Agora
pce.es > Agora

Mundo Obrero - Tribuna XVIII Congreso del PCE



Un congreso para renovar la capacidad de lucha

Maite Mola, Miembro de la Comisión Permanente del PCE / sep 09

Publicado en el número 216 de Mundo Obrero, septiembre 2009

El Congreso del Partido se presenta en un escenario político muy complejo.
Por un lado, en medio de una profunda crisis económica mundial que exige un trabajo de las y los comunistas abordándola desde una visión internacionalista, tanto en el marco europeo como a escala mundial, sin olvidarnos de dar alternativas claras y concretas en España a corto y a medio plazo.

Esta tarea se debe definir en el Congreso, del que debemos salir perfectamente armados para dar la batalla ideológica y política que la situación requiere. La propuesta de tesis políticas y unas líneas programáticas adecuadas, son sin duda unas buenas herramientas para el debate, y posteriormente para poder realizar nuestras políticas en la sociedad.
Por otro lado, y a nivel interno, estamos en una situación mejor que hace poco más de un año, cuando realizamos nuestra Conferencia Política. La Asamblea Federal de IU ha implicado un cambio sustancial en las políticas de la organización.. Es cierto que aún falta rodaje, es imposible en unos meses cambiar lo que se había abandonado hace años. Las elecciones europeas fueron demasiado pronto para que constituyan un elemento decisivo para comprobar la salud de IU, pero al menos conservamos a nuestro diputado, aunque es cierto que la coalición con ICV ha resultado un error, producto de nuestra debilidad.
La Conferencia de organización y finanzas, ha tenido unas consecuencias positivas, sobre todo nos ha servido para tomar el pulso al Partido y para comprobar en qué punto estamos frente a un Congreso que debe ser otro paso adelante. El grado de consenso respecto al modelo de Partido que queremos fue muy alto, centrándose las discrepancias en cuestiones que yo al menos no considero prioritarias en este momento: el acuerdo de tener un Partido que funcione, que actúe en la sociedad en todos los niveles, que plantee soluciones y movilizaciones frente a la crisis, que crezca, que tenga sólo una voz en los temas centrales, con militantes y dirigentes dedicados a él plenamente, fue absolutamente mayoritario. Hacía muchos años que no llegábamos a un grado tan alto de acuerdo y consenso.

Y es en este marco que se elaboraron los documentos, de forma participativa, con toda la Comisión Permanente y otros/as camaradas más de ponentes, con tiempo para ser enmendados, esto es, intentando abrir al máximo el proceso, de hacerlo lo más colectivo posible. Los documentos están ya desde mediados de julio, ahora son las federaciones las que tienen que asegurar que se debatan a fondo por la base, agrupación a agrupación, y no sólo porque es un deber democrático, sino porque esos documentos implican un trabajo político concreto y una forma de organizarnos que debemos debatir y clarificar, ya que será lo que garantizará el desarrollo del Partido en los próximos años.

El PCE debe aprobar esos documentos mejorados y antes y después del Congreso presentarlos a la sociedad, a los sindicatos, al movimiento estudiantil, al feminista, a los movimiento sociales, a los partidos políticos de otros países que trabajan con nosotros por un nuevo orden internacional, al PIE, a los foros…a todo lo que se mueva y con los que tenemos que luchar para derrotar el sistema capitalista y avanzar hacia el socialismo.

La batalla ideológica no se da en el interno, la tenemos que dar en la calle, y para ser capaces de hacer eso tenemos que creer en nosotros mismos, en nosotras, ser un Partido con propuestas y con ganas de llevarlas hacia delante, que cada militante crea firmemente en lo que dice y hace, y que sepa que el o la camarada de al lado está haciendo lo mismo. Militantes que hemos recuperado la moral y la ilusión, que trabajamos como comunistas en diferentes frentes, con una dirección plural que nos represente a todos, a todas, para ejecutar nuestras propuestas y que garanticen que llegan hasta la última agrupación.

En este marco, la figura del Secretario General, con toda la importancia y el significado que tiene y que debe seguir teniendo, yo la percibo como alguien que, dotado de un buen bagaje teórico y que crea en el modelo de partido que salió de la Conferencia de organización y acorde con la política que aprobemos en el Congreso, sea capaz de hacer equipo, equipo que trabaje de forma incansable, colectiva y colegiadamente, para que el PCE vuelva a ocupar el papel que le corresponde en la vida política.
Evidentemente queda mucho por plantear: la formación, como actuar ante los medios de comunicación, cambiar el modo de relacionarnos entre nosotras y nosotros que se tiene que volver a basar en la camaradería y la confianza…es todo un reto el que nos estamos marcando. Pero es un reto factible, el Congreso es un paso, importante, pero sólo eso. Es al día siguiente, cuando salgamos a la calle a hacer nuestras propuestas, cuando iremos comprobando su viabilidad, nuestras opciones.

Es un camino complejo, pero estamos acostumbrados a la batalla, lo que nunca vamos a dudar es de nuestra capacidad de lucha.

Recomienda esta web
Correo-e

 

PCE
Inicio | Favoritos | Contacto | Mapa | Ayuda | Afiliaciones | Lta Correo |
Optimizado a 800 x 600 pixeles