, el conflicto real PSC-PSOE, el posible conflicto con CIU, van a crear nuevas reglas de juego en la vida política y parlamentaria y sería necesario que estuviésemos atentos a ello. IU no puede convertirse, si no lo es ya, en un elemento anecdótico de la situación, sino intentar convertirse en una alternativa identificable para mucha gente de izquierdas


2.- En Palestina continúa la masacre y la destrucción. El ejército israelí asesina y la ONU no puede condenar con fuerza porque los EE.UU. lo impiden, a pesar de la condena casi unánime del mundo.
En Iraq, diariamente se expresa ante el mundo la gravedad de la guerra y la ocupación. Los 600.000 muertos desde el inicio de la guerra, más los casi 3000 muertos norteamericanos, está causando en el mundo y en EE.UU. un contundente impacto, agrandado aún más por el cinismo de Bush y de todos los caciques de la Casa Blanca, del Pentágono y de los negocios, que juegan como si se tratara de una partida de ajedrez. Y en esta situación, condenar a muerte a Sadam Husein, agravará la situación y es inaceptable, tanto por razones éticas (estamos en contra de la pena de muerte) como por razones políticas. Se está desmoronando moral, políticamente y en la más elemental credibilidad, el bloque más reaccionario de la última etapa histórica. Sale a la superficie toda la basura acumulada, los negocios de Rumsfeld (y de Cheney) y la ineptitud de Bush y su equipo parafascista, el carácter real de Tony Blair, vendedor de títulos de lord, seguidor de las políticas sociales de Thatcher, patético enterrador de la 3ª Vía. Ambos, Bush y Blair están en la cuerda floja de la degradación ética y política.
Toda esta situación, unida a la corrupción y a la desastrosa política social de Bush, ha producido un vuelco electoral en EE.UU. Vuelco electoral ante el cual no lanzamos las campanas del optimismo al vuelo pero sí consideramos como algo muy positivo. Cuando el gobierno Aznar de la guerra, dijimos que teníamos 2 objetivos: tumbarlo y contribuir a que cayera Bush. Con Aznar, con el PP, fue posible, con Bush los norteamericanos no pudieron hace 2 años, pero ha quedado tocado su proyecto reaccionario. Blair está en vía muerta. A veces, una acción de denuncia y movilización tarda en expresarse políticamente y electoralmente, pero si esa acción está fundamentada, a la larga se impone sobre la realidad. ¿Qué queda del triunfalismo de Bush, Blair, Aznar y el PP? Nada, salvo muerte, destrucción, más odio y más terrorismo.
Esta es la lección que debemos extraer de la realidad. Y acompañarla de más convicción todavía en la movilización de las conciencias y de las personas. Ahora mismo preparar la contracumbre contra la OTAN en Sevilla el próximo febrero. Una OTAN que quiere instalar en Zaragoza su centro de espionaje con el pretexto del terrorismo. Una OTAN que sigue en Afganistán sin ninguna solución a los problemas. Mucha gente recuerda ahora que aquél 15 de febrero inolvidable no fue inútil. Como mucha gente puede recordar ahora que no han sido inútiles las expresiones de solidaridad combativa contra la guerra el pasado 19 de septiembre, y la manifestación el pasado 21 de Octubre, por la libertad de los 5 antiterroristas cubanos, secuestrados en los EE.UU. En NN.UU. de nuevo este año, 183 países han condenado el bloqueo de Cuba. Cuba, a pesar del bloqueo está saliendo bien, con crecimientos económicos cercanos al 10% anual, con desarrollo de su comercio, con una mejora importante de sus condiciones de vida básicas.
En Europa es necesario abrir el debate para una plataforma de movilización y político-electoral al estilo de la que existe en Francia como la mejor forma de unir esfuerzos en una estrategia de izquierdas frente a la deriva neoliberal de las fuerzas europeas dominantes.
El PCE reitera su apoyo total a la causa del pueblo saharaui.

3.- El PCE denuncia la actuación represiva del gobierno conservador mexicano en Oaxaca y muestra su solidaridad con los trabajadores y trabajadoras que luchan por sus derechos, frente a un sistema político que, de nuevo, ha acudido al fraude para impedir la llegada al gobierno de una organización representante de los sectores populares.
Saludamos la victoria del Frente Sandinista en Nicaragua, independientemente de mantener posiciones críticas de desacuerdo ante algunas decisiones del Frente en lo referente a las relaciones con EE.UU., y en cuestiones como el aborto terapéutico, cuya prohibición se aprobó con el voto del FSLN, aceptando las posiciones más reaccionarias de la iglesia católica. En la línea de lo dicho en otras ocasiones debemos mantener y ampliar nuestra acción solidaria y de avance conjunto con todos los movimientos que en América, en el Norte y en el Sur, están luchando por cambiar la realidad. Comienzan a producirse movimientos antidemocráticos y golpistas, como las reuniones entre la cúpula del ejército uruguayo y sectores políticos-económicos de la derecha; llamamientos públicos a “terminar la tarea”, dirigidos a jóvenes oficiales del Ejército Argentino, por parte del General Bignone (ex Presidente-dictador y responsable directo de la desaparición de jóvenes comunistas). En línea con ello, el gobierno Bush reactiva la Escuela de las Américas, lugar en que el Pentágono enseña a militares latinoamericanos tácticas y técnicas de terrorismo de Estado. Por lo tanto, debemos estar atentos a las maniobras que el imperialismo realiza, y realizará aún más, para abortar las justas aspiraciones de los pueblos de América Latina por su soberanía, independencia, desarrollo social y unidad.

4.- La situación política y económica española viene marcada, además de por las elecciones catalanas, el “proceso de paz”, y el debate estatutario y territorial, por la corrupción generalizada que se ha incubado en el interior de un crecimiento económico de carácter especulativo.
Es una inmoralidad todo lo que está ocurriendo con las diversas Opas, compras, ventas y fusiones, especialmente en los sectores de la energía, de la construcción y bancario. Miles de millones de euros se ventilan de un lado a otro sin crear ninguna riqueza real sólida ni ningún puesto de trabajo.
En las Opas y contra Opas de la energía se están revalorizando empresas y servicios muy por encima de su valor real, argumentando y defendiendo que en el libre juego de mercado se tiene el derecho de buscar el máximo beneficio en el tiempo más corto, sin importar las operaciones de ingeniería contable que deban hacerse, vulnerando una legalidad que es ya la legalidad de los tramposos. Todo vale con un doble argumento: los accionistas tienen derecho a doblar el capital sin esfuerzo y todo se hace en beneficio del consumidor. Sobre lo primero, se forran multimillonariamente unos cuantos y el resto de accionariado, lo que antes se llamaba el capitalismo popular, recibe unas migajas que permiten convertirse en especulador de poca monta. Sobre la felicidad y precios baratos que van la dar al conjunto de la población, están preparando el terreno para una subida espectacular de la energía, no buscando medidas de choque para su ahorro, sino multiplicar los beneficios.
En la construcción, lo hemos dicho ya, se está recreando, fortaleciendo, manteniendo un tipo de crecimiento económico fundamentado en la especulación del suelo, de la vivienda y de los créditos. Están construyendo una gran madeja de intereses interrelacionados, que son la base de las recalificaciones de terreno, de los pisos multimillonarios y de los inmensos beneficios bancarios. Es un crecimiento enfermizo y destructor. Tipos como El Pocero, o los de la Operación Malaya, o los de Ciempozuelos, o los de Murcia y Valencia o de los Pirineos, Asturias, y, en general, de todas partes son la consecuencia del crecimiento especulativo fomentado y fortalecido por el PP y por el PSOE, cada uno en sus diversos grados de responsabilidad, sin excluir responsabilidades de otros partidos.
La lucha contra la corrupción urbanística y por el derecho a una vivienda digna, sin que ésta deba ser necesariamente de propiedad, son una misma cosa. Y en esta lucha se debe tener en cuenta la vulneración de la ley pero también la necesidad de cambiar leyes que facilitan la situación.
El sistema bancario en su conjunto tiene inmensos beneficios, años tras año Juega con el dinero del ahorro como si de una juego de naipes marcados se tratara, mientras aumenta de forma espectacular el endeudamiento familiar.
En el último periodo la bolsa ha conocido aumentos espectaculares y desorbitados. ¿Qué ha cambiado en las empresas que cotizan? ¿Es que han aumentado, quizás, sus capacidades técnicas, o sus conocimientos científicos? De ninguna manera. La Bolsa es otro de los elementos clave del mercado. Bolsa y construcción, bolsa y energía, bolsa y tecnología (aunque la inflación artificial del valor de ésta produjo el semi-crack hace pocos años). Mientras, se va discutiendo como liberalizar todavía más, como privatizar lo poco que queda. Y una parte de la izquierda, política o sindical, hace políticas de derechas. Gato blanco, gato negro, privado o público, que más da, si crea puestos de trabajo. Pues bien, ya no estamos en esta situación, se destruyen puestos de trabajo, están reduciendo los estables y creando los precarios, están generando la peonalización de toda la estructura productiva, la desorganización social, la individualización de las relaciones laborales, la ruptura de la izquierda con el sentido social que siempre había presidido su actuación.
Si se acepta el principio de privatización como el elemento central de un sistema económico, se está aceptando el capitalismo y, en las actuales circunstancias, el capitalismo sin las reglas y normas sociales democráticas que el movimiento obrero y la izquierda habían conquistado. Y esto se expresa en todas las formas de vida. Lo que ocurre en la sanidad y educación pública es un proceso de degradación lenta y poco espectacular pero que afecta gradualmente a la calidad de los servicios. Degradación que afecta a los más desfavorecidos, que son cada vez más. Las huelgas que se están produciendo en la atención sanitaria primaria tienen como base, no la reivindicación básica de más salario, sino la posibilidad de atender mejor al paciente. Tiempo, personal y estructura es lo que se pide para una medicina preventiva que no trate al personal como ganado por la premura de tiempo y por la falta de conocimientos concretos vinculados a la relación sanitario-paciente, la cual es sustituida por los tratamientos farmacológicos de choque, hasta que éstos, por saturación y erraticidad en el diagnóstico, se convierten en algo lesivo o inocuo. La estructura del sistema de salud español es buena pero se está degradando en vez de avanzar, exactamente igual como ha sucedido en otros países. Apoyar y potenciar todas las luchas y reivindicaciones justas del sector debe ser una tarea de primera necesidad del partido porque, además, el sistema sanitario público está atendiendo a muchos miles de nuevos pacientes sin haber reforzado la estructura general, con lo cual se están produciendo ya tensiones sociales, aún larvadas, en la creencia de que el inmigrante es el culpable.
En la educación pública pasa algo parecido. Además de la competencia desleal, por subvencionada, que la enseñanza privada ha hecho a la pública, hoy se está produciendo un fenómeno universalmente conocido, pero aceptado sin prácticamente hacer nada para reducirlo: Centenares de miles de nuevos niños y niñas entran en las aulas, con procedencias diversas en lenguas y costumbres. Esto genera, al menos en esta fase, una complejidad educativa que degrada la calidad del sistema educativo básico, y seguramente el medio. Faltan también estructuras, personal capacitado (personal de apoyo) y técnicas más perfiladas, todo lo cual sería posible con una importante inversión en el sistema educativo público, que debería ser universal y único para todo el mundo. Aceptar el principio de que quien paga manda (principio por otra parte falseado por la concertación) significa aceptar desde la niñez la división de la sociedad en clases, en definitiva, aceptar que el mercado y el capital son la ley. Apoyar y potenciar las luchas justas del sector, igual que con la salud pública, es una de las tareas prioritarias del partido. Nacimos para conquistar la justicia para todo el mundo. Pues bien, en Cuba, en sus inmensas dificultades, cuando hablan de que construyen el socialismo, hablan en primer lugar de la educación y la salud. Y tienen razón. En Cuba, país del tercer mundo por razones históricas, la educación es una de las más avanzadas del mundo, incluido el mundo rico. Asimismo las expectativas de vida son prácticamente tan altas como las de los países más desarrollados económicamente ¿Cómo es posible? El conjunto de la vida en Cuba y la salud, en el marco de un sistema sólo público, es la explicación. Si Cuba mantiene el mismo sistema social y se desarrolla económicamente será una sociedad equilibrada, socialista.
En el mismo sentido que lo anterior continuamos haciendo una crítica consecuente con una serie de acciones de gobierno y expresadas en los PGE, aceptadas pasivamente por sindicatos de izquierda: Continúa la discriminación de la mujer por un mismo trabajo tiene una tasa de paro doble que la de los hombres, el 50% de las mujeres en edad de trabajar son forzosamente inactivas; continúan las reformas laborales que no racionalizan social y humanamente el mercado de trabajo sino que lo abaratan; continúa la violencia de género (60 mujeres asesinadas) después de haberse aprobado una ley; se pone en marcha una ley de dependencia semiprivatizada.
Se nos podrá decir, mejor que se haga algo que nada, pero se debería hacer lo que las condiciones objetivas (recursos económicos y técnicos) permiten, lo que exige una sociedad que se pretende moderna, pero que mantiene atavismos propios de una degradación del concepto democrático de colectividad. La democracia participativa y el socialismo no se construyen aceptando los residuos sociales del capital, sino combatiéndolo con ideas, alternativas, presupuestos. Cuando el PCE critica los PGE del 2007 no lo hace por afán de oposición, por rutina, porque toca, sino porque es un escándalo que con las necesidades que hay el gobierno se vanaglorie, compitiendo con la derecha, de que baja los impuestos, de que liberaliza más que la derecha, de que tiene un superávit público, mientras empeora toda la estructura pública de un país y se van privatizando gradualmente servicios para que la gente se vaya acostumbrando. Si la izquierda tiene algún sentido histórico, si los comunistas tenemos vocación de ser útiles, sólo puede haber un camino: defender nuestras ideas y propuestas, en la línea histórica de que formamos parte de un movimiento que no tiene otros intereses que los del pueblo. Demasiado a menudo la sensibilidad social ante las necesidades y sufrimientos de los otros, va menguando al calor de sillones confortables o de un buen salario seguro. Aplicando un mismo programa económico que la derecha, no puede haber un giro a la izquierda, habrán “detalles” más sociales pero no un giro a la izquierda. El marco público es el dinamizador del marco económico general. El sistema de mercado sin prácticamente control conduce al gigantismo constructivo, a la especulación, a la corrupción generalizada, a los pelotazos y, en definitiva, a reforzar el capitalismo neoliberal, que no quiere ni reglas ni normas democráticas.
Hay un retroceso moral, ideológico, social y político desde hace tiempo,
acelerado por la caída de la URSS, que caotizó todo un inmenso territorio, hoy territorio casi sin ley, y por el 11S, que permitió que el sector más reaccionario del capital pusiera en marcha el sistema de guerra preventivo que, a su vez, alimenta un terrorismo de carácter tan fascista como el del imperialismo.
No se trata en absoluto de hacer ideología barata ni críticas tremebundas, sino de defender consecuentemente unas ideas que son justas porque son necesarias para mejorar la vida, para dar la total dignidad a las personas, para que los pueblos convivan fraternalmente, complementando sus riquezas, producciones y servicios y no enfrentándose en una competencia despiadada. En la línea de reforzar nuestra política en el movimiento obrero, además del trabajo permanente en toda la sociedad, los militantes del partido deben impulsar las candidaturas de CC.OO. en las actuales elecciones sindicales para que éstas signifiquen un reforzamiento del sindicalismo de clase que defendemos. El sindicalismo debe tener dos características principales: ser de masas, la primera, y ser vanguardia organizada de los trabajadores, la segunda. En el actual sindicalismo español, es imprescindible reforzar e impulsar el espíritu crítico, combativo y movilizador del sindicalismo y, en lo que más directamente nos atañe, el de CC.OO.

5.- El proceso de paz está estancado, va mal y nos atreveríamos a decir que estaba escrito que así fuera. No se puede hacer un proceso de paz al revés, dando la sensación de que todo está pactado. El PCE ha apoyado el proceso de paz, así está escrito en sus documentos.
Creemos que es la única alternativa para evitar más dolor, más muertes y más odio. Ahora bien, el proceso de paz es el cese del terrorismo material y de la amenaza de continuar matando, amenazando y extorsionando. ¿Cómo debe quedar todo esto al finalizar de forma clara la etapa de terrorismo?
Con el fin de la violencia, con los presos en la calle en un proceso negociado y con la posibilidad de que Batasuna, o quién sea, defienda sus ideas, sean éstas la independencia, o la unidad de la gran Euskadi. Nada más y nada menos. Ahora no hay otra cosa que negociar. Con el terrorismo hay que tener las cosas claras: negociación de paz por presos y libertad para defender todas las posiciones política y pacíficamente. Nada más.
Incluso en el partido, algunas veces rechinan los goznes cuando se dicen estas cosas, porque todavía se está en una especie de síndrome antifranquista en el que todo valía contra la Dictadura. Si alguien todavía cree que ETA ha aportado, o piensa aportar algo a la lucha de clases, al intento de construcción socialista, es que no ha analizado bien el proceso que va desde 1977, año de la Amnistía, hasta hoy. Seguramente, sin ETA, procesos de normalización democrática como es el de la plena recuperación de la memoria histórica y el ajuste de cuentas político con el franquismo se hubieran puesto en marcha antes y se hubiesen acelerado más. Sin ETA, posiblemente la lucha social hubiese tenido más envergadura e incidencia. Si todavía alguien, a estas alturas del siglo, cofunde lo de ETA con la violencia revolucionaria es que no ha entendido nada de la traumática historia del movimiento obrero y revolucionario. Si alguien piensa que ETA, en el corazón de la comunidad más rica de España, tiene algo que ver con el Frente Sandinista o con el movimiento de liberación palestino es que no es capaz de discernir entre la legitimidad de la violencia frente a la opresión y el independentismo de los ricos, al estilo de la Padanía. Si alguien piensa que ETA tiene algo que ver con la defensa armada de la II ª República Española o con la guerrilla antifranquista, que llevaron a cabo nuestros abuelos y padres, es que no estamos en una misma concepción del mundo y de la realidad.
Concluyendo, el PCE continúa apoyando el “proceso de paz” pero considera que se ha planteado mal y que será difícil rectificar, aunque sea preciso hacerlo. No puede continuar en buenas condiciones si el cese de fuego indefinido no se convierte ya en una abandono total de las armas y en la aceptación de la lucha política. Exactamente igual que hacemos nosotros en nuestra lucha por el socialismo.
Si la paz fuera definitiva y el mundo abertzale actuara políticamente sin más, sin esperar que el cese de los tiros le dé ninguna prerrogativa, y defendiera, no retóricamente sino realmente, una alternativa socialista, seguramente coincidiríamos en el camino.

6.- Es tarde, el proceso político está ya muy deteriorado, pero es preciso continuar defendiendo que el estado de las autonomías culmine en un estado federal. Y esto exige acuerdo político y reforma constitucional y referéndum. Sería necesario que, a partir de la dinámica actual y de las situaciones de hecho, que conforman una realidad estatutaria contradictoria, se intentara conducir el proceso hacia un debate político global. Si desde la izquierda transformadora y desde el centro izquierda todavía se considera necesario avanzar hacia un proyecto federal y republicano los pasos a dar no pueden ser que cada uno crezca a su aire, en una emulación mimética sin sentido, sino que intentemos construir el sentido unitario común y la autonomía de cada parte, con las peculiaridades que haya.
Esto es avanzar hacia un debate público en el marco del cual cada uno puede defender su concepción de España. Es ahí donde nuestra propuesta federal y republicana se podrá proponer, y explicar a la ciudadanía. Sería ésta la que decidiría si la apoya más o menos, o si la ve viable en este momento histórico. El debate estatutario actual, que por ser muy diverso pueda aparecer más democrático, no soluciona el problema de fondo: ¿Es España válida? ¿Qué España? la actual sin cambios de fondo, monárquica y estatutaria? ¿ O bien, hay otras posibilidades entre ellas, la que nosotros proponemos? La lucha política no es un cúmulo de afirmaciones pretendidamente revolucionarias por altisonantes, sino el trabajo concreto para ganar apoyo, para desarrollar propuestas, para generar hegemonía cultural y social. Y esta lucha política debe fundamentarse en normas democráticas y constitucionales que puedan avanzar en un sentido de cambio social como el que propugnamos.

7.- Estamos a medio año de unas elecciones municipales y autonómicas. La situación de IU, a pesar de algunas soflamas triunfalistas, no es buena.

¿Qué hacer desde el partido para contribuir o mejorar la situación?

Sólo será posible mejorar la situación proyectando y defendiendo un programa político centrado en los principales asuntos que interesan y afectan a la gente, uniéndolo a las políticas de fondo que la izquierda debe defender. Resumiendo, este programa político debe centrarse en:

- Empleo digno y estable. Igualdad total por un mismo trabajo. Derechos iguales para todos/as los/as trabajadores/as.
- Defender un sector empresarial público en sectores llamados estratégicos (en España y en Europa) y ccombatir las privatizaciones.
- Educación pública y laica
- Sanidad pública reformada y reforzada
- Vivienda en régimen de alquiler. Combatir la especulación urbanística y la corrupción que genera.
- El municipalismo en el marco del federalismo
- La solidaridad internacionalista
- La paz, como instrumento para el cambio social, para la convivencia entre los pueblos y para el acuerdo entre culturas humanistas.
Todo ello con mecanismos de gobierno, basados en la democracia participativa.
En este programa político y en su defensa y desarrollo es donde debe encajar el sentido republicano concreto para avanzar hacia la IIIª República, que nadie debería plantear como la corte de los milagros, en la cual tendrían solución todos los problemas.
Este programa político solo será posible defenderlo y desarrollarlo en la sociedad si IU se transforma en una verdadera organización de las izquierdas transformadoras. IU tiene actualmente un problema de fondo para ser referente de la izquierda y marco político para una política de convergencia y es que no tiene fuerza como proyecto independiente, ni la credibilidad social necesaria, ni el apoyo electoral, A IU otros les marcan las pautas políticas como ha quedado de relieve con el papel secundario ante IC que ha tenido en Catalunya. Las nuevas realidades políticas exigen redefinir la política de convergencia política que el partido puso en marcha en 1984. Han pasado muchas cosas desde entonces, las últimas, malas para el desarrollo de IU. Es necesario cambiar si queremos que IU sea algo más que un apéndice del PSOE, que, en algunas ocasiones, protesta. La política del PCE y de otros activistas ha producido en IU un leve giro a la izquierda pero no es suficiente. En este sentido valoramos como muy positivo el proceso político y organizativo del Partido Comunista del País Valencia, que ha desembocado en una nueva realidad que permite superar graves problemas que lastraban el trabajo de EU y relanzar la organización
Por otro lado, el partido, que ha realizado una buena Fiesta, políticamente hablando, necesita recursos para funcionar. Teniendo en cuenta que IU continúa siendo el proyecto político y electoral que defiende el partido, una parte importante de su financiación debe venir, como ha sido desde su nacimiento hasta hace tres años, de la Ley de Financiación de los partidos político, a través de IU. Y no se debe debatir ni discutir más un derecho inalienable. Así mismo, el partido debe solucionar adecuadamente problemas que han aparecido después del XVII Congreso, en diversas organizaciones y hacer que se apliquen las políticas aprobadas en dicho Congreso. Otra cosa sería perder su autoridad política y organizativa y, por tanto, su capacidad de dirección por parte de los órganos elegidos democráticamente. El partido es unitariamente federal, no una confederación de voluntades dispersas y esta dirección tiene la obligación de hacer que esta concepción federal se realice plenamente.
Finalmente, y en relación con la UJCE, hay un proceso de clarificación del papel de la JC en el marco del partido, con una misma línea política en lo fundamental.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles