Agora
pce.es > Agora

Mundo Obrero - Tribuna XVIII Congreso del PCE



Un Partido vivo para una izquierda revolucionaria

Raúl C. Ariza Barra, Secretario General del Partido Comunista de Aragón / oct 09

Publicado en el número 217 de Mundo Obrero, octubre 2009

Mucho se está escribiendo sobre el XVIII congreso del PCE, y de la mayoría de los escritos realizados por camaradas, encuentro opiniones y valoraciones, con las que coincido en un alto grado.

Sin embargo, observo con estupor, como se extractan y malinterpretan, determinadas declaraciones de destacados ex dirigentes del PCE, y lo que me preocupa es el nerviosismo del que a veces los comunistas hacemos gala. Del Olimpo al Infierno en dos días.

Todo este ruido, no deja de ser algo natural en los procesos precongresuales, pero este congreso, no puede ni debe ser uno más. El capitalismo más salvaje y depredador, está en crisis, y la alternativa la tenemos redactada en nuestros documentos, tesis y modelo organizativo.
El Partido, cuando elabora documentos, suele hacer análisis certeros, pero solemos dejar a la fortaleza o debilidad de las respectivas federaciones la traslación de nuestras propuestas a la sociedad.Estoy plenamente convencido de que la no traslación de esas propuestas tiene mucho que ver con la debilidad organizativa del PCE,a pesar de la buena voluntad de la militancia activa, y esa debilidad organizativa, es la primera tarea a resolver por parte del próximo Comité Federal.

El Partido no debe permitirse zonas blancas, por lo que una vez actualizados los censos, tendremos una imagen más real del Partido, sabremos quienes militan activamente, porque aquellos camaradas que no han sido capaces de rellenar la ficha de afiliación, difícilmente se les puede considerar como camaradas activos del Partido, con la única salvedad de aquell@s camaradas que por edad o por dispersidad geográfica, reducen su militancia al pago de la cuota.

El Partido que queremos renovar y adecuar en este congreso,a la sociedad actual y a la Política aprobada, debe de ser capaz de tener una propuesta clara, debatida orgánicamente, y revolucionaria, en aspectos vitales y hoy poco trabajados, como son, Educación, Sanidad, Servicios Públicos, Medio Ambiente y Política Municipal. Nuestros camaradas que ocupan cargos públicos o que realizan trabajo en las instituciones deben de tener suficiente formación e información de la Política que elabora el Partido, y deben sentir la utilidad del PCE para su tarea institucional.
En este congreso debemos articular las herramientas organizativas necesarias para la concreción de las propuestas políticas, y eso es tarea de toda la militancia.

El Partido es una herramienta, no es un fin en si mismo, y esto a veces, parece que se nos olvida cuando se acercan los congresos,y reaparecen con más o menos vigor las afrentas cainitas que históricamente debilitan el trabajo colectivo.

Es por eso mismo por lo que es vital en la nueva etapa que iniciemos, después del XVIII congreso, el debate fraternal, sincero y respetuoso en los órganos del Partido.

No nos podemos permitir el decir unas cosas en los pasillos de los Órganos Federales,y el silencio cuando hablamos desde la tribuna. Esa actitud, que a veces es realizada ,al menos teóricamente como ejercicio de contención, priva al resto del Comité de la oportunidad de conocer nuevos puntos de vista y nuevas propuestas de acción,y esas practicas me recuerdan demasiado a la Fábula del rey desnudo. Por respeto al PCE, debemos hacer de la Sinceridad, la Cohesión y la Coherencia nuestra norma de funcionamiento y esta labor debe ser realizada no sólo para que los que actualmente ocupamos tareas de dirección podamos conocer con prontitud los errores o aciertos que podemos tener en el trabajo cotidiano, sino por respeto a los camaradas que han dado toda su vida al Partido,y también para que aquellos que se incorporarán a la vida del Partido, encuentren las condiciones óptimas para hacer Política.

Para que esas condiciones se den, creo que es imprescindible el triunfo del trabajo demostrado, frente a la aritmética.

En la coordinación de las respectivas Secretarias o grupos de trabajo, deben de estar las personas más capaces,independientemente de filias,fobias,y federación de procedencia,y la continua y constante auto evaluación debe permitirnos mejorar las carencias que en el anterior proceso no hemos podido o sabido corregir desde la dirección federal saliente.

Hace pocos días, un muy querido para mi dirigente federal, me comentaba con dolor que históricamente en el Partido, el que se movía, no salía en la foto.

Está en nuestra mano, hoy y ahora, que solamente salgan en la foto los y las camaradas que vayan a trabajar de verdad, y poner a cero el contador de las enemistades internas.

“Ni en dioses, reyes ni en tribunos
está el supremo salvador
nosotros mismos realicemos
el esfuerzo redentor”

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles