Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Resolución del Comité Federal del PCE


Un congreso de fortalecimiento y unidad



Comité Federal del Partido Comunista de España / 17 ene 99

El XV Congreso ha concluido de una manera que no dudamos en considerar como muy satisfactoria, por su desarrollo y por sus resultados. El PCE ha salido fortalecido y unido en torno a un proyecto político común que habremos de ser capaces de convertir en un impulso a Izquierda Unida.

De cara a fortalecer el bloque social, crítico y alternativo, el Partido ha debatido sobre su papel en el mundo del trabajo y la mujer. La experiencia acumulada en los últimos años para reorganizar la política y la participación colectiva de las y los comunistas en el mundo sindical y en la lucha por la igualdad, nos permite pasar a una acción más cohesionada y eficaz en el mismo centro de las contradicciones de la sociedad capitalista y patriarcal. En esta misma línea, el Partido se ha comprometido en el Congreso con la puesta en marcha de una política juvenil específica del PCE.

En este Congreso el Partido también ha debatido sobre la nueva situación mundial, la llamada "globalización" y sus implicaciones, así como los nuevos retos teóricos y prácticos que significa para las y los comunistas El PCE entra en el siglo XXI sin complejos, animado de la insobornable voluntad de acabar con este sistema injusto y cruel y dispuesto a seguir analizando autocríticamente todas las experiencias y su propia práctica con el fin de hacer posible ese sueño.

El Partido ha debatido y ha llegado a una posición política común sobre su proyecto para una España Federal y Republicana, respetuosa con los derechos nacionales y que sitúe de manera no contradictoria dichos derechos en el mismo plano que la solidaridad entre las y los trabajadores del Estado y más allá de las actuales fronteras.

Hemos iniciado también un debate en torno a los problemas de la comunicación y la cultura, instrumentos liberadores por excelencia, pero en la actualidad mediatizados por los grandes monopolios económicos e ideológicos y convertidos así en armas para la explotación y la hegemonía cultural del capital. Se abre paso con fuerza la necesidad de una política consistente de izquierdas en este aspecto central para la sociedad actual.

Por último, la reflexión organizativa nos ha permitido extraer conclusiones ampliamente compartidas sobre el papel de los órganos, el trabajo en las agrupaciones y la necesidad de la cohesión, entendida no como un conjunto de reglamentos sino como un talante. El necesario para que el Partido aparezca como una voz polifónica, si se quiere, pero que interpreta la misma partitura.

No es casual, por lo tanto, que el Congreso haya sido capaz de resolver sin falsos nominalismos la necesidad de dotarnos de una nueva dirección capaz de continuar con el trabajo emprendido.

PARA ENFRENTARNOS A LA DERECHA: LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR Y LA RECUPERACIÓN DEL PROTAGONISMO DEL MOVIMIENTO SINDICAL

El avance de las políticas de la derecha, su creciente presencia en el poder institucional e incluso la entronización de la cultura, el discurso y las prácticas reaccionarias y autoritarias en toda la vida social es muy fuerte.

Debemos tener una estrategia, clara y sin zigzagueos, de oposición a esa marea derechista. Esta no es otra que la estrategia acordada en la V Asamblea Federal de IU. En el fondo de esa estrategia está la apuesta por una política económica, social y laboral diferente:

Frente a las privatizaciones constantes de las empresas públicas

Frente al desmantelamiento de los servicios públicos, como ocurre en la sanidad

Frente al asalto de las finanzas públicas por los capitalistas, como ocurre con las cotizaciones al desempleo y la "titulización" de las eléctricas

Frente a las reformas continuas y la precarización de las relaciones laborales, como en la reciente regulación sobre el contrato a tiempo parcial

Frente a la obsesiva reducción del gasto público justificado con el euro y el Plan de Estabilidad

En el centro de esa apuesta está la Iniciativa Legislativa Popular por las 35 horas.

La ILP es una propuesta que va mucho más allá de su contenido nominal. Se trata de recuperar a favor de trabajadoras y trabajadores una parte de la plusvalía que les ha sido arrebatada sistemáticamente a través de las políticas de derechas que vienen aplicándose en los dos o tres últimos decenios. También de cuestionar el deterioro de las condiciones de trabajo. Pero también de situar debates fundamentales de cara a una sociedad alternativa: el pleno empleo, el uso del tiempo, el productivismo y la sostenibilidad, el trabajo oculto de las mujeres, ...

Y además, por el propio método elegido, se trata de una iniciativa legislativa popular, avanzar en la democracia participativa, crear nuevas alianzas, recuperar la capacidad de movilización de los de abajo en unos tiempos de democracia de "baja intensidad" promovida por quienes apelan a la omnipotencia del Mercado para ocultar una descarada oligarquización de los mecanismos de decisión públicos.

La recogida de las 500.000 firmas es la mejor manera de devolver las calles, los centros de trabajo y de estudio, ... un discurso diferente, que se contrapone al que monocordemente se lanza desde todos los portavoces del poder. Así quedó demostrado, de manera incipiente el 14 de diciembre. Es, por tanto, la mejor manera de preparar unas elecciones municipales, autonómicas y europeas que pueden tener gran importancia de cara al futuro político de la izquierda.

Junto a la ILP es necesario recuperar la movilización social y reanimar el espíritu combativo del movimiento obrero. Para ello, el PCE apuesta por la victoria en las elecciones sindicales de CC OO y, de manera simultánea, por la recuperación de sus señas históricas de sindicato plural, unitario, asambleario, sociopolítico y de clase. El Congreso ha renovado el compromiso del PCE con esas CC OO de las que nos sentimos cofundadores junto con muchos otros compañeros y compañeras, así como con todas y todos los que en posiciones críticas luchan democráticamente por devolver a CC OO ese papel central en el movimiento obrero español.

ESTAMOS EN EL PACTO DE LIZARRA, POR LA PAZ

El PCE apoyó y sigue apoyando la decisión de IU/EB de firmar el pacto de Estella/Lizarra. Desde nuestra posición política, que no es nueva y que viene de debates y acuerdos de hace ya muchos años, estamos en Lizarra por la paz.

El PCE, el propio Congreso lo ha ratificado, no es nacionalista, es internacionalista y federalista. En su modelo de Estado no apuesta por la segregación. Nuestra presencia en el pacto de Lizarra viene a significar exclusivamente que entendemos que la exigencia del diálogo político y el reconocimiento del derecho de autodeterminación no es una exigencia nacionalista, es una exigencia democrática, y es el mejor camino para alcanzar la paz a partir de las condiciones que en el propio pacto de Ajuria Enea se establecían.

Criticamos y denunciamos la violencia. Consideramos que es democráticamente y éticamente injustificable. Consideramos además que es un obstáculo objetivo, voluntario o involuntario, al propio proceso de paz. Y consideramos que colabora a ocultar el conflicto social y a perpetuar la violencia del paro, la desindustrialización, la precariedad, ... Desde nuestra visión de comunistas nadie que se reclame de la izquierda puede justificar la violencia hoy en Euskadi.

LA REUNIÓN DE PARÍS SIENTA LAS BASES DE UN REFERENTE EUROPEO DE IZQUIERDA TRANSFORMADORA

La reunión celebrada en París entre partidos y organizaciones comunistas y de izquierda transformadora genera expectativas muy interesantes para el futuro de las gentes progresistas en toda la Unión Europea. El PCE saluda el acuerdo al que se ha llegado basado en tres principios básicos:

Una Europa del empleo y los derechos sociales

Una Europa democrática

Una Europa pacífica y solidaria con el resto del mundo

Del mismo modo que las Euromarchas, las movilizaciones contra la privatización de Renault en Bélgica, las movilizaciones por las 35 horas, ... empiezan a cuajar un movimiento social alternativo a escala europea; las fuerzas de la izquierda transformadora tienen el reto, ante las elecciones del 14 de junio al Parlamento Europeo, de ofrecer un referente político común. La experiencia del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea/IVN está ayudando mucho en este sentido. La participación de nuestras compañeras y compañeros eurodiputados de IU en esta experiencia es muy importante. Los sucesivos encuentros entre los partidos y formaciones, la participación en las movilizaciones como la de Bertinotti el pasado 20 de junio en las manifestación de Madrid. Todo ello merece nuestro apoyo y nuestro máximo interés.

TODO EL PARTIDO DEBE PASAR A LA ACCIÓN

Corresponde pues, ahora, pasar a la acción y desarrollar los acuerdos alcanzados por todo el Partido. Los órganos y agrupaciones deben reunirse, conocer dichos acuerdos y empezar a ponerlos en práctica:

Tomar la ILP por las 35 horas como tarea propia de todas y todos los militantes

Luchar por la victoria de CC OO en las elecciones sindicales y organizar el trabajo de las y los comunistas en el sindicato y junto a los demás compañeros y compañeras críticas

Organizar la secretaría de la mujer y los planes de trabajo correspondientes

Vincular la preparación de las próximas elecciones a estas orientaciones

En definitiva, seguir trabajando para fortalecer al Partido y a Izquierda Unida.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles