Documentos PCE
Documentos PCE >
 

Resolución del Comité Federal del PCE


Tras las elecciones del 12 de marzo



Comité Federal del Partido Comunista de España / 18 mar 00

La necesaria reacción política

El esfuerzo que realizamos en un proceso electoral es importante. Las gentes de nuestro Partido -hombres y mujeres que sienten y sufren- se vuelcan para que Izquierda Unida obtenga en las urnas el más amplio respaldo posible.

La dirección política del PCE, a través de su máximo órgano, el Comité Federal, quiere reconocer ese afán de lucha de nuestros hombres y mujeres. Desde el dolor colectivo (nunca impotencia ni desánimo) que nos produce este resultado, sirva como revulsivo para remontar y seguir luchando, la constatación de una realidad social y económica que sabemos profundamente injusta y desigual.

Ahora nos corresponde realizar un debate constructivo y a fondo; un debate de ideas que nos una, que nos fortalezca. Ahora nos corresponde realizar un debate desde nuestra propia diversidad, pero con la generosidad que siempre caracterizó a los y las comunistas. Un debate, en definitiva, para transmitir preocupación pero, así mismo también para transmitir confianza y responsabilidad política a nuestro entorno, al electorado que confía en Izquierda Unida, a nuestros simpatizantes y colaboradores.

El resultado electoral del pasado día 12 de marzo ha supuesto una derrota anunciada, que culmina un ciclo adverso: elecciones gallegas, vascas, catalanas, municipales, autonómicas y europeas. El alcance de esa derrota abarca a toda la izquierda y tiene, entre sus primeras argumentaciones, una fuerte dosis de atonía y nihilismo, infiltradas en el cuerpo social de la izquierda en virtud del avance de valores conservadores. La salida a esta situación requiere, en primer lugar, un rearme cultural y social, capaz de movilizar a la gente solidaria y de izquierdas.



La nueva derecha

El PP ha jugado sus cartas de forma inteligente, ha sabido trastocar con actitudes prudentes su imagen de derecha antigua y reaccionaria; alcanzando acuerdos con los sindicatos sin, por ello, llegar a adquirir verdaderos compromisos sociales; el PP, sin levantar la voz, ha ejecutado políticas de fondo que fortalecen el desarrollo neoliberal de la sociedad, en lo económico, en lo cultural, en lo social y en lo político.

De esta guisa, el Gobierno del PP ha sido muy útil para los intereses del capital: realizando privatizaciones, favoreciendo grandes concentraciones de riqueza, generalizando el empleo precario... Tampoco se debe olvidar que esa imagen afable y de buena gestión, ha contado con la ayuda inestimable de los 13 años de Gobierno socialista. Sólo a partir de esa herencia, el PP ha podido difuminar los conceptos de izquierda y de derecha, trasladando la idea de que apenas existen diferencias y que lo único que cuenta es la gestión.

Sin embargo, la prudencia en el plano social desaparece en el plano legislativo, pues se han aprobado leyes que de forma progresiva van laminando derechos económicos, sociales y laborales, derechos que -no olvidemos esto-, han exigido desde siempre unas fuertes luchas para su conquista. Las nuevas generaciones de trabajadores ya no disfrutan de esos derechos ni adquirirán otros nuevos. Esa situación, sin duda, repercutirá de forma negativa en su futuro.



La unidad de acción y el sentido común

Nosotros también hemos cometido errores, como ya vimos tras los resultados electorales del pasado mes de junio. Entonces, en aquel proceso de autocrítica, intentamos concretar la identidad de IU para hacer más entendible nuestra política, así como nuestra propuesta de "unidad de acción de la izquierda". Esta consiste en sumar fuerzas para realizar políticas que favorezcan una mayor justicia social, un mayor reparto de la riqueza, en definitiva, políticas que frenen el avance neoliberal. Es nuestro objetivo alcanzar una sociedad respetuosa con el entorno natural, socialista (como expresión profunda de la libertad, la justicia y la igualdad), plenamente democrática y humanista. Es para hacer posible este modelo de sociedad, tan ambicioso como realizable, por lo que resulta elemental la unidad de fuerzas, la confluencia a corto plazo con otros movimientos, con otras organizaciones políticas y sociales, con otros colectivos de personas implicados en luchas concretas o parciales y que puedan encajar en un proyecto más global. La unidad en la acción y en las políticas, como expresión del buen sentido común de la izquierda, y que habrá de actuar como antídoto frente a ese otro sentido común que, sólidamente asentado sobre valores conservadores, actúa como ideología dominante. No podemos renunciar, por tanto, a una lucha cultural que hoy se hace más necesaria que nunca.

Izquierda Unida ha sido insistente en los últimos tiempos, acerca de la necesidad de establecer diálogo con el PSOE y, realizar así, políticas coincidentes desde la izquierda, a pesar de las diferencias existentes. El acuerdo PSOE-Izquierda Unida, ha sido fruto de una actitud consecuente. La premura de tiempo, ciertamente, impidió una mejor explicación que, en cualquier caso, hemos procurado con enorme austeridad, rigor y argumentos para la reflexión y el voto. El acuerdo no debería entenderse como un desesperado intento de "asaltar la Moncloa", ni tampoco como un acuerdo contra nadie, sino como una aportación para favorecer en nuestro país un giro a la izquierda en un momento de crecimiento de la derecha. Para sintetizar, ese acuerdo pretendía ilusionar a la gente y llamar a la participación, romper la tendencia abstencionista de las izquierdas y, al mismo tiempo, garantizar políticas de y desde la izquierda.

En líneas generales el acuerdo fue percibido como tardío y apresurado, pero como un hecho positivo. De entrada y "a pesar" de algunas contradicciones internas, con el acuerdo ganamos un protagonismo mediático indudable, pero también un protagonismo social. Este hecho hemos de entenderlo como un cambio en el clima de receptividad, aunque finalmente -es justo indicarlo- no consiguió sus objetivos. Recordemos: un acuerdo serio requiere tiempo para explicar, debatir, asimilar y defender en qué consiste, esa es la forma más eficaz de concitar las ilusiones de las gentes progresistas y de hacerlo creíble.



Una nueva cultura organizativa

Seguramente estamos viviendo el final de un ciclo político, pero nada evidencia que se haya agotado el impulso moral y de cambio que la izquierda representa, a pesar, incluso, de sus contradicciones. La nueva etapa requiere necesariamente, frente a la pasividad inmovilista y frustraste, la intervención social y movilizadora de toda la izquierda. Desde el Partido Comunista de España debemos contribuir a revitalizar el papel social y cultural de la izquierda. IU debe recuperar la iniciativa para volver a ser el referente político, social y cultural de mucha gente de izquierda, incluidos muchos jóvenes que merodean a la búsqueda de un compromiso militante.

En el nuevo período hemos de ser capaces de combinar los retos internos con la acción política cotidiana. Hemos de ser capaces de generar, de cara a la VI Asamblea, un debate interno que favorezca una nueva cultura político-organizativa. Y, en paralelo con ese debate, tendrá que marchar nuestra acción cotidiana, muy pegada a los problemas de las gentes y con respuestas políticas útiles para el ciudadano.

Una acción cotidiana que habrá de formular iniciativas tendentes a hacer comprensible la necesidad reducir la jornada laboral, sin menoscabo del salario, o a desarrollar debates y actuaciones públicas que, con el Empleo como telón de fondo, revaloricen la iniciativa pública. Esto último es de vital importancia de cara a la generación de empleo para los jóvenes, hoy en día, absolutamente precarizado por la presencia nociva de las Empresas de Trabajo Temporal.

En definitiva se trata de fortalecer el tronco social de la izquierda, incentivando la participación y recuperando la iniciativa cultural, y social. Para todo ello urge una nueva cultura organizativa, donde la aportación, generosidad y esfuerzo comunista supongan un revulsivo para un nuevo momento de la historia.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles