Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Líbano/Palestina-Resolución Comité Ejecutivo del PCE


En defensa de la paz y el derecho de los pueblos palestino y libanés a tener Estados soberanos



Comité Ejecutivo PCE / 09 sep 06

(Resolución aprobada en el Comité Ejecutivo del 9/9/06 por 43 votos a favor, 0 en contra y 3 abstenciones)

La actitud militar y política de Israel contra los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza, y su decisión meditada de extender la agresión hacia el exterior, tal y como han hecho en el Líbano, es una decisión meditada para agudizar las tensiones en la región, que obedece a un proyecto israelí adoptado por el gobierno de Ehud Olmert, con el objetivo de destruir a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y la Infraestructura de estos territorios, para impedir el establecimiento de un Estado Palestino Independiente e imponer, por consiguiente, una solución unilateral de carácter anexionista en la región, que le permita mantener los territorios ocupados ilegalmente, y a la vez pretende que los EE.UU. puedan apoderarse de los recursos naturales del Medio Oriente.

El mensaje israelí está más que claro, Israel no reconoce líneas rojas en su agresividad contra los palestinos y los árabes. La invasión de Beirut en 1982 y la actual agresión para destruir la infraestructura libanesa, constituyen el colmo del menoscabo a dichas líneas. El Estado Hebreo continúa actuando sobre esta base; otro ejemplo es el bombardeo a la Central Eléctrica de la Franja de Gaza, un objetivo civil, ya que la planta no suministra servicios a instalaciones militares porque en Gaza no existe ninguna. En este contexto se produce el bombardeó de la sede del Primer Ministro, Ismail Haniyeh, de los Ministerio de Exteriores, Economía, del Interior, la Universidad de Gaza, los Círculos Infantiles y miles de viviendas de la población civil.

Al reincidir en su actitud, Israel trata de implantar las reglas de un juego propio, donde la primera regla es, como ya hemos dicho la inexistencia de líneas rojas que le permiten alcanzar sus objetivos, por encima de cualquier derecho internacional de manera que lo que se aplica a los demás estados de la región no es obligatorio para ese estado Hebreo, incluida la prohibición de utilización de la energía nuclear.

Al actuar impunemente en contra de la institución Palestina, Israel pretende enviar otro mensaje evidentemente amenazador, como es el no reconocimiento al Pueblo palestino de elegir a su propio gobierno, de esta manera bombardeó las sedes del Primer Ministro y del Ministerio del Interior, apresó a varios diputados, ministros y alcaldes, esgrimiendo el pretexto de pertenecer al movimiento Hamas y “su implicación en acciones terroristas” contra el Estado Sionista, sin embargo, la lectura política de estos acontecimientos hace entender que Israel no reconoce ninguna inmunidad de la Autoridad Nacional Palestina, salvo cuando ésta obedece las condiciones israelíes en las esferas políticas y de seguridad. En otras palabras, Israel está dispuesto a paralizar y desactivar esas instituciones siempre y cuando no obedezcan las políticas sionistas.

Del mismo modo con la agresión al Libano podemos decir que Israel logra un objetivo añadido al dejar en la penumbra todo el sufrimiento del pueblo palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza (el bloqueo financiero y económico, los cortes de electricidad y de agua potable, la carencia de medicamentos y demás servicios médicos, los asesinatos diarios, los atentados... etc.); hasta tal punto que la comunidad internacional ha reducido e incluso congelado los mecanismos de ayuda redactados y aprobados por el Comité Cuatripartito. Las advertencias a toda voz de la Agencia de Naciones Unidas de socorro a los palestinos, UNRWA de una posible catástrofe humanitaria en los territorios palestinos, no están encontrando eco en los medios internacionales.
Toda esta política israelí está encaminada a convencer a la comunidad internacional de su propia visión de la situación palestina basada en la prefabricada fórmula: “Israel no tiene ante sí un negociador palestino, sino a un conjunto de terroristas a los que hay que eliminar.

Es necesario por lo tanto comenzar condenando la política agresiva de Israel y el apoyo que le prestan los EE.UU., considerando que esta política es la causa verdadera de los conflictos y de la inestabilidad en la región, ya que mientras no se dé al Pueblo Palestino el derecho a tener un Estado independiente y al retorno de los que fueron expulsados de su tierra, no podrá existir una paz duradera en la región.

En estas condiciones los comunistas españoles consideramos necesario expresar nuestra solidaridad con los pueblos del Líbano, de Palestina y de otros países que en la región están luchando contra las operaciones militares injustas y agresivas de Israel en su tentativas de imponer el plan de el “Gran Medio Oriente”.

Es una realidad que no puede quedar sin exigencia de responsabilidades que en la agresión cometida contra el Libano la mayoría de muertes han sido civiles, y que los edificios destruidos han sido hospitales y hogares familiares, la realidad es que han sido detenidos ilegalmente millares de presos políticos, entre quienes están ministros y representantes elegidos por el pueblo palestino.

Han sido mas de un mes de continua agresión contra un pueblo que tiene un largo historial de sufrimientos y de marginación por las instituciones internacionales, esta nueva agresión del Líbano, el acoso del Pueblo Palestino, junto con la ocupación militar de Irak, de las amenazas de los EE.UU. y sus aliados contra otros pueblos de la región evidencia el carácter imperialista de la situación.

En el mismo sentido saludamos la postura del Partido Comunista de Israel y de otras fuerzas progresivas de Israel que trabajan a favor de la paz en el interior de ese país; saludamos también la resistencia del partido comunista libanés y sus sacrificios en el marco de la resistencia nacional libanesa.

En este marco es necesario hacer un llamamiento para la consolidación de frentes amplios de resistencia contra imperialismo, entendiendo que solamente de esta manera la lucha popular puede tener un resultado acertado en el nivel nacional, regional e internacional.

En este sentido subrayamos la necesidad de colaborar activamente para la creación de un frente social y político unido en la región, que con la ayuda internacional de otros partidos, movimientos y organizaciones, plante cara contra el plan imperialista de constituir un “Gran Medio Oriente” con una “democratización vigilada”, controlado por Israel, que ponga sus recursos naturales al servicio de los Estados Unidos.

Tal y como se evidencia en otra escalada de agresividad israelí contra los palestinos que no esta siendo contestada con contundencia por la comunidad internacional, como si en estos momentos solo existiera el problema de la reconstrucción del Libano y las agresiones que se siguen cometiendo contra los Palestinos hubieran dejado de existir, por lo tanto tenemos que exigir el mismo tratamiento desde las Naciones Unida a toda la región, incluidos los territorios palestinos que ilegalmente militarmente ocupa Israel.

En consecuencia desde el Partido Comunista de España hacemos un llamamiento al pueblo español para que exija a nuestro gobierno que su participación en todas la iniciativas internacionales este supeditada a:

- Necesidad de mantenimiento total del alto el fuego y la retirada inmediata del ejercito israelí de territorio libanés, incluyendo el Sebaa.
- Liberación de los presos libaneses y respeto del espacio aéreo, las fronteras de tierra y de mar del Líbano por lo que exigimos el levantamiento del bloqueo que por aire, tierra y mar mantiene Israel en el Líbano.
- Retirada del ejército israelí de todos los territorios palestinos, libaneses y sirios que ha ocupado desde 1967 empezando por la demolición del muro israelí.
- Creación de un estado palestino con Jerusalén del este como su capital, que convivan en igualdad de condiciones con el Estado de Israel.
- La vuelta de los refugiados palestinos basados en la resolución 194 de las NN.UU. y conforme a las demás resoluciones relacionadas del Consejo de Seguridad de la O.N.U.
- Liberación de todos los presos políticos, y demás ciudadanos civiles de todos los pueblos de la zona, palestino, líbano, e israelí, retenidos por la fuerza en la región
- Liberación inmediata del portavoz del parlamento palestino y todos los dirigentes y miembros del gobierno palestino que han sido tomados como rehenes por Israel.
- Necesidad de un Medio Oriente sin armas nucleares empezando por la desnuclearización de Israel, ya que es una muestra de cinismo criticar el desarrollo de la energía nuclear en Irán y tolerar que Israel pasea bombas atómicas listas para ser utilizadas.
- Exigencia de la reparación por Israel de los destrozos causados por la guerra y la condena de los responsables de los crímenes de guerra y el uso de métodos ilegales como las bombas de racimo que tienen que ser trasladas a un Tribunal Internacional.
- Interrupción de intercambios militares con Israel mientras mantenga territorios ocupado en la región.
- Suspensión del Acuerdo de Asociación entre Israel y la Unión Europea que establece en su artículo 2, su suspensión si alguna parte vulnera los derechos humanos circunstancia que ha quedado plenamente demostrada, por si quedaba alguna duda en su actuación en el Líbano con la utilización de bombas de racimo entre otras atrocidades.

Por lo tanto es necesario que el gobierno de España inicie de inmediato actuaciones en NN.UU., la Unión Europea y otros foros internaciones, que desarrollen estos puntos, ya que el envío de tropas al interior de El Líbano, sin que sea acompañada de las medidas concretas que hemos apuntado, entendemos que sería mantener una situación que viene a consolidar hechos consumados y que solo será un lavado de cara destinado a tranquilizar conciencias, y se mantiene la situación de acoso al pueblo palestino, sin que sirva para avanzar en la solución de los problemas de fondo que tiene el Medio Oriente, solución que solo puede ser global, basada en el respeto a los derechos de los pueblos y la legalidad internacional

En atención al desarrollo de estos objetivos desde el Partido Comunista de España nos comprometemos en aprovechar la Fiesta del PCE para desarrollar este manifiesto, intercambiar opiniones con todas las fuerzas políticas progresistas de la región, y para avanzar en la coordinación de nuestros partidos en el Parlamento Europeo y en la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa.

Por ultimo mostramos nuestra determinación para continuar nuestra acción de movilización y de solidaridad, apoyando las iniciativas de las organizaciones locales, movimientos, sindicatos, organizaciones de la juventud, que se desarrollan contra la guerra imperialista en Líbano, Palestina e Israel, colaborando así mismo con todas las actividades y a las iniciativas que se impulsen a nivel internacional, en la necesidad de realizar una movilización unitaria a nivel mundial.

Madrid 9 de Septiembre del 2006

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles